Decimosexta Conferencia Anual Internacional del CHADD

Decimosexta Conferencia Anual Internacional del CHADD

Dr. Armando Filomeno

CHADD (Children and Adults with Attention-Deficit/Hyperactivity Disorder)
Nashville, EEUU, 28-30 de octubre del 2004

En una convención como esta —con alrededor de 1 500 asistentes de 20 países,  y hasta 13 conferencias simultáneas— lo más que puede proporcionarse es una visión personal de la misma, sobre los temas de mayor interés para quien a ella asiste. Alrededor de la mitad de los asistentes estaba constituida por padres de personas con TDAH y adultos con el trastorno, y la mitad restante por profesionales: profesores, terapistas, psicólogos y 150 médicos.

El miércoles 27 hubo un curso sobre coaching en el TDAH, cuya más importante expositora fue Nancy Ratey —la pionera de esta forma de terapia—, que duró todo el día y que estuvo dirigido a profesionales que trabajan en este campo.

El jueves 28, por la mañana y por la tarde asistí a un curso sobre actualización en la medicación del TDAH en niños y en adultos, dictado por Peter Jensen y Jeffrey Newcorn, distinguidos psiquiatras de niños y adolescentes, quienes son además importantes investigadores. El Dr. Newcorn, a quien había conocido hacía un año en una Conferencia Regional Latinoamericana en Cancún, ofreció enviar un artículo para nuestro boletín electrónico, sobre trastornos psiquiátricos asociados al TDAH.

La Reunión Anual se inició oficialmente el jueves 28 por la tarde con la recepción, seguida en la noche por una notable conferencia dictada por el Dr. Edward Hallowell, que tuvo asistencia masiva,  en la que se  enfatizó la necesidad de alentar, como punto central del tratamiento, las habilidades especiales de cada persona con TDAH. La nota anecdótica fue sobre un antiguo paciente suyo con TDAH, David Neeleman, inventor del pasaje aéreo electrónico que ha tenido efecto revolucionario y está siendo adoptado rápidamente por las compañías de aviación; según el conferencista, no es difícil suponer que Neeleman más de una vez pueda haber perdido un vuelo por haberse olvidado de llevar consigo con su pasaje, debido a su déficit de atención. Edward Hallowell es autor del libro Driven to Distraction, de amplia difusión desde hace 10 años y de Delivered from Distraction, que va a aparecer dentro de pocos meses; ambos libros fueron escritos en colaboración con John Ratey, y están dirigidos a un público amplio; es interesante hacer notar que ambos autores son psiquiatras que tienen TDAH.

Las otras dos conferencias centrales fueron dictadas por el psiquiatra Harold Koplewicz y por el psicólogo Thomas Brown, siendo ambas magistrales por el contenido y por la forma, pues ambos son extraordinarios expositores.

Los seminarios de investigación, efectuados también en la sala de conferencias principal, presentaron varios temas relativos a estudios de seguimiento, durante dos años y durante seis años, de grupos de pacientes que habían recibido tratamiento con metilfenidato, o terapia conductual, aisladamente o en forma asociada, comparados con el tratamiento usual llevado a cabo en la comunidad. De las posibles interpretaciones  de los resultados —sobre los cuales los propios autores  de los estudios discreparon públicamente entre ellos— me quedo con la siguiente: en el estudio de dos años de duración, en el cual el tratamiento medicamentoso fue el más exitoso, la medicación fue controlada por los médicos especialistas y hubo un seguimiento cuidadoso; en el seguimiento de seis años, en el cual la ventaja inicial se perdió y al final los cuatro grupos tuvieron resultados similares, el tratamiento medicamentoso fue proporcionado por médicos no especialistas de la comunidad, quienes probablemente no utilizaron las dosis convenientes y cuyo seguimiento probablemente no fue adecuado. Como conclusión del punto anterior, puedo decir que un tratamiento medicamentoso controlado por un médico experto, con un seguimiento adecuado y con las diversas terapias aplicadas de acuerdo a las necesidades de cada persona con TDAH, constituye la modalidad terapéutica más efectiva.

Hubo también una sesión en la que los participante se congregaron por grupos de interés; a mí me tocó asistir al grupo internacional, coordinado por el Dr. Michael Finkel, neurólogo norteamericano y el Dr. José Bauermeister, psicólogo puertorriqueño. Aquí tocamos puntos relativos a las peculiaridades y problemas de nuestros respectivos países con relación al tema del TDAH.

Los asistentes de habla castellana asistimos también a las sesiones del FORO Iberoamericano, que nos permitió estrechar lazos con profesionales de otros países, destacándose la participación  de María Teresa Hill, la presidenta del Foro, de los psicólogos doctores José Bauermeister de Puerto Rico y Orlando Villegas, peruano radicado en Detroit, del psicólogo Lic. Rubén Scandar, de la Fundación TDAH de la Argentina y editor de la revista Terremotos y Soñadores, y de la Dra. Gabriela Delgado Paulsen de México.

En el almuerzo de trabajo del grupo internacional, se presentó el resultado de una encuesta efectuada a través de Internet en varios países sobre el TDAH, diseñada por el Dr. Russell Barkley; la presentación estuvo a cargo del Dr. Michael Finkel.

El domingo 31 de octubre y el lunes 1 de noviembre se efectuaron las sesiones preparatorias de la ADHD Global Network, una entidad internacional de coordinación y difusión del TDAH, que está en proceso de formación. Solo pude asistir a la sesión de la mañana del primer día por tener que tomar mi avión poco después del mediodía.

Finalmente, se anunció la Decimoséptima Conferencia Anual Internacional del CHADD, que se efectuará en Dallas, Texas del 27 al 29 de octubre del 2005.

Comparte este artículo en