Coaching para niños, adolescentes y adultos con TDAH

Coaching para niños, adolescentes y adultos con TDAH

Beatriz Duda

La primera mención del coaching aplicado a personas con el Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad (TDAH) aparece en el libro Driven to Distraction, cuyos autores son Edward M. Hallowell and John J. Ratey ; allí se dice que el objetivo del coach es ayudar al paciente a dejar de lado una serie de hábitos perjudiciales y reemplazarlos por conductas que le faciliten cumplir con sus obligaciones y metas. Han pasado 11 años desde la publicación de este libro y actualmente el ADD o ADHD coaching (Attention Déficit Disorder o Attention-Deficity/Hyperctivity Disorder Coaching) —cuya pionera es Nancy Ratey— es un tema ampliamente conocido en los EEUU, país donde se fundaron la Personal and Profesional Coaches Association (PPCA) y la International Coach Federation (ICF). Ambas asociaciones se han unido, bajo el nombre de la última, y reconocen el coaching para el TDAH como una especialización, que definen como: “…una sociedad permanente que ayuda a las personas a producir los resultados esperados por ellas mismas en sus vidas privadas y profesionales”.

Como sabemos, el TDAH puede traer serias consecuencias en la vida de una persona si no es diagnosticado y tratado adecuadamente. Muchos estudios dan cifras alarmantes sobre la incidencia de niños, adolescentes y adultos con este trastorno, que presentan pobre desempeño escolar, abandono de escuela o universidad, problemas laborales y maritales, abuso de drogas, conductas antisociales etc. Gran parte de estos problemas se debe a la falta de capacidad que tienen estas personas para organizarse, medir las consecuencias antes de actuar o hablar, y controlar sus emociones, entre otras características propias del Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad.

Por lo tanto, el Coaching para el TDAH busca ayudar a la persona a elegir su futuro, aprender nuevas habilidades y repotenciar las que ya tiene. Para lograr esto se establece una sociedad entre la persona con TDAH y el coach, en la cual este último le da constante aliento y soporte, además de brindarle una serie de estrategias que le permitan desenvolverse de manera asertiva y lograr su objetivo. Es decir, se trabaja para que la persona incorpore a su vida una serie de hábitos productivos.

Un punto importante del Coaching para el TDAH es despertar la conciencia de la persona sobre su trastorno —para aprender a manejarlo— y sobre las consecuencias de sus actos. Las personas con TDAH están cansadas de fracasar y muchas veces necesitan a alguien fuera del entorno familiar ante quien ser responsables de sus acciones. El coaching les ofrece esta posibilidad porque ayuda a contrarrestar la tendencia a sabotearse a sí mismas. Otras de sus contribuciones son dar estructura, responsabilidad, fijar metas, organizarse, establecer prioridades y manejar el tiempo de la mejor manera posible.

El  Coaching para el TDAH trabaja desde un punto de vista positivo, no pretende resolver las causas del problema sino más bien apunta a desarrollar estrategias para superarlo. Por ello se preocupa de encontrar las fortalezas de la persona y hacerla consciente de las mismas para, a partir de ello, establecer las metas. Las personas con TDAH tienen muchos rasgos positivos que un coach puede resaltar: empatía, flexibilidad, buen humor, sociabilidad, sentido de la justicia, generosidad, creatividad, entre otras.

Una de las herramientas que usa el Coaching para el TDAH es la comunicación efectiva. Para que ella funcione es necesario escuchar activamente y preguntar adecuadamente. Lo primero se da prestando mucha atención, interviniendo cuando sea necesario y haciéndole sentir a la persona que se desea entender su punto de vista. Podemos no entender o compartir su posición, pero ella debe saber que respetamos su punto de vista.

Lo segundo se realiza indagando sobre los problemas y aspiraciones, siempre con calidez y respeto, nunca con ánimo de juzgar. La técnica de preguntas y respuestas es importante porque la persona tiene que pensar y examinarse introspectivamente para poder contestar; y al responder, de alguna forma se compromete. El coach debe estar atento a que las respuestas sean descriptivas y no evaluativas.

El rol del coach no es el de un mentor (consejero), tutor (un guía) o consultor (enseña cómo hacer algo). El coach es el que —en asociación con la persona—, facilita el aprendizaje de nuevas formas de resolver problemas para que luego ella pueda aplicarlas en forma autónoma. Se le puede ver como un facilitador, alguien que ayuda a focalizar y ejecutar las acciones debidas en función de un objetivo determinado.

El coach para el TDAH debe ser una persona creativa puesto que su trabajo es con niños, adolescentes y adultos a quienes este trastorno les suele incentivar la creatividad que se manifiesta como una búsqueda constante de maneras más fáciles de hacer las cosas. También es importante que el coach tenga una gran dosis de sentido del humor y sea capaz de contagiarlo, pues quien aprende a reírse de sí mismo en ciertas situaciones está mejor preparado para enfrentar los problemas del día a día. Asimismo, debe estar abierto a nuevas perspectivas, ser capaz de ponerse en la situación del otro, ser curioso y colaborador.

Algunas de las razones por las que las personas con TDAH acuden a un coach son la necesidad de: organizarse, tener un mejor rendimiento académico, rediseñar su vida porque hay algo importante que desean cambiar, ordenar mejor su tiempo para poder ejecutar lo importante, mejorar sus relaciones sociales, tener un punto de vista objetivo sobre sus decisiones, obtener monitoreo sobre alguna actividad, diseñar un plan de acción sobre un punto específico.

El coaching para el TDAH ha tenido tal aceptación que en los últimos tiempos se le está empezando a considerar como la tercera pata del trípode terapéutico de estre trastorno, siendo las otras dos la medicación y la terapia conductual.

____________________
Presidenta de la Asociación Peruana de Déficit de Atención (APDA). Diplomada en coaching, coach de TDAH. Correo electrónico: beatriz@deficitdeatencionperu.com
Artículo aparecido en esta página web en abril del 2005.

Enlace a información sobre el texto: Coaching para el TDAH.

Comparte este artículo en