Boletines

Boletín electrónico nº 30

Asociación Peruana de Déficit de Atención
31 de mayo del 2015

El coaching en el ámbito educativo: un programa diseñado para la escuela, Rosario Linares.
Los adultos con TDAH y algunos problemas en su centro laboral, Beatriz Duda
Mi vida con TDAH, testimonio de Mónica.
Noticias y enlaces: Curso de especialización en coaching de TDAH en Lima y Trujillo; Marco del buen desempeño docente; libros del Dr. Armando Filomeno.

 

EL COACHING EN EL ÁMBITO EDUCATIVO: UN PROGRAMA DISEÑADO PARA LA ESCUELA
Rosario Linares

Vivimos en un mundo con cambios cada vez más rápidos que influyen en la formación de los niños y jóvenes, que en su diversidad no solo requieren de una sola vía para aprender sino de tener un conocimiento de sus características personales, talentos, estilos de aprendizaje y diversas estrategias que le permitan desarrollar conocimientos, conceptos, habilidades y actitudes que los lleven a una acción en el mundo que los rodea y de esta manera consoliden aprendizajes perdurables que serán aplicados en diversas circunstancias de la vida.

La educación tradicional se ha centrado en las áreas académicas que promueven la adquisición y desarrollo de la lectura, escritura y aritmética como herramientas que le permitan al estudiante responder a los desafíos de la realidad universitaria; sin embargo, con los acelerados cambios tecnológicos y demandas tanto del mundo académico como laboral, se hace necesario que los maestros replanteen la forma de enseñar y enfoquen los aspectos esenciales en los que los estudiantes requieren ser preparados en la escuela. Al respecto, Michael Sledd, en su artículo “8 Skills Students Must Have For The Future” publicado en el portal web Edudemic, tomando en cuenta el informe “La curva de aprendizaje” realizado en el 2014 por Pearson, enumera 8 habilidades como las más necesarias para tener éxito en el siglo 21: liderazgo, alfabetización digital, comunicación, inteligencia emocional, emprendimiento, ciudadanía global, resolución de problemas y trabajo en equipo. El desarrollo de dichas habilidades plantea nuevos retos en la actual forma de llevar a cabo el proceso de enseñanza aprendizaje dado que lo esencial para el éxito en la formación de un estudiante no son solo los contenidos.

Otro desafío que enfrenta la escuela es la atención a la diversidad. Los modelos educativos de la escuela tradicional educan bajo el principio de que todos los estudiantes deben aprender lo mismo y de la misma manera, premisa que actualmente es desterrada pues encontramos en nuestras aulas estudiantes con diversidad de intereses, manejo de tecnología e información; en conclusión, con diversas formas de aprender, para quienes estar en un aula sentados recibiendo información ya no resulta relevante pues el acceso a la información es tan amplio e inmediato que ya no existe la necesidad de una transmisión de conocimientos. En cambio, atender a la diversidad implica trabajar con todos los estudiantes en el aula brindándoles diversos caminos para aprender y enfrentar nuevos aprendizajes que los lleven a una comprensión profunda de grandes ideas que pueden poner en práctica en múltiples circunstancias. Carol Ann Tomlinson y Jay Mc Tighe en el libro INTEGRANDO Comprensión por Diseño + Enseñanza basada en la Diferenciación, mencionan que la comprensión debe ganarse. Mientras que los hechos pueden aprenderse de memoria y las destrezas desarrollarse a través de ejercitación y práctica, llegar a entender las “grandes ideas” demanda que los alumnos construyan significados por sí mismos.

En ese contexto el coaching emerge como respuesta a la necesidad de acomodarse a los rápidos cambios que se dan en en el mundo actual, para los cuales los estudiantes deben desarrollar al máximo su potencial en un corto tiempo. En este sentido, el coaching es una práctica especializada en el cambio, en la acción (Duda 2011) y se presenta como una excelente alternativa que permite al estudiante un conocimiento de sí mismo, trazarse metas, enfocarse en un problema o área a trabajar, el describir su realidad, tener opciones, tomar decisiones y asumir compromisos que los lleven al logro de su meta.

En el campo educativo, el trabajo interdisciplinario que realiza el coach dentro de la escuela le permite ser un engranaje entre todas las personas que intervienen en el proceso de formación del estudiante con TDAH, así tenemos a los padres, maestros, profesores particulares y en algunos casos terapeutas de aprendizaje, neurólogos, psicólogos o psiquiatras. El plan de aprendizaje tiene que estar articulado entre todos los que trabajan con el estudiante de tal manera que juntos lo acompañemos en el logro de sus metas, de lo contrario, se generará confusión y cansancio en el coachee (estudiante).

El desarrollo de las funciones ejecutivas definidas como actividades mentales complejas que hacen posible planificar, organizar, guiar, revisar, regularizar y evaluar el comportamiento debido para alcanzar metas (Bauermeister 2002); cobra un papel relevante en el trabajo del coaching para el TDAH, pues permite que el estudiante tenga mayores estrategias para manejar su aprendizaje y conducta.

Siguiendo la propuesta de Thomas E. Brown (2005) se señalan seis funciones ejecutivas que están comprometidas en quienes tienen TDAH: activación, enfoque, esfuerzo, emoción, memoria y acción, las cuales se manifiestan en acciones como dificultades para la organización y el orden, priorizar qué es lo más importante, decidir por dónde empezar, hacer lo debido, seguir las instrucciones, recordar fechas, hechos o acontecimientos, mantener la atención, entre otros. Todas estas acciones tienen una repercusión inmediata en el proceso de aprendizaje, por lo tanto el trabajar las sesiones de coaching educativo siguiendo el método GROW (meta, realidad, opciones, compromiso) ayuda a que los estudiantes se tracen metas, mejoren su reflexión sobre su desarrollo personal y aprendizaje, creciendo en conciencia y responsabilidad, como la clave del éxito.

Para insertar el coaching en la dinámica del trabajo escolar es importante iniciar con un trabajo multidisciplinario cuyo objetivo sea el diseño de políticas que brinden claridad en el establecimiento de procedimientos, considerando la referencia, criterios de permanencia en el programa, el manual de funciones, el programa de intervención, el rol de los padres, maestros de curso y psicólogos, y las acomodaciones a las que podrá tener acceso un estudiante con retos significativos en su aprendizaje.

Las sesiones de coaching realizadas dentro del horario escolar resultan un excelente medio para fortalecer en los estudiantes el conocimiento de sí mismos y la valoración de las fortalezas con las que cuentan para superar los retos que se les presenten. La dinámica seguida en las sesiones fortalece la reflexión que los lleva a evaluar sus compromisos y enrumbarse hacia nuevas metas.

Durante el desarrollo del programa, el apoyo de la familia es trascendental en el crecimiento del estudiante, lo que se inicia en la escuela se traslada al hogar, puesto que el logro de las metas propuestas por los estudiantes (coachees), en gran medida, se evidencian también en su familia.

En las aulas, cuando el maestro puede conocer a su estudiante y aproximarse a él con una mentalidad dinámica, se abren diversas posibilidades para atender a la diversidad y se genera un gran esfuerzo y creatividad por diseñar actividades de aprendizaje tomando en cuenta las características de cada estudiante. El tomar en cuenta las acomodaciones en la instrucción y en algunos casos en la evaluación, permitirá a los maestros tener una mirada distinta tanto en el desarrollo de su práctica docente como en la evaluación.

De esta manera, el realizar el coaching en la escuela resulta una ventaja tanto para los profesores como para los estudiantes, sus padres y especialistas, porque nos permite un trabajo conjunto teniendo como centro al estudiante quien se traza metas a cumplir que pueden ser apoyadas por un equipo multidisciplinario (coach, psicólogo, tutor, encargado de normas educativas, entre otros). Por ejemplo, si la meta es entregar su investigación en la fecha indicada, el profesor monitoreará el proceso de elaboración de la tarea y le brindará un acompañamiento en procesos de revisión progresiva; por su parte, los padres acompañarán el trabajo desde casa alentando a su hijo a cumplir el cronograma de trabajo que se ha propuesto y le brindarán los recursos para cumplirlo; el especialista de aprendizaje puede trabajar el análisis y comprensión de textos afines a los indicados en la tarea; el coach acompañará tanto al estudiante como a sus maestros, al estudiante en el logro de su compromiso y a los maestros proporcionándoles estrategias para que su estudiante acceda al aprendizaje, sugerencias de acomodaciones para aplicarlas en el aula y recursos para llevar a cabo su labor docente tomando en cuenta diversas formas de aprender. De esta manera, el empoderamiento no viene solo para los estudiantes, sino también para los padres y maestros.

En el campo educativo, aún tenemos retos grandes en cuanto a la formación de maestros, en temas relacionados a la atención a la diversidad, dificultades de aprendizaje, coaching educativo, adecuaciones de acceso a la evaluación, entre otros temas. Los aliento a continuar trabajando por ofrecer a nuestros estudiantes un mejor entorno para su conocimiento personal, aprendizaje y desarrollo integral que le permita contar con herramientas y estrategias necesarias para hacer frente a la vida.

 

Referencias bibliográficas
EDUDEMIC,http://www.edudemic.com/new-skills-world-looking/,The 8 Skills Students Must Have For The Future By Michael Sledd on April 2, 2015.
TOMLINSON, Carol Ann y Mc Tighe Jay, Integrando, PAIDOS, Argentina, 2007.
DUDA, Beatriz, Coaching para el TDAH : Aspectos teóricos y prácticos, APDA, Lima, 2011.
TOMLINSON, C. A. How to Differentiate Instruction in Mixed-Ability Clasrooms, 5ª edición, Alexandria, Virginia,ASCD Publications, 2001.
TOMLINSON, C. A. y CUNNINGHAM EIDSON, C. Differentiation in Practice: A Resource Guide for Differentiating Curriculum Grades 5–9, Alexandria, Virginia: ASCD Publications, 2003.
ARMSTRONG, Thomas, Neurodiversity in the classroom, ASCD, 2012.

______
Rosario Linares es Máster en Neuropsicología y Educación, 
Especialista en Audición, Lenguaje y   Aprendizaje (CPAL-PUCP), Licenciada y Bachiller en Educación, Educadora IB acreditada como tallerista y evaluadora. Coordinadora de diversos programas de apoyo al aprendizaje. Coach de TDAH (APDA). Dicta talleres sobre instrucción diferenciada, inclusión y atención a la diversidad. chlinares@yahoo.com

 

LOS ADULTOS CON TDAH Y ALGUNOS PROBLEMAS EN SU CENTRO LABORAL
Beatriz Duda

Continúa siendo necesaria una ley sobre el TDAH que establezca, entre otros puntos, la vigencia de un protocolo de atención en las escuelas y en los centros de salud de nuestro país. Es importante que el Estado Peruano siga el camino de países como EEUU, España, México, entre otros, y vele por que su población en edad escolar y universitaria con TDAH cuente con el apoyo necesario para desarrollar plenamente su potencial. Luego de varios esfuerzos infructuosos, es probable que pronto se presente en el Congreso de la República ─y que sea defendido con eficacia─ un nuevo, y esperamos definitivo, proyecto de ley a favor de quienes tienen el Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad.

Sin embargo, ¿a quién preocupan las dificultades que enfrentan a diario los adultos con TDAH en sus centros de trabajo? En el curso de la última semana he recibido dos mails de adultos con este diagnóstico que se hacen las siguientes preguntas: ¿debo decirle a mi jefe que tengo TDAH?, ¿qué pasa si el análisis de sangre, que realiza la empresa donde trabajo, sale positivo porque estoy tomando metilfenidato?, ¿cómo explicarles a mis compañeros que no se trata de falta de compromiso?, ¿cómo mejorar mi memoria para evitar olvidarme de los nombres de los asistentes habituales a las reuniones mensuales y de los proyectos que allí se presentan? He tomado la decisión de responder públicamente porque, en los últimos años, son cada vez más las personas que hacen las mismas preguntas.

Recomiendo no revelar este diagnóstico a sus jefes, si no están seguros de que ellos cuentan con una información adecuada y veraz sobre el tema. Puede suceder que el jefe no sepa qué es el TDAH, o que tenga ideas equivocadas sobre él, y considere que es mejor no delegar responsabilidades importantes a este empleado o funcionario…

Con respecto al análisis de sangre, puede o no salir positivo; por ejemplo, el antidoping que les suelen hacer a los deportistas sí detecta la presencia del metilfenidato. Lo mejor es tener un certificado con el diagnóstico, y la receta del médico a la mano, por si acaso sea necesario presentarla.

Cuando los compañeros de trabajo asumen que los olvidos, la impuntualidad y los errores se deben a falta de compromiso o a irresponsabilidad, es el momento de preguntarse qué tipo de apoyo se necesita para lidiar con estas características. Cada vez hay más empresas que recurren al coaching para trabajar temas de organización, manejo del tiempo, cumplimiento de metas, etc.; si la persona tiene TDAH, el coach debe ser especialista en TDAH. Hay quienes afirman que sensibilizar a los compañeros de trabajo en relación al diagnóstico genera un cambio; puede ser…, pero la verdad es que quien tiene TDAH es responsable de incorporar estrategias que le permitan mejorar su desempeño. Lo que sí es cierto, es que un buen compañero de trabajo puede convertirse en un gran aliado cuando se vive un “momento TDAH” (cuando alguna de las características del TDAH interfieren de manera importante en el desempeño).

La memoria es una de las funciones ejecutivas que suelen estar afectadas en quienes tienen TDAH. Una estrategia que suelo recomendar es dedicar unos minutos antes de la reunión a repasar los nombres de los asistentes y los temas que cada uno está trabajando. Uno de mis coachees, quien se angustiaba mucho por este problema, decidió incorporar en su celular, junto con el nombre y número de teléfono de sus contactos, la foto, nombre de la esposa, a veces de los hijos, club al que iba o deporte que practicaba, y por supuesto el proyecto laboral en el que estaba. De esta forma, podía entablar una conversación no solo laboral sino también social, lo que le dio grandes resultados.

Estas son solo algunas de las inquietudes de los adultos con TDAH en su vida laboral. Lo ideal es que cada vez se difundan más los conocimientos sobre el tema, de modo que la comprensión sea mayor y esta población logre una mejor producción laboral con menos estrés.

______
Beatriz Duda es coach de TDAH. Trabaja con universitarios y adultos, dicta talleres en el Perú y en el extranjero. beatriz@deficitdeatencionperu.com

 

MI VIDA CON TDAH

¡Hola!, me llamo Mónica. Nací en Lima, estudié en un colegio de monjas en donde me sentía una loca bajo la sombra de 45 chicas por salón… No comprendía nada. Me sentaba con los libros y empezaba a sudar de nervios. Felizmente tenía una personalidad arrolladora. Eso me ayudaba, me hacía brillar en otras áreas, como por ejemplo en la actuación, ahí era una estrella. Lo importante era brillar de alguna manera, así obtenía la atención de todos y se escondían un poco mis dificultades académicas. Siempre me consideré bruta, me nombraba a mí misma: “medio bruta”. Mis hermanos brillaban por sus notas y yo por chistosa, simpática y amiguera.

Al terminar el colegio escogí la escuela de teatro. Lo hice muy bien. Luego trabajé en la radio y brillé. Hoy hago grabaciones bilingües y lo hago muy bien. Trabajo bien en equipo en todo lo que me gusta…, pero no puedo tocar los números… Organizo tertulias culturales, brillo en lo que se refiere al mundo de las comunicaciones, pero no me hagas sumar y restar ni tener librito de banco. Es confusión total. Eso mismo me ha llevado a perder dinero porque no calculo bien costos, ganancias, comisiones. Alguien lo debe hacer por mí.

No entiendo el Smartphone. No sé por qué lo tengo, ¿status? Disfruto más con mi celular baratito, ese sí lo entiendo. Bueno, casi. Todo lo relacionado con procedimientos me da problemas.

No me pidas que lea un libro de instrucciones para ensamblar algo. Necesito ayuda para entender todo. Explícamelo con manzanitas.

Aun así he logrado llegar a ser agente de actores (siempre pidiendo ayuda con mi desorden mental), archivando mis papeles…

Mi dormitorio está organizado y de repente abres mi primer cajón y ¡zas! ¡Es de locos! Igual mi cartera, mi escritorio… A cada rato pierdo el DNI, las llaves, los anteojos; también pierdo el sentido de la orientación a veces.

Pero he sobrevivido… y ya tengo 53 años. Casi he llegado a la meta. ¡LO HICE!

¿Qué hice? Sobreviví. No dejo de ser feliz, pero siempre sintiéndome presa de una cárcel mental. Quisiera haber estado en un colegio de clases pequeñas, con mucha ayuda, pero no fue así.

Mi mami sigue hablando con sus amigas y cree que no la escucho: “Sí, yo ayudo a Mónica porque ella nunca terminó su educación universitaria, es que ella no comprende las cosas, no llegó a tener carrera como sus hermanos. Los actores se mueren de hambre, ¿sabes?”.

Hoy tengo mi negocio, avanza lento, pero avanza. No me voy a desesperar. Tengo vejez asegurada, eso es lo importante.

Ahora en la tercera etapa de mi vida, dejé parte de mi mundo en los EEUU: hijos, nietos. Hoy estoy feliz porque me voy a preparar para las misiones, es algo que quiero hacer desde hace mucho tiempo. Estoy estudiando teología como parte de esta preparación. Todo bien mientras no sea ciencias o matemática.

Mi mensaje es que siempre hay un área que puedes dominar. Yo encontré la mía. Tú puedes encontrar la tuya.

______
Testimonio tomado de la 7ª Conferencia Internacional: De la mano del TDAH, organizada por APDA y realizada el 30 de marzo del 2015.

 

NOTICIAS Y ENLACES

Curso de especialización en coaching de TDAH 
Se abrirá en Surco y lo dictarán Beatriz Duda y Maya Echegaray. Para mayores informes escribir a maya@deficitdeatencionperu.com

Trujillo
También se dictará el Curso de especialización en coaching de TDAH en la ciudad de Trujillo, en la modalidad semi presencial. http://deficitdeatencionperu.com/curso-de-especializacion-en-coaching-de-tdah-en-trujillo.html

Marco del buen desempeño docente
El Ministerio de Educación publicó en el 2012 este importante documento; ¿lo tienen como referencia nuestros docentes?, ¿existen los suficientes espacios para debatir e incorporar en el día a día lo que se plantea? Pueden leerlo en el siguiente enlace:
http://www.perueduca.pe/documents/60563/ce664fb7-a1dd-450d-a43d-bd8cd65b4736

Libros del Dr. Armando Filomeno
Próximamente estará lista la reimpresión del libro El niño con déficit de atención o hiperactividad: cómo pasar del fracaso al éxitohttp://deficitdeatencionperu.com/el-nino-con-deficit-de-atencion-o-hiperactividad-como-pasar-del-fracaso-al-exito.html
Continúa a la venta el libro: Los recuerdos en la memoria. Reminiscencias y anécdotas III. http://deficitdeatencionperu.com/los-recuerdos-en-la-memoria-reminiscencias-y-anecdotas-iii.html

 

Boletín electrónico nº 29

Asociación Peruana de Déficit de Atención
7 de octubre del 2013

El DSM – 5 y algunos trastornos del neurodesarrollo… ¿Crónica de una conmoción anunciada? Dr. Armando Filomeno
¿Cómo se hace el diagnóstico del síndrome de Asperger? Psicólogo Ernesto Reaño
Coaching vocacional: experiencias en el aula. Coaches María Esther Espejo y Sheila Moody
Noticias y enlaces: Libro de Carolina Robledo, Conferencia Anual Internacional del CHADD en Washington D.C., Consenso Latinoamericano de TDAH en Colonia (Uruguay), Curso de especialización en coaching de TDAH, Conferencia en Chiclayo.
Reproducción de una historia del libro Simona despiste suelta en el mundo


Estimados amigos:
Espero que disfruten de este boletín y que lo envíen a quienes ustedes consideren que les pueda interesar.
No dejen de ver ¿Otra vez tarde?, reproducción de una de las historias del libro Simona, al final de este boletín.
¡Buena lectura!
Beatriz Duda
Presidenta del APDA

EL DSM – 5 Y ALGUNOS TRASTORNOS DEL NEURODESARROLLO… ¿CRÓNICA DE UNA CONMOCIÓN ANUNCIADA?
Dr. Armando Filomeno

Desde hacía varios años se esperaba la publicación de la quinta edición del Manual Diagnóstico y Estadístico de la American Psychiatric Association (DSM – 5), que finalmente fue lanzada en mayo del 2013. Se comentan aquí brevemente los cambios más importantes en el diagnóstico de los trastornos del espectro autista, del TDAH y de los trastornos de tics (con relación al DSM – IV, publicado en 1994).

En el campo de los trastornos del espectro autista es donde se han producido los mayores cambios; la denominación trastornos generalizados del desarrollo del DSM – IV ha sido reemplazada por trastorno del espectro autista (en singular). Se ha producido un “terremoto” al eliminarse en el DSM – 5 la categoría diagnóstica de trastorno de Asperger (más conocido como síndrome de Asperger) (1)que ha alcanzado una gran aceptación en el diagnóstico clínico, en la comunicación con los pacientes y familiares, y en diversas áreas de la cultura de nuestra época. Independientemente del aspecto administrativo y estadístico, va a depender de los clínicos, de los pacientes y sus familias, y del público en general, que se siga usando o no la denominación de síndrome de Asperger.

Los criterios diagnósticos actuales del trastorno del espectro autista (2) se dividen en: déficits en la comunicación social recíproca y en la interacción social, y en patrones repetitivos y restrictivos de conductas, intereses o actividades. Los déficits son: 1. En la reciprocidad socio-emocional. 2. En las conductas de comunicación no verbal usadas en la interacción social. 3. En desarrollar, mantener y comprender las relaciones sociales. Los patrones repetitivos y restrictivos son: 1. Movimientos, habla o uso de objetos, repetitivos o estereotipados. 2. Insistencia en que todo se mantenga igual, adherencia inflexible a rutinas o patrones ritualistas de conductas verbales o no verbales. 3. Intereses fijos, altamente restrictivos, anormales en intensidad o foco. 4. Hiper o hipo reactividad a estímulos sensoriales o interés inusual en aspectos sensoriales del entorno.

Para hacer el diagnóstico de trastorno del espectro autista, los déficits en la comunicación social recíproca y en la interacción social deben haber ocurrido en el pasado o deben estar presentes en la actualidad. En el caso de los patrones repetitivos y restrictivos de conductas, intereses o actividades, es necesario que por lo menos 2 de ellos estén presentes en la actualidad o que hayan ocurrido en el pasado. En el DSM – 5 hay una mejor explicación de los criterios diagnósticos que en el DSM – IV, especialmente con el uso de ejemplos. De acuerdo a estos déficits y patrones repetitivos y restrictivos, el trastorno del espectro autista ha sido dividido en tres niveles de severidad. El nivel 1, que requiere apoyo. El nivel 2, que requiere apoyo sustancial. El nivel 3, que requiere apoyo muy sustancial. Los diagnósticos síndrome de Asperger y autismo de alto funcionamiento (ausentes en el DSM – 5) corresponden al nivel 1, que es el más leve.

El DSM – 5 incluye entre los trastornos de la comunicación el trastorno de la comunicación social (o trastorno pragmático de la comunicación) (3). Este diagnóstico debe considerarse si no existen (en la actualidad o en la historia del desarrollo) patrones repetitivos o restrictivos de conductas, intereses o actividades, y solo hay déficits marcados en la comunicación social.

Con respecto al trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH), se mencionó hasta hace relativamente poco tiempo la posible incorporación de una variante conocida como tempo cognitivo lento—o su inclusión como diagnóstico independiente— que finalmente no ocurrió. La ampliación de la fecha de inicio de los síntomas (que solía ser de 7 años) sí se produjo, siendo ahora de 12 años. Los criterios diagnósticos de desatención o de hiperactividad – impulsividad no han variado significativamente, aunque hay que hacer notar que hay una mejor explicación de ellos (con ejemplos). Algo nuevo es que para adolescentes mayores de 17 años y para adultos, basta con tener 5 de los criterios en cualquiera de las dos áreas (en vez de 6).

Se introduce la categoría de TDAH en remisión parcial, cuando habiéndose cumplido con los criterios diagnósticos completos en algún momento, en los últimos seis meses ya no han estado todos presentes pero continúan interfiriendo con el funcionamiento académico, social u ocupacional. También se especifican grados del TDAH, clasificándose como leve, moderado o severo, de acuerdo a la cantidad de síntomas presentes (por encima de los requeridos para el diagnóstico) y a la interferencia que producen en el funcionamiento (4).

Con respecto a los trastornos de tics, no hay cambios significativos; se trata de mínimas variaciones en la nomenclatura. El trastorno de Tourette (5) mantiene su nombre y sus criterios diagnósticos. Lo que solía llamarse trastorno de tics motores o vocales crónicos, se llama ahora trastorno de tics motores o vocales persistentes (crónicos). El trastorno de tics transitorios se llama ahora trastorno provisional de tics.

__________
El Dr. Armando Filomeno es neurólogo asesor fundador del APDA.
armandofilomeno@yahoo.com
(1) Ver El paciente con TDAH y síndrome de Asperger en el boletín electrónico n° 28, y en la página web del APDA: http://deficitdeatencionperu.com/el-paciente-con-tdah-y-sindrome-de-asperger.html
(2) Que incluye, fundamentalmente, el autismo infantil o de Kanner y el autismo de alto funcionamiento, además del síndrome de Asperger.
(3) Social (pragmatic) communication disorder.
(4) El profesional experto debe conversar sobre el tratamiento con los padres del paciente o con el paciente adulto y decidir qué es lo más conveniente; si se opta por no dar medicación, debe haber un cuidadoso seguimiento. Llegar a la conclusión apresurada de que “como se trata de un problema leve no necesita tratamiento”, puede convertir el diagnóstico de TDAH leve en un “engaña muchachos”.
(5) El trastorno de Tourette —que ya se llamaba así en el DSM – IV—, sigue siendo más conocido como síndrome de Tourette.

 

¿CÓMO SE HACE EL DIAGNÓSTICO DEL SÍNDROME DE ASPERGER?
Psicólogo Ernesto Reaño

Normalmente, el Síndrome de Asperger es, dentro de las Condiciones del Espectro Autista, la más simple de diagnosticar dado que no hay retraso en el desarrollo del lenguaje (hacia los 3 años y medio el niño ya posee una estructura que le permite armar frases). Las primeras señales suelen ser similares a las de otras Condiciones del Espectro Autista pero menores en intensidad. Después de los 9 meses notamos en el transcurso del desarrollo:
–       El niño no responde a su nombre.
–       No hay una escena de atención conjunta (mirar hacia donde el adulto está mirando).
–       Hipersensibilidades (auditivas, táctiles, olfativas, visuales).
–       El niño no señala el objeto que quiere sino que lleva al adulto de la mano hacia donde este se encuentre.

El diagnóstico de Síndrome de Asperger (de Condiciones del Espectro Autista) sigue un protocolo clínico más o menos estándar. Lamentablemente, en la práctica, nos enfrentamos a dos problemas:

1. Cuando se solicitan pruebas neurológicas (resonancias, tomografías, etc.) que tienen el inconveniente de ser muy costosas y no decirnos nada o casi nada que aporte al diagnóstico. Asimismo con las pruebas genéticas.

2. Un número elevado de baterías estandarizadas para evaluar a la persona de quien se presume tiene alguna condición del espectro autista (he escuchado de hasta 10 sesiones de evaluación).

Precisemos:
Sobre las pruebas neurológicas y genéticas: no es que dudemos de que el Asperger es una condición del neurodesarrollo que contiene un fuerte componente genético. Lo que ocurre es que aún no tenemos mapeados todos los genes del autismo (y la interacción entre ellos) que justificaría una prueba de este tipo. Como conclusión, en este tipo de pruebas no se arrojará ningún resultado (que tenga que ver con el Autismo). De igual manera en las pruebas neurológicas: salvo el electroencefalograma para descartar la comorbilidad de epilepsia (suele ser la condición porcentualmente más frecuente asociada con las Condiciones del Espectro Autista), las demás pruebas son costosas y no se ha determinado, aún, qué áreas cerebrales son las que marcarían una diferencia al del cerebro neurotípico para poder efectuar un diagnóstico (esto dicho sin negar que el cerebro de la persona con autismo sea diferente, la cuestión es que todavía no tenemos un patrón común de áreas diferenciadas que nos permitiría dirimir un diagnóstico). Isabelle Rapin (http://www.einstein.yu.edu/faculty/2722/isabelle-rapin/) mencionaba que sólo enviaba a hacer evaluaciones neurológicas de alto coste cuando la familia no era la que iba a pagarlas.

Sobre las baterías estandarizadas para el diagnóstico de Autismo, es bueno conocer la opinión de Simon Baron-Cohen: “Cada vez se recurre más a métodos estandarizados, como el ADI (Autism Diagnostic Interview o Entrevista clínica para el diagnóstico del autismo) y/o el ADOS (Autism Diagnostic Observational Schedule o Escala de observación diagnóstica del autismo). Se trata de métodos de diagnóstico desarrollados por Michael Rutter en Londres y Cathy Lord en Michigan, y se les suele considerar “la regla de oro del diagnóstico”. Los clínicos deben estudiarlos en un programa de entrenamiento que dura aproximadamente una semana.

Hay que estandarizar los métodos diagnósticos para evitar que el diagnóstico dependa exclusivamente del “juicio clínico”, de la opinión del especialista. Sin embargo, investigaciones muy recientes demuestran que, después de todo, estos métodos estandarizados tampoco son la panacea, puesto que sólo resultan eficaces combinados con la opinión clínica del que diagnostica. Es decir, se ha comprobado que, en ningún caso, pueden suplir la opinión subjetiva del especialista, sobre todo cuando se trata de algunas formas de síndrome de Asperger. Simon Baron Cohen. Autism and Asperger Syndrome:The facts.

Aparte, los tests de inteligencia tradicionales no están diseñados para la población con autismo (donde prima un pensamiento visual la más de las veces) y los resultados que se obtienen van a estar por debajo del verdadero potencial de inteligencia de la persona (http://psychcentral.com/news/2011/10/03/iq-testing-underestimates-asperger-autism-intelligence/29999.html).

Entonces, ¿de qué modo  se diagnostica el Autismo?
Basándonos en el juicio clínico del experto (como se menciona en la cita líneas arriba) el cual se basa en:
–       Dificultades de la persona en las áreas de la llamada “Tríada de Wing”: Comunicación, Relaciones sociales e Intereses restringidos.
–       Tareas en Teoría de la mente, es decir, qué tan capaz es la persona de comprender intencionalmente la conducta de los demás, qué tanto puede comprender las intenciones del otro, el lado “cognitivo” de la empatía.
–       ¿Presenta la persona dificultades sensoriales?
–       ¿Presenta la persona un tipo de procesamiento de la información que tiende más a la sistematización que a la empatía?

Para esto necesitamos una historia clínica con los padres y las sesiones justas y necesarias con el niño antes de emitir nuestro informe. En un estudio realizado en España, Mercedes Belinchón, Juana Ma Hernández y María Sotillo (Personas con Síndrome de Asperger. Funcionamiento, detección y necesidades) se encuentra que los pediatras, los llamados a determinar los diagnósticos precoces, no son precisamente quienes dan las señales de alerta. Interesante, por ello, este informe de la universidad de Vanderbilt sobre el entrenamiento a pediatras en detección de señales precoces de condiciones del espectro autista (http://www.medicalnewstoday.com/releases/263299.php).

__________
Ernesto Reaño es psicólogo clínico, lingüista, director de EITA.
ernestoreano@eita.pe
www.eita.pe

 

COACHING VOCACIONAL: EXPERIENCIAS EN EL AULA
Coaches María Esther Espejo y Sheila Moody

Hablar de coaching es hablar de voluntad, acción, autoconocimiento y crecimiento; apoyar a las personas a encontrar otras posibilidades de accionar, y acompañarlas hacia la búsqueda de sus aspiraciones y metas, nos permite crecer como personas.

Desde hace ya varios años, en el APDA nos abocamos a acompañar a diferentes personas en su proceso de comprender mejor el TDAH; de allí se desprende nuestra incursión en el ámbito educativo: educar desde el coaching.

Y es que la educación del siglo XXI nos obliga a los educadores a asumir enormes retos. Las generaciones actuales necesitan más que una simple enseñanza, buscan un continuo aprender con maestros que llenen sus espacios con experiencias, impregnadas de creatividad y desafíos. Una educación con sentido.

Los estudiantes se plantean diferentes sueños y metas, pero a lo largo del camino muchos de ellos no encuentran posibilidades de alcanzarlos, provocándose en ellos de esta manera temores internos que desencadenan frustraciones y ansiedades, que los lleva en algunos casos a elecciones equivocadas y pérdida del interés en el camino. Nos preguntamos: ¿Qué es lo que está pasando? ¿Qué  es lo que realmente necesitan nuestros jóvenes? ¿De qué manera podemos ayudarlos a que encuentren la motivación interna que los llevará a lograr el futuro deseado?

Como coaches consideramos primordial la experiencia educativa, nuestra propuesta es trabajar con los directivos, maestros, estudiantes y padres de familia, desde una comunicación asertiva basada en la empatía. Brindar espacios para que los estudiantes logren hacerse conscientes de sus fortalezas y aspectos a mejorar, y acompañarlos en el conocimiento de las diferentes realidades generándoles oportunidades de crecimiento.

Con estas ideas es que se plasma en el APDA el Proyecto piloto de coaching educativo, dirigido a estudiantes de cuarto de secundaria que comienzan a pensar en su vocación: qué SER y qué HACER.

La experiencia de llevar a cabo durante dos años consecutivos este programa de coaching en una escuela en Lima, nos ha permitido conocer más de cerca a los estudiantes y proporcionarles un espacio donde ellos puedan compartir sus inquietudes, partiendo de su autoconocimiento y encontrando respuestas a muchas interrogantes.

Se trata de: escuchar antes que enjuiciar, conversar antes que imponer, creer en ellos para que de esta manera puedan desenvolverse en su vida futura en un espacio que les genere realmente  motivación y los ayude a descubrir sus propios talentos.

A los jóvenes realmente se les hace muy complicado elegir la carrera a seguir, se enfrentan a la tradición familiar o a la influencia de los padres sobre la elección de la carrera sus hijos, y a la presión de su grupo; en su afán de agradar a los otros o evitarse problemas, dejan de pensar en  lo que realmente los hace sentirse bien. Olvidan que la decisión que tomen, marcará su vida y será lo que determine que enfrentarse a la vida laboral cada mañana sea una aventura o una tortura.

Desde el coaching vocacional buscamos que estos jóvenes se conozcan mejor a sí mismos y puedan escoger, con seguridad y libertad, la carrera que los ayudará a sentirse felices y lograr el éxito profesional y personal en sus vidas. Para esto necesitan descubrir sus cualidades y habilidades y así poder liberar su potencial e incrementar al máximo su desempeño. El objetivo es que reflexionen sobre la responsabilidad que tienen sobre su vida, ya que la pasión y esfuerzo que pongan para el logro de sus objetivos determinarán el resultado que obtengan.

Para que este proceso de coaching sea efectivo, es necesario trabajar en equipo con los padres de familia, para que brinden a sus hijos un espacio de escucha y reflexión sobre sus intereses, y los acompañen en esta aventura de autoconocimiento, sin críticas ni manipulaciones que los lleven a una decisión equivocada.

Para los padres, el aceptar las diferencias, el ser tolerantes con las decisiones de sus hijos, el entender que sus hijos no son una réplica exacta de ellos y que tampoco piensan ni sienten lo mismo que ellos, es una oportunidad de crecimiento personal y de acompañamiento eficaz a sus hijos en esta importante etapa de sus vidas.  Por lo tanto, deben entender que sus hijos no están para realizar los sueños que ellos dejaron truncos en algún momento —tal vez porque no contaron con el apoyo necesario para poder decidir correctamente. A través del coaching vocacional los jóvenes tienen la oportunidad de descubrir lo que realmente quieren ser y nos dan la oportunidad—a padres de familia, profesores y coach— de ser parte de ese logro tan importante en sus vidas. ¡No perdamos esta oportunidad!

__________
María Esther Espejo (mariesther_3@hotmail.com) y Sheila Moody (smoodyv@gmail.com) son coaches de TDAH y forman parte del equipo del APDA.

 

NOTICIAS Y ENLACES

Próxima publicación del libro ilustrado Simona despiste suelta en el mundo
En los próximos días el APDA editará el primer libro de la psicóloga Carolina Robledo Castro, de Pereira, Colombia. Se trata de 46 interesantes y verídicas historias ilustradas de Simona —quien tiene TDAH— en la niñez, en la adolescencia y en su paso por la universidad. Al final de este boletín se reproduce una página del libro. Pronto aparecerán la carátula, el índice y los puntos de venta en el siguiente enlace.

CHADD 2013 Annual International Conference, Washington D.C.
Del 7 al 9 de noviembre se efectuará la vigésima quinta Conferencia Anual Internacional del CHADD (Children and Adults with Attention Deficit Hyperactivity Disorder), a la que asistirán la presidenta y el neurólogo asesor del APDA. Beatriz Duda será expositora en el tema ADHD Parent Support Organizations: An International Cross Culture Experience, junto con profesionales de Puerto Rico, el Reino Unido, México y España.

Consenso Latinoamericano de TDAH en Colonia del Sacramento, Uruguay
Del 27 al 30 de noviembre se efectuará el V Consenso de la Liga Latinoamericana de TDAH. El neurólogo asesor del APDA presentará su libro El niño con déficit de atención o hiperactividad: cómo pasar del fracaso al éxito.

Próximo curso de especialización en Coaching de TDAH
El miércoles 23 de octubre se iniciará un nuevo curso de especialización en coaching para el TDAH, que tendrá un año de duración. Para mayor información comunicarse con apda@deficitdeaencionperu.com

Curso de TDAH en Chiclayo
Los días 8 y 9 de junio del 2013 se realizó en Chiclayo el primer Curso-taller de TDAH.

Continúa a la venta el libro Del Archivo de la Memoria
El segundo volumen de Reminiscencias y Anécdotas del Dr. Armando Filomeno, publicado por la Universidad  Peruana Cayetano Heredia en el año 2012, continúa a la venta. Enlace a la carátula, al índice y a los puntos de venta: http://deficitdeatencionperu.com/del-archivo-de-la-memoria-reminiscencias-y-anecdotas-ii.html Un tercer volumen de Reminiscencias y Anécdotas será publicado en el año 2014.


Una de las historias del libro Simona despiste suelta en el mundo

Otra vez

 

 

Boletín electrónico nº 28

Asociación Peruana de Déficit de Atención
28 de diciembre del 2012

Editorial
El paciente con TDAH y Síndrome de Asperger: Dr. Armando Filomeno
Resúmenes y preguntas del 2º Curso Internacional de TDAH organizado por el APDA el 2 de junio del 2012
Noticias y enlaces: curso de especialización en coaching para el TDAH, nuevo libro del Dr. Armando Filomeno,  cursos para padres, taller de coaching para niños, curso taller realizado en Arequipa, próxima tercera edición del folleto Estrategias para el aula.


Editorial
Estimados amigos, en este boletín cumplimos con la promesa de publicar las respuestas a las preguntas que realizó el público asistente al 2° Curso Internacional de TDAH organizado por el APDA en el 2012. Agradecemos a todos los ponentes.
Al inicio del boletín publicamos el artículo del Dr. Armando Filomeno: El paciente con TDAH y Síndrome de Asperger. Finalizamos con las noticias sobre los cursos y talleres que se darán este  verano 2013,  sobre el curso que se dictó en Arequipa, y publicaciones.
Agradecemos a todos la difusión de este boletín, reenviándolo a quienes consideren que pueda interesarle.
El equipo del APDA les desea un año 2013 con muchos momentos de felicidad y logro de sus metas.
Beatriz Duda
Presidenta del APDA

 

El paciente con TDAH y Síndrome de Asperger
Dr. Armando Filomeno

La entidad clínica aún conocida como síndrome de Asperger, fue descrita originalmente –en lengua alemana– por la psiquiatra rusa Grunya Sujareva en 1926. Su artículo no fue conocido hasta que fue traducido al inglés en 1996. La descripción que dio nombre al síndrome fue la del pediatra vienés Hans Asperger en 1944, también en alemán. El síndrome empezó a ser conocido en 1981, cuando la psiquiatra británica Lorna Wing publicó un artículo en inglés bautizando la entidad que nos ocupa como “Síndrome de Asperger” (1) (2).

En los últimos años el diagnóstico de síndrome de Asperger ha demostrado ser de utilidad para denominar a un cuadro clínico presente en aproximadamente una de cada 200 personas, predominantemente de género masculino, en quienes suele haber historia familiar de sintomatología similar. La internet y la televisión han sido responsables de que el diagnóstico forme parte de la cultura popular de nuestro tiempo; también está presente en el cine y en la literatura.

El síndrome de Asperger está en el extremo más leve y frecuente de los trastornos del espectro autista. Para hacer este  diagnóstico se requiere que la inteligencia sea normal, que no haya habido un retraso significativo en el lenguaje (aunque la comunicación verbal suele ser pobre), que existan intereses restringidos, predilección por las actividades rutinarias y también dificultades en la interacción y flexibilidad social. Suele haber un habla monótona y torpeza motriz. Es frecuente ser objeto de bullying, pudiendo ocurrir que quien es víctima reiterada reaccione excesiva o violentamente.

El diagnóstico del síndrome de Asperger no es tan sencillo como el de otros trastornos neuropsiquiátricos, como el Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad (TDAH) y el síndrome de Tourette, para los cuales el DSM-IV (3) tiene criterios confiables. Para el síndrome de Asperger, este cuestionario es deficiente. En mi práctica diaria suelo revisar el cuestionario de Gillberg y, si se justifica, solicitar una batería de pruebas diagnósticas a un psicólogo experto en el síndrome de Asperger. Una vez que se confirma el diagnóstico, es muy importante una orientación psicológica al paciente y a la familia; los ayuda a conocer qué significa tener Asperger, a aceptar la condición y a conocer y aplicar las estrategias indispensables para poder salir adelante.

Un problema anunciado para mediados del año 2013 es que el DSM-5 va a eliminar la categoría diagnóstica de síndrome de Asperger, integrándola con el autismo de alto funcionamiento dentro de los trastornos de espectro autista. Va a depender de cada médico especialista hacerle caso o no al DSM-5 con respecto al diagnóstico y manejo de sus pacientes (4). Es más fácil –para los pacientes y para sus familias– aceptar el diagnóstico de “síndrome de Asperger” que el de “trastorno del espectro autista” y no veo por qué deba hacérseles la vida más difícil.

Quien tiene síndrome de Asperger puede presentar dificultades en el aprendizaje; los intereses restringidos pueden llevar a un descuido en el trabajo escolar. Por otro lado, importantes  expertos en el síndrome que nos ocupa, como Edward Aull, consideran que el TDAH es parte constitutiva del síndrome de Asperger. Se acepte o no esta opinión, es frecuente que quien tiene este síndrome cumpla también con los criterios diagnósticos del TDAH, no existiendo razón para no hacer ambos diagnósticos llegado el caso.

La presencia de TDAH agrega a quien tiene Asperger un mayor riesgo de fracaso escolar y las manifestaciones de su TDAH suelen ser interpretadas erróneamente en los colegios como problemas de conducta. Además, el TDAH aumenta significativamente el riesgo de presentar el trastorno negativista u oposicionista desafiante, con las dificultades que conlleva en el manejo de la conducta en casa y en el aula; también en las relaciones con sus padres, hermanos y con los compañeros de clase. El TDAH también aumenta el riesgo de ansiedad y depresión, que ya son frecuentes en quien tiene el síndrome de Asperger.

El tratamiento del TDAH asociado al síndrome de Asperger es el mismo que cuando el TDAH se presenta solo. Los medicamentos llamados estimulantes son la primera opción terapéutica. De ellos, solo el metilfenidato se consigue en nuestro país (5); hay que considerar la posibilidad de que la dosis habitual de este medicamento sea excesiva para quien tiene Asperger. También son de primera línea las anfetaminas, que actualmente no están a la venta en el Perú (6). La atomoxetina (7) es una buena opción cuando los medicamentos estimulantes aumentan la ansiedad o producen irritabilidad.

Además de la medicación, el coaching para el TDAH es de utilidad para trabajar las funciones ejecutivas en quien tiene este trastorno asociado al Asperger. La terapia conductual y cognitiva conductual son de gran utilidad para el manejo de la conducta en quien tiene trastorno negativista desafiante asociado al Asperger.

Recibir el diagnóstico de síndrome de Asperger no es algo que suela o deba alegrar a quien tiene el trastorno o a sus familiares, pero tampoco debe ser tomado como una tragedia, que paralice a las personas involucradas. Lo razonable es ayudar al máximo a los pacientes aprovechando los avances científicos y tecnológicos, mediante la administración de los medicamentos y las terapias que puedan ser necesarios en cada caso en particular. Hay, además, suficientes ejemplos, en nuestro mundo actual, de personas exitosas con Asperger.

__________
El Dr. Armando Filomeno es neurólogo asesor del APDA. armandofilomeno@yahoo.com

(1) Filomeno, Armando. El síndrome de Asperger ¿o de Sujareva – Asperger?
Rev Neuropsiquiatr 74 (3), 2011. 270- 273.
http://www.upch.edu.pe/famed/revista/index.php?journal=RNP&page=article&op=view&path%5B%5D=256&path%5B%5D=321
(2) El apellido de Grunya Sujareva también se transcribe como Sukhareva, Ssucharewa o Sucharewa. Su nombre de pila también aparece como Grunja, erróneamente como Eva o Ewa, o con las iniciales G.E. (Grunya Yefimovna).
(3) Diagnostic and Statistical Manual. American Psychiatric Association. Cuarta revisión. 1994.
(4) Hay que recordar que la versión actual de dicho cuestionario diagnóstico es deficiente para el síndrome de Asperger, como comenté en el párrafo anterior. ¿Tal vez ha llegado el momento de llamarlo “Síndrome de Sujareva – Asperger (o de Sukhareva – Asperger)”?
(5) Como Ritalin, tabletas de 10 mg de liberación inmediata y 4 horas de efecto; como Ritalin LA, cápsulas de 8 horas de efecto. Como Concerta, cápsulas del sistema  OROS de 18 mg, de 36 mg y de 54 mg, de 12 horas de efecto; se espera que pronto se consiga Concerta de 27 mg (luego de varios años de espera). Como Aradix Retard, tabletas de 10 mg y de 20 mg, de 8 horas de efecto.
(6) Se espera que el Adderall (mezcla de  sales de anfetamina y dextroanfetamina) ingrese a nuestro país dentro de uno o dos años.
(7) Se consigue en nuestro país como Strattera, cápsulas de 10 mg, 18 mg, 25 mg, 40 mg y 60 mg. Como Passiva, tabletas de 25 mg, 40 mg y 60 mg. Como Abretia, cápsulas de 25 mg, 40 mg y 60 mg.

 

RESÚMENES Y PREGUNTAS DEL 2º CURSO INTERNACIONAL DE TDAH: 10 AÑOS POR UNA VIDA POR ATENCIÓN, ORGANIZADO POR EL APDA EL 2 DE JUNIO DEL 2012


TDAH: ASPECTOS GENERALES, DIAGNÓSTICO Y TRATAMIENTO
Dr. Armando Filomeno. Resumen.

Luego de presentar brevemente los nombres con los que se ha conocido históricamente al TDAH y los componentes del trastorno, se discute brevemente el “tempo cognitivo lento”, variedad predominantemente desatenta, que no llegó a ser incluida en el DSM-5. Se mencionan brevemente las funciones ejecutivas, muchas de las cuales suelen estar comprometidas en quien tiene TDAH. Se informa sobre la encuesta telefónica del Center for Disease Control (Atlanta, USA), que muestra un aumento significativo del diagnóstico de TDAH entre el 2003 y el 2007 (del 7.8% al 9.5%). Se mencionan brevemente los trastornos asociados al TDAH. Se explica que el diagnóstico de este trastorno se basa en la historia clínica y en los criterios diagnósticos del DSM-IV; que el cuestionario para maestros puede ser de utilidad para completar la información que proporcionan los padres. Se menciona cómo el  TDAH afecta al paciente y a su entorno a corto y largo plazo. Se expone que el manejo adecuado del paciente con este trastorno requiere que los padres se informen adecuadamente, con lecturas (página web y libros) y que ellos, a su vez, informen a los maestros. Se explica la importancia del tratamiento medicamentoso (del TDAH y de los trastornos asociados, según el caso) que debe hacerse con el medicamento más efectivo y con una cobertura de 12 horas, todos los días. De acuerdo a las características del paciente puede ser necesaria alguna terapia complementaria: terapia conductual bien efectuada (que involucre al entorno familiar), coaching para el TDAH, tutoría o terapia de aprendizaje. Se menciona que los medicamentos estimulantes son los más efectivos. En nuestro país se consigue solo el metilfenidato, de 4, 8 y 12 horas de efecto, que debe iniciarse y aumentarse gradualmente; se espera que en los próximos años se introduzca al país un preparado de sales de anfetamina y dextroanfetamina. La atomoxetina es una segunda opción medicamentosa, que puede ser el mejor medicamento en algunos casos puntuales. Se concluye mencionando la importancia de un seguimiento médico adecuado del tratamiento.

Se comparten, con los asistentes, las siguientes frases y expresiones de pacientes con TDAH, que ilustran diversos aspectos de este trastorno y de su tratamiento… y cómo lo perciben los niños y jóvenes.

– Niña de 8 años: “Cuando se me ocurre decir algo, no me cabe en la boca… tengo que decirlo”.

– Estudiante universitario: “Mi mamá también tiene TDAH… varias veces se olvidó de recogerme del colegio”.

– Adulto con TDAH: “Fui feliz hasta que tuve que ir al colegio”.

– “¿Lo que más me gusta del colegio? Mis amigos… el recreo… la hora de salida. ¿Lo que menos me gusta? Las clases”.

– “Es mucho más divertido NO hacer las cosas bien”.

– Niño de 6 años en tratamiento: “Ya me controlo mejor… mi profesora me ha dicho que ya no hago que le duela la cabeza”.

– Niño de 10 años: “Oye Filomeno. ¿Este es un consultorio o es una librería?”.

– Estudiante universitario con TDAH: “Como mi mamá siempre estaba trabajando, yo casi no la veía en mi época escolar… si hubiera sabido que ibas a hacer todas estas preguntas habría venido con mi nana en vez de mi mamá”.

 

TDAH: ASPECTOS GENERALES, DIAGNÓSTICO Y TRATAMIENTO
Dr. Armando Filomeno. Preguntas del público.

¿La tartamudez puede ser producto de la ansiedad del TDAH?
El TDAH no es causa de tartamudez (disfemia). La tensión producida por no atender bien, por no rendir adecuadamente, por recibir críticas frecuentes, etc., puede acentuar el problema. Cuando un niño presenta tartamudez debe ser evaluado por un profesional experto en problemas del lenguaje.

Mi hijo tiene un CI limítrofe y TDAH, pero me dijeron que no se le debe medicar. ¿A qué puede deberse esto?
Si un niño con CI limítrofe presenta además TDAH, no hay problema en que reciba medicación para su TDAH. Hay que recordar, sin embargo, que en un niño con inteligencia limítrofe el resultado de la medicación probablemente no sea tan bueno como en los casos en los cuales la inteligencia es promedio o alta.

¿Si se diagnostica el TDAH a los 30 años, da resultados el tratamiento?
Si bien los resultados son mejores cuando el diagnóstico se hace en la niñez, no hay problema en dar tratamiento a una persona a quien se le ha diagnosticado el TDAH a los 30 años. Sin embargo, si dicho tratamiento se acompaña de coaching para el TDAH, tiene mejores posibilidades de ser efectivo.

¿Es necesario hacer un descarte neurológico? ¿Quién medica: el neurólogo o el psiquiatra?
El tratamiento del TDAH, como el de cualquier otro problema médico, debe efectuarlo el médico especialista que tenga más experiencia en el  tema y en la edad del paciente. Puede ser un neurólogo o un psiquiatra. No suele ser necesario hacer ninguna prueba neurológica en particular (como por ejemplo electroencefalograma, tomografía computarizada o resonancia magnética).

Si alguno de los padres, o ambos, tiene TDAH ¿qué probabilidades hay que los hijos lo tengan?
En el TDAH hay un importante factor genético. Si uno de los padres tiene TDAH, uno o más de los hijo puede heredarlo; las probabilidades son mayores si ambos padres lo tienen. No es posible, sin embargo expresar matemáticamente el riesgo, pues se trata de un trastorno multigénico y existen también factores ambientales que pueden favorecer la aparición de los síntomas.

¿Cómo es el tratamiento en adultos? ¿Hay algo que se pueda hacer en el “trastorno del distraído”?
Si los adultos distraídos cumplen con los criterios diagnósticos para el TDAH (existen cuestionarios para adultos), los medicamentos que se emplean en los niños también son efectivos en ellos. La presencia de trastornos asociados, como ansiedad o depresión, puede complicar el tratamiento, que debe adecuarse a sus problemas en particular. El coaching para el TDAH suele ser especialmente efectivo en adultos.

¿Qué tan cierto es que a los 14 años se va solo el TDAH en la mayoría de casos?
No es cierto. Si bien la hiperactividad suele disminuir, o aun desaparecer, con los años, la falta de atención y también la impulsividad suelen persistir.

¿Un parto con sufrimiento puede generar que el niño en un futuro tenga TDAH?
La falta de oxígeno al nacer es uno de los factores que pueden favorecer la aparición del TDAH, especialmente si existe herencia para este trastorno. La falta de oxígeno, sin embargo, no permite predecir la aparición del TDAH en el futuro.

Se puede diagnosticar a niños de 3 años, aún pequeños?
Si el niño de 3 años es extremadamente hiperactivo e impulsivo, es posible diagnosticar el TDAH a esta edad. La falta de atención, sin embargo, es difícil de diagnosticar a esta edad.

¿El Ritalin está descontinuado? Es lo que le dijeron a unos padres de un alumno y le dieron otra pastilla y no tiene el mismo efecto.
No es cierto. Si bien se ha producido una escasez transitoria de este medicamento varias veces en los últimos años (y el APDA protestó enérgicamente en cada uno de los casos), el metilfenidato no está descontinuado, por lo que no hay razón alguna para indicar un medicamento menos efectivo en su lugar.

Diferencia entre Asperger y TDAH
Si bien un paciente con TDAH puede tener además el síndrome de Asperger, en una minoría de los casos, los síntomas de ellos son claramente distintos. El TDAH consiste en la presencia de falta de atención o de hiperactividad – impulsividad mientras que el síndrome de Asperger existen: dificultades en la interacción y flexibilidad social, intereses restringidos, predilección por las actividades rutinarias, dificultad para comunicarse con el lenguaje en forma efectiva, dificultad para comprender las bromas o el doble sentido, habla monótona, torpeza motriz, etc., en una persona con inteligencia normal. Ver el artículo “El paciente con TDAH y Síndrome de Asperger” en este boletín.

Desde niña me dijeron que era disléxica, pero ahora que tengo 30 años pienso que es déficit de atención!! ¿Por qué la confusión de mis padres?  ¿Qué es dislexia? ¿Cuál es la diferencia con el TDAH?
Si bien una persona con TDAH puede tener dificultades en la lecto – escritura, el término dislexia debe restringirse a un trastorno severo que además tiene una fuerte base genética. Si usted piensa que puede tener TDAH, conviene que se haga evaluar al respecto, pues se trata de un trastorno tratable.

Si a un niño con TDH no se le da medicación ¿todas las terapias que se podrían hacer no sirven?
No se puede ser tan tajante al respecto, aunque sí es cierto que el tratamiento medicamentoso, aplicado correctamente, es la modalidad terapéutica más efectiva; la medicación mejora las posibilidades de una mejor evolución del TDAH y de una vida futura más satisfactoria.

¿Cuál es la edad mínima para diagnosticar TDAH y a los cuántos años se les puede dar la medicación?
Si el niño presenta hiperactividad e impulsividad marcadas, el diagnostico puede hacerse entre los 3 y 4 años de edad. Si un niño pequeño con estas características no puede adaptarse a la enseñanza en un salón de clase (por lo tanto sus posibilidades de una educación adecuada son escasas), y un médico experto le diagnostica TDAH, no hay problema en medicarlo a la edad mencionada.

¿Qué pasa si mi hijo de 7 años, que toma medicación, la interrumpe y sólo toma a la semana 2 ó 3 veces?
Evidentemente, esta no es la manera correcta de medicar a un niño con TDAH. La medicación, correctamente elegida y administrada, debe cubrir 12 horas diarias, todos los días, para que el tratamiento sea efectivo.

¿Qué aspectos del TDAH mejoran con la medicación?
La medicación suele mejorar los tres componentes del TDAH: desatención, hiperactividad e impulsividad.

¿Cómo mejorar la ansiedad como parte del TDAH, ésta solo mejora con medicina? ¿Cuál es la más frecuente en adolescentes?
Si la ansiedad es debida al TDAH, esta suele mejorar con la medicación efectiva para este trastorno. Si se trata de ansiedad por separación o ansiedad generalizada, conviene efectuar un tratamiento psicológico. Si éste no da resultados satisfactorios, puede considerarse el uso de los medicamentos inhibidores de la recaptación de serotonina (que son principalmente antidepresivos).

¿Cómo es el sueño en un TDA? ¿Duerme bien?
Es variable. Algunos niños con TDAH necesitan menos sueño. Si el niño se acuesta muy tarde, probablemente sea por la televisión o los juegos de computadora y la falta de disciplina al respecto en casa. Si el niño es muy ansioso –o si el trabajo escolar lo pone muy ansioso– esta puede ser otra razón para acostarse tarde. Si el niño tiene un sueño muy intranquilo y este se acompaña de ronquidos, es conveniente efectuar un estudio del sueño (a cargo de un médico especialista en esta área) por la posibilidad de una ápnea obstructiva.

Mando las pastillas a mi hijo al colegio en pastillero transparente para la semana. ¿Se modifica en algo su efecto?
No hay razón para pensar que esto pueda ocurrir en tan breve tiempo. Sin embargo, especialmente por la gran humedad que existe en Lima, no es conveniente mantener las pastillas por largo tiempo (varios meses) fuera de su envase; en nuestra ciudad, no se presentan las altas temperaturas que puedan ser inconvenientes para los medicamentos. La luz no tiene mayor efecto.

¿Hay una edad mínima para iniciar la medicación? ¿Es normal que se medique a un niño de 4 años sin hiperactividad?
Como mencioné en una respuesta anterior, la falta de atención suele ser difícil de diagnosticar en un niño pequeño, por lo que si no hay hiperactividad – impulsividad la medicación raras veces está justificada a esta edad. Sin embargo, el médico experto debe decidir si conviene o no medicar a un niño con estas características.

¿Qué efectos tiene el Ritalin en los adolescentes? ¿Estimula la memoria, la capacidad para organizarse?
El efecto del metilfenidato es igual a cualquier edad. En grado variable, mejora la atención y disminuye la hiperactividad – impulsividad. Quien atiende mejor, recuerda más, en términos generales. La capacidad para organizarse suele mejorar con el coaching para el TDAH.

¿Cómo darle la medicina a los niños pequeños que aún no pasan pastillas y no les agrada tomarlas? ¿Cómo se hace para darles Concerta que es difícil de disolver?
A un niño pequeño que no sabe pasar pastillas, debe administrarse sólo Ritalin de 10 mg (de liberación inmediata), moliendo en una cuchara grande la fracción de la pastilla (1/4 o 1/2) que debe tomar, y mezclándola luego con un líquido dulce. Los gránulos de Ritalin LA permitirían administrarlos a un niño pequeño, pero la dosis (20 mg) es demasiado alta para él. La Concerta, para que no pierda su efecto, debe ser tragada intacta, por lo que no es adecuada para niños pequeños.

¿Se puede diagnosticar a un niño muy hiperactivo con problema de lenguaje y falta de atención como TDAH teniendo 3 años de edad? ¿Se le puede medicar?
En un niño con estas características hay que descartar la posibilidad de un trastorno del espectro autista. La decisión de medicar o no, va a depender del diagnóstico efectuado por el médico experto y de las posibles ventajas y desventajas de medicarlo.

 

GENÉTICA DEL TDAH
Dra. Pamela Mora. Preguntas del público.

Los heredogramas ¿en qué instituciones se realizan?, ¿o en qué laboratorios?
Los heredogramas son realizados por el médico genetista en el marco de una consulta de genética.

¿A nivel epigenético se puede aminorar la carga genética?
La carga genética que es la que determina el ADN no puede ser disminuida por medio de la epigenética, puede ser regulada más no puede variarla.

¿Cuáles son los factores ambientales a que se refiere, que contribuyen a desarrollar enfermedades multifactoriales tales como hipertensión, diabetes, degeneración muscular?
Factor ambiental es lo que día a día interacciona con nosotros; por ejemplo, el consumo de sal alto o bajo es el factor externo o ambiental que influiría que una persona con carga génica para desarrollar hipertensión la presente. Un ambiente con humo de tabaco, etc.

¿Qué tan cierto es que un niño con mala alimentación en los primeros meses sufra de déficit en su época pre escolar y escolar?
Los primeros cinco años son importantes para la maduración y desarrollo final del sistema nervioso central. Una alimentación con déficit de proteínas y grasas esenciales podría contribuir a que este desarrollo no sea adecuado.

¿Es cierto que si ambos padres de un niño tienen TDAH, las probabilidades de que el niño tenga TDAH es del 80%?
La heredabilidad en el TDAH está entre el 60 y 90%, algunos autores utilizan 80%; esto significa que el porcentaje atribuible a la carga génica es del 80% y esta puede ser heredada. No está determinada exactamente la probabilidad de un niño de tener TDAH si ambos padres también lo tienen; pero se puede afirmar que es una alta probabilidad y que es mayor a la de la población en general.

¿Qué porcentaje de los niños con TDAH presentan el síndrome X Frágil?
El síndrome X frágil (SFX) se caracteriza por ser la causa de retardo mental heredado más frecuente en varones; parte de las características clínicas del síndrome  es la presencia de TDAH, por eso que es más apropiado decir que el TDAH es una característica clínica dentro del SXF.

¿Qué tan importante o necesaria es la evaluación genética en un niño con TDAH?
Como se explicó muchas veces el TDAH puede formar parte de un síndrome y es importante su reconocimiento tanto para el paciente (ya que podría mejorar el manejo) y para la familia (para poder asesorar el riesgo reproductivo); pero también para evaluar el componente genético en cada paciente.

Sabemos que el fenotipo = genotipo + ambiente. ¿Qué tan importante es la terapia conductual sobre todo en niños inteligentes para mejorar el fenotipo a costa de la genética?
Hay estudios que demuestran que toda terapia de estimulación mejora las destrezas; cabe resaltar que las terapias no pueden cambiar la carga génica (es decir el ADN).

 

NEUROBIOLOGÍA DEL TDAH
Dr. Alberto  Arregui. Preguntas del público.

¿El Ritalin puede ser reemplazado por otro medicamento?
Por supuesto. Hay varios medicamentos disponibles que mejoran los síntomas asociados al TDA/H.

Tengo un niño fronterizo y mi segundo hijo tiene déficit de atención; a medida que me voy informando me doy cuenta que yo también lo tengo.  Entonces, ¿cómo puedo ayudar si yo ya soy un problema?
Puedes ayudar mucho quitándote de la cabeza que eres un problema y poner tus síntomas a tu favor y a favor de tus hijos. El “coaching” te ayudará mucho para aprender cómo hacerlo.

¿Por qué a algunos niños les mandan Ritalin para tomarlo solo días de colegio? Hay un momento que una persona con TDAH puede dejar de medicarse con Ritalin?, ¿cuando se interrumpe?
Muchos profesionales creen que el medicamento debe usarse solamente cuando es necesario tener una buena atención. Dicen que es como usar anteojos solamente para leer. Otros profesionales creen que el medicamento debe usarse todos los días. Cada persona tiene sus propios síntomas  y las necesidades de medicamento dependen de la intensidad de ellos. La experiencia sugiere que con los años las necesidades de medicamentos estimulantes para mejorar la atención bajan, y muchas veces se dejan los medicamentos y no pasa nada.

¿Cómo se presenta el TDAH en adultos? ¿Cómo se puede mejorar?
Usualmente el TDA/H de los adultos es una extrapolación de los síntomas que han tenido en la infancia y adolescencia. Con los años se pueden ir añadiendo síntomas de ansiedad, depresión, alteraciones oscilantes del ánimo, dificultad para mantener un trabajo, dificultad para mantener una relación, entre otras. Se puede mejorar con educación, técnicas que provienen del “coaching” y, cuando necesario, con medicamentos estimulantes como el metilfenidato.

¿Los expertos están buscando cómo identificar a qué nivel del proceso de la dopamina se encuentra la causa del TDAH para predeterminar qué medicamentos tienen mayor probabilidad de lograr una respuesta positiva?
Hay muchos temas en la investigación de lo que pueda estar pasando en los cerebros de personas con TDA/H. Algunos expertos están tratando de identificar qué otros sistemas de redes neurales interactúan con el sistema activador de la corteza cerebral pre-frontal (donde se han localizado ciertas funciones ejecutivas como la atención para regular la activación de esta última red de neuronas que usan dopamina). Así como hay muchas maneras de alterar la percepción del dolor en el cerebro, es posible que se puedan encontrar otros sistemas neurales sobre los que se pueda actuar con otros tipos de medicamentos. No parece ser que la causa del TDA/H esté única y exclusivamente en el proceso de formación de la dopamina. Lo más probable es que otras áreas cerebrales estén involucradas.

 

TRATAMIENTO DEL TDAH ¿ESTAMOS HACIENDO TODO LO NECESARIO?
José J. Bauermeister, PhD (Puerto Rico). Preguntas del público.

Siempre están relacionadas las calificaciones pobres con el TDAH, si hay un niño muy inteligente con buena memoria y saca muy buenas calificaciones pero tiene problemas básicamente conductuales y de atención diagnosticado con TDAH. ¿Debería tomar medicación?
Tendría que tener más información del niño y su colegio. Si los problemas de conducta y atención afectan su autoestima, relación familiar y relación con compañeros entonces se recomendaría tratamiento, con o sin medicación.

¿Usted a qué edad recomienda decirle al niño que tiene el TDAH?
Depende de la edad del niño y otros factores. Lo importante es empezar a hacerlo consciente de sus habilidades y dificultades y de que todos somos diferentes. Discuto esto en el capítulo 19  de mi libro.

¿El trastorno oposicionista desafiante se puede presentar solamente en la casa?
Sí, es muy frecuente.

¿Puede existir el trastorno oposicionista desafiante solo o está relacionado con el TDAH principalmente?
Sí, puede ocurrir solo o coexistir con el TDAH (hasta un 60% de los casos).

¿El trastorno oposicionista desafiante genera agresividad?
Puede estar acompañado con diferentes niveles (leve, moderado, severo) y tipos de agresividad (verbal o física).

¿Se puede presentar el TOD, independiente del TDAH?
Sí, puede ocurrir solo o coexistir con el TDAH (hasta un 60% de los casos).

¿Cuál es el número máximo de niños con TDAH y no más que pueden estar en un aula?
Depende de las características del niño  (p. ej., nivel de severidad, si está en tratamiento) y del colegio (preparación de la profesora, recursos pedagógicos disponibles).

Un niño de 10 años, enfurecido, responde a la madre con la mano, ¿qué hacer?
Recomiendo consultar a un psicólogo o psiquiatra de niños para evaluación o tratamiento.

Muchos maestros sugieren poner a los niños con TDAH en colegios con menos niños, ¿ayuda esto a los niños?
En muchos casos ayuda, pero hay que asegurarse que los profesores de ese colegio estén preparados y que el colegio tenga los recursos para ayudarles. Si no, los problemas podrían continuar ocurriendo en el colegio más pequeño.

¿Qué es una conducta negativista desafiante? (¿límites?)
Se refiere a la presencia de sentimientos negativos y hostiles, unido a un patrón de conducta desafiante, argumentativo y resistente a responder a los pedidos o mandatos de los padres o maestros.

 

LAS RELACIONES AFECTIVAS Y EL TDAH
Psic. Gaby Delgado Paulsen (México). Resumen.

Todo ser humano requiere de afecto para poder tener un desarrollo adecuado, tanto físico, como intelectual y emocional.

La mayoría de los autores que se han dedicado al estudio de las emociones, la psique y las enfermedades mentales, coinciden en que un elemento pre disponente, disparador,  protector o  de riesgo, es el tipo de relaciones afectivas que cada ser humano establece, por supuesto, esto tiene que ver con su percepción de las mismas.

Partiendo de este principio, y siendo lo más claros y concretos posible, partamos que que la percepción del afecto va a contribuir o impactar de manera directa en la formación de la autoestima.

Así que entendamos la autoestima como: “Conjunto de sentimientos y creencias en relación a su valía, capacidad y habilidad para enfrentar y superar retos, para tratar a otros y a sí mismo con respeto”

  • En el caso del TDAH Los hallazgos señalan que las madres de niños con TDAH hacen más comentarios negativos sobre sus hijos y despliegan menos manifestaciones físicas y verbales de afecto.
  • Numerosas investigaciones señalan que el contexto familiar  tiene un papel fundamental en el curso del TDAH, mantienen e incluso amplían la sintomatología de éste en el curso del desarrollo.
  • Los estilos disciplinarios altamente directivos y hostiles –o excesivamente permisivos–, las psicopatologías de los padres y el abuso de drogas, por ejemplo, no facilitan la interiorización de las reglas sociales y se han asociado con una competencia auto regulatoria deficiente en los niños con TDAH .
  • Tienen menos comunicación con sus hijos
  • Hay menor sincronía en las interacciones madre-hijo.
  • La forma en que interactúan los padres con sus hijos hiperactivos en edades preescolares es precursora del desarrollo de dificultades comportamiento experimentado por los niños hiperactivos en edades posteriores.
  •   El estrés y la elevada conflictividad de las interacciones padres-hijos. Produce sentimientos  negativos sobre su paternidad, un impacto negativo en su vida social y un mayor estrés.
  • Se muestran un profundo deterioro  en sentimientos y actitudes de los padres, vida social de la familia, relación de pareja, relaciones con los iguales y hermanos.
  • Los padres de los niños con TDAH confiesan que es más difícil vivir con él y que su presencia influye negativamente en la familia.
  • Las demandas y la naturaleza intrusiva de los niños con TDAH provocan reacciones negativas de los otros miembros de la familia y exacerba las influencias disruptivas sobre la relación  familiar y sobre el funcionamiento psicológico de los padres.

En cuanto a sus relaciones sociales:

  • Se sale menos
  • Se evita llevar amigos a casa o salir con ese hijo
  •  Las relaciones entre los miembros  de la familia extensiva están alteradas
  • Las relaciones entre los hermanos se muestran especialmente afectadas
  •  Las relaciones matrimoniales, ya que provoca conflictos y distanciamiento entre la pareja.

Algunas de las consecuencias son:

  • Mas índices de  enfermedades sexuales
  • Mas divorcios
  • Mayor cambio de parejas
  • Mayor  número de embarazos no deseados
  • Mas perdida de trabajo
  • Mas deserción universitaria
  • Mas uso de substancias (drogas o alcohol)

El objetivo debe ser:

  • No podemos subsanar de inmediato o totalmente su capacidad disminuida para  funcionar perfectamente.
  • Si podemos desarrollar sus buenos sentimientos, creencias saludables acerca de su persona, aspiraciones, habilidades, recursos y talentos

¿Qué hacer?

  • Minimizar el stress
  • Límites y estructura
  • Menú de reforzadores
  • Consecuencias claras
  • Aceptar y comunicar aceptación
  • Aceptar no es aprobar todas sus actuaciones sino verlo y aceptarlo como es
  • Ver y sentir las cosas a través de sus ojos
  • Ser querido por lo que es y no por lo que  quisiéramos que fuera

Algunos factores protectores:

  • Habilidades
  • Destrezas sociales
  • Talentos
  • Apoyo de personas significativas.
  • Educación
  • Recursos económicos
  • Apoyo social
  • Estabilidad familiar
  • Salud mental

 

EL COACHING PARA EL TDAH
Beatriz Duda y Maya Echegaray, coaches de TDAH. Resumen.

El coaching se ha hecho muy conocido últimamente, sobre todo en el ámbito ejecutivo; les contaremos cómo el APDA entró en amores con el coaching, les mostraremos nuestra trayectoria y algunos resultados en la calidad de vida de las personas con TDAH.

Cada año participamos en congresos y ponencias en los Estados Unidos. Hace unos 7 años, buscando un apoyo para las personas con TDAH, conocimos el coaching dirigido a esta población y en general al ámbito educativo. Fue un clic instantáneo y la pregunta que apareció fue: ¿Cómo implementarlo desde nuestra propia realidad, en nuestro país, de manera que muchos se beneficien? Con esta motivación en mente diseñamos un plan de trabajo para su aprendizaje y difusión. Esto implicó primero un proceso de capacitación interna, de mucho esfuerzo e inversión, que se ve replicado hoy en día en nuestra sociedad. Los resultados visibles son las estadísticas globales que siguen a continuación; los resultados intangibles permanecen en las personas que participando en este proceso: siguen mejorando su calidad de vida.

Al 12 de marzo del 2012, se respondió por correo electrónico a 11,918 usuarios de la web; 56 colegios solicitaron capacitación sobre el TDAH para sus maestros (2,671 maestros); 1,983 personas asistieron a los cursos organizadas por el APDA (6 cursos desde el 2003); 680 alumnos universitarios de las facultades de psicología y educación (de distintas universidades; ver en Actividades, web) asistieron a conferencias dictadas por el APDA; 432 padres, psicólogos y maestros participaron de los cursos taller de coaching para el TDAH; 265 coachees trabajaron con el equipo de coaches del APDA; se realizaron 683 sesiones informativas individuales y familiares; asesoramos 27 de tesis a estudiantes de educación y psicología; se publicaron 27 boletines electrónicos gratuitos y 7 libros; tuvimos 24 invitaciones a programas de radio y TV peruanas, y 28 reportajes en periódicos y revistas; 630 padres de familia, profesores y psicólogos fueron capacitados en Lima y en provincias; 247 padres de familia, profesores y psicólogos fueron capacitados en conferencias a las que nos han invitado en el extranjero; hemos tenido 45 alumnos en el curso de especialización en coaching para el TDAH, que dura un año.

En gran medida, la fórmula utilizada para lograr lo anteriormente descrito ha sido y sigue siendo: MOTIVACIÓN + ACCIÓN = CAMBIO. Confirmamos día a día su eficacia tanto en nuestro trabajo de oficina como en nuestro rol de coaches. Sin motivación no avanza la rueda; por ello el primer escalón a subir con el coachee es el de la reflexión para llegar al auto conocimiento sobre su propio potencial y plasticidad cerebral, su realidad deseada, identificación de dificultades, etcétera.

Con la motivación en mano, recién podemos hablar de acciones concretas relacionadas con el manejo de funciones ejecutivas (organización, esfuerzo sostenido, manejo del tiempo, de las emociones, etc.). Se trata aquí de ayudar a la persona a realizar una limpieza de interferencias de modo que logre alcanzar la meta propuesta. Ya trabajada la conciencia, se desarrolla el compromiso.

Parte del trabajo hacia el cambio es el trabajo de la flexibilidad, de permitirse cambiar de lentes para ver la realidad de otra forma. El proceso de coaching es un aprendizaje, sobre uno mismo y sobre estrategias para caminar hacia el cambio deseado.

Otro elemento principal, que no forma parte de la fórmula explícitamente pero ha estado presente en nuestro crecimiento como asociación y como personas ha sido el amor. Amor a nuestros hijos y a nuestras familias, que nos ha impulsado a difundir el coaching (de TDAH y educativo) y nos ha permitido conocer a muchas personas extraordinarias.

Estamos seguras de que la fuerza que mueve a toda acción es el valor que encontramos detrás de la motivación; y ello permite que en algunos casos no solo se de un cambio, sino que se den varios cambios que lleven a una transformación (llamada por nosotras TransformAcción).

Motivación que lleva a la acción para el cambio = TransformAcción

 

MESA REDONDA: ENFOQUE INTERDISCIPLINARIO DEL TDAH
Directora Mercedes García de Valenzuela. Preguntas del público.

¿Un niño con TDAH debe ser matriculado en el colegio como niño de inclusión?
La inclusión está prevista para niños con discapacidad. Un niño con TDAH  no es un niño con discapacidad y puede aprender todo en las edades correspondientes. Lo que sí se necesita es un enfoque educativo abierto a atender las necesidades diferentes de los alumnos para que se le pueda dar los soportes para mantener su atención, a veces algo más de tiempo y acompañamiento.

¿Cómo controlar en el aula al adolescente con problemas de TDAH?
Es importante haber hecho un trabajo previo desde la infancia; si no, se requerirá de mayor esfuerzo y paciencia. Una buena base la da una autoestima adecuada para que el adolescente no tenga una necesidad exagerada de llamar la atención; los adultos podemos colaborar evitando escandalizarnos, mucho menos humillarlo por sus dificultades; prudencia y privacidad serán necesarias. Asimismo, será necesario trabajar mucho con su organización y voluntad, estableciendo metas y estrategias gradualmente, a las que se les debe hacer el seguimiento, con el necesario refuerzo positivo.

¿Qué puede hacer una auxiliar en el aula cuando un niño de 5 años interrumpe el trabajo que está haciendo?
Si ya se puede prever la situación, es más fácil. Una manera es estar cerca, contenerlo con cariño, darle ideas de cómo participar, modelar su conducta, motivarlo para perseverar, darle roles especiales, darle opciones para elegir qué hacer y que algunas opciones supongan movimiento, hacer señas a la profesora para que lo llame a participar o refuerce sus logros, entre otras.

¿Cómo las profesoras podemos controlar a un niño con TDAH y que su mamá que es profesora no acepte que él tiene TDAH?
Lo que piense su mamá no nos da ni nos quita opciones de intervenir en el aula. Sin necesidad de diagnosticar a un niño, uno debe intervenir para ayudarlo a regular su conducta y rendimiento. De hecho hay muchos chicos que no tienen TDAH y que necesitan varias de las estrategias para concentrarse, organizarse, autorregularse, etc.

Otro tema es cómo abordar el problema integral del niño. Ahí sí necesitamos el concurso de los padres. Hay que ser pacientes y cariñosos también con los padres. Si ellos ven que estamos trabajando por el bien del niño, poco a poco serán más receptivos a la evaluación que hacemos de su situación y oirán nuestras recomendaciones. Hay que recordar que nosotros (profesores) no diagnosticamos, podemos ver indicios y sugerir la evaluación de un profesional y hasta de varios para que los papás tengan la oportunidad de despejar todas sus dudas. Los papás temen que se etiquete a sus hijos o que se les recomiende tratamientos con los que no se sienten cómodos; nuestras orientaciones deben ser cautas en estos sentidos.

¿Cuál es el rol / responsabilidad del colegio como institución en la ayuda del manejo del TDAH?
Como con cualquier dificultad de un niño, el colegio asume varias responsabilidades. La primera es contribuir a que se llegue a un diagnóstico adecuado, dando la información y orientación necesaria a los padres y especialistas. La segunda y más importante es tener estrategias institucionales para atender las necesidades específicas para que no dependa solo de la buena voluntad de unos profesores. La tercera es brindar un ambiente de respeto y de confianza para el niño se sienta acogido y nunca menospreciado. Debe estar claro para todos que ese niño puede y debe aprender, como todos los demás, solo que sus medios y tiempos podrán ser algo distintos; en otras palabras debe haber un compromiso claro con él y su aprendizaje.

 

MESA REDONDA: ENFOQUE INTERDISCIPLINARIO DEL TDAH
Psic. Romy Elías. Preguntas del público.

¿Cómo manejar las relaciones hostiles entre hermanos (de 16 años) en los casos de un niño de 13 años con TDAH? ¿Pelean siempre, o disminuyen y critican siempre?
Llevarlos a la reflexión en términos de hacerle ver cómo se siente el que es minimizado o criticado es importante. En estos casos se tiene que revisar cuánta atención ha recibido el niño con TDAH a diferencia de su hermano, ya que suele suceder que los padres sin querer se centran en la problemática del TDAH y dejan de lado a los otros hijos. Es muy común que como forma de demostrar su descontento ante esta situación, el hermano sin trastorno moleste. Pero, en el fondo lo único que está buscando con esto es tener atención del ambiente que lo rodea. Si persiste la situación, es bueno recurrir a ayuda terapéutica.

¿Cómo evitar las consecuencias (divorcios, drogas, etc.)? Entiendo que se debe apelar al aspecto cognitivo para que “entienda” lo que “no” debe hacer. ¿Cuál es su opinión de cómo evitarlo?
Recordemos que una persona con TDAH entiende todo. Aunque no parezca, es un niño generalmente más sensible y perceptivo; por lo tanto la mejor estrategia en el caso de drogas es la misma que con cualquier otra persona: es enseñarle a decir NO en los momentos precisos en que el grupo ejerza presión social. Si desde pequeño se genera con límites conductuales, un NO claro a situaciones cotidianas (quiero decir, desde muy chiquito al niño se le deben poner reglas y límites) ayudará a desarrollar el autocontrol y luego la autocensura. En cualquier situación de crisis (divorcios, muertes, etc.) la mejor herramienta para neutralizar la situación es hablar claramente de lo que pasa, enseñar al niño a demostrar sus emociones (se le debe enseñar que sentir pena   no es malo), generar el diálogo para que se puedan hacer preguntas; y cualquiera que fuera el caso, reforzar su autoestima y capacidad de resolución de problemas lo ayudan a saber actuar de manera correcta.

¿Cómo corregir a un niño oposicionista desafiante, que constantemente reincide en las mismas faltas?
Lo primero que se debe hacer es analizar la conducta: qué la antecede y sobre todo qué situaciones o personas la están reforzando. Una vez descubiertas estas variables, se debe hacer un registro de todas las conductas desafiantes y a partir de estas, seleccionar las más fáciles a modificar. Empecemos por 1 ó 2, una vez seleccionadas decidir qué estrategias de modificación serán usadas (ignorar, tiempo fuera, redirigir la conducta, etc.). Es imprescindible ser absolutamente consistente y coherente.

Es importante revisar si la persona encargada de la modificación se la pasa amenazando, pero no cumpliendo con lo que dice; por lo tanto el niño adquiere un patrón de conducta en que no solo aprende también a amenazar, sino que aprende a que realmente sus conductas no van a tener las consecuencias, por lo que las reglas pierden credibilidad.

¿Qué tanto debemos exigir a un niño con TDAH en el colegio, con las tareas?
Se debe revisar varios aspectos:

  • Si necesita la medicación, ¿la toma tal cual le fue indicada?
  • ¿Está recibiendo ayuda terapéutica que le generen estrategias para manejar su propio déficit?
  • ¿El niño entiende las instrucciones que las tareas le generan? ¿Sabe cómo desarrollarla? ¿Tiene el ambiente apropiado para poder realizarlas?
  • ¿El colegio le genera variables que lo ayudan a manejar el trastorno?

Si tomamos en cuenta todo lo anterior, al niño con TDAH se le debe exigir; pero con amor, mucha paciencia y considerando que muchas de las cosas que no hace no es por “dejado” sino porque pospone, no focaliza, y le es difícil discriminar lo relevante de lo irrelevante. Es importante señalar que el niño/adolescente con TDAH necesita más supervisión que el que no lo tiene; por lo tanto la tarea de los padres es “acompañarlo en el proceso de la ejecución de tareas”, mas no realizar la tarea por él.

¿Cómo afectan los juegos electrónicos, tablets o teléfonos a los chicos con TDAH?
Cualquier tipo de juego electrónico, teléfono, etc., sin control de horario afecta a cualquier niño, tenga o no TDAH. Si es utilizado con mesura, con tiempos establecidos y reglas claras, podría  ayudarlo para entrenar su autocontrol. Tiene hora de inicio y hora final, debe de generar la conducta de “esperar” a que se pueda jugar en un horario establecido y podría ayudar a entrenar la frustración y el temor al fracaso. Obvio, vuelvo a hacer hincapié en que todo lo anterior es beneficioso si se cumplen reglas claras.

¿Qué tan efectiva es la terapia Aucouturier en niños con hiperactividad de 3 y 4 años?
Realmente no conozco a fondo el método Aucouturier. Mi impresión es que lo ayuda a generar mecanismos de auotocontrol. Si debo de pensar en otras terapias, bajo mi punto de vista la terapia Sensorio-Motriz es altamente beneficiosa en niños de esa edad.

¿Qué poder hacer cuando el niño no se deja ayudar por sus padres o profesores particulares para que estudie y dice no no no no lo voy a hacer (es negativista desafiante)?
En este caso recurrir al coaching es muy efectivo porque este trabaja bajo la perspectiva de la motivación. Especialmente en adolescentes, el coaching lo ayuda a reconocer sus problemas y manejar el beneficio del cambio.

Desde el punto de vista cognitivo, hay que revisar qué esquemas de fondo lo llevan a tanta oposición; normalmente tiene que ver con mucha frustración y una visión de sí mismo en que el fracaso tiñe su percepción. Por lo tanto, es un chico que no confía en sí mismo y cuya herramienta  (el desafío) es la que lo aleja de corroborar y enfrentar este fracaso.

En el caso del TDAH más oposicionismo ¿cómo afecta un manejo autoritario y casi militar de los padres?  ¿Cómo apoyarlos? No aceptan intromisiones.
En  ningún caso el trato autoritario, casi militar es bueno. Los padres autoritarios solo generan modelos de  conducta desafiantes, en el que el grito y el temor parece ser el método correcto y realmente lo único que está enseñando a su hijo es a manejarse así frente a un conflicto con lo cual se refuerza más el oposicionismo.

Al niño oposicionista se le deben poner reglas muy claras, rutinas y horarios, así como consecuencias que son previamente advertidas. Pero se le debe REFORZAR muchísimo desde el punto de vista afectivo porque es un niño que de fondo cree que “todos están contra él”. Cuando se rebela ante los padres, en realidad no se está oponiendo a la figura paterna como tal sino a la regla que se le impone. Básicamente este niño desea hacer las cosas a su forma, es rígido de pensamiento, cree que si no se hace lo que él quiere lo están atacando; por lo tanto, personaliza y se siente agredido.

Si sus padres se toman el tiempo de explicarle lo que esperan de él, anticipar en todas las circunstancias cuál es la conducta positiva que debe realizar y se refuerza positivamente los PEQUEÑOS logros, se irá acercando a doblegar el oposicionismo. Es muy importante que en los momentos de tranquilidad el niño escuche cuánto lo quieren, lo orgullosos que sus padres están de su conducta, y generar un vínculo afectivo en el que se exprese amor.

¿Qué opinión tiene de la terapia psicoterapia psicoanalítica para niños de 8 años con déficit de atención?
Desde el punto de vista del manejo de la autoestima, autoeficacia y desarrollo de un buen autoconcepto, en general cualquier terapia realizada por un especialista y con objetivos claros debería ser efectiva. Hay escuelas psicológicas que pueden tomar algo más de tiempo, pero en todas el reto principal es manejar emociones positivas para crear una nueva visión del niño hacía sí mismo, y de los padres como referentes de este niño. El diálogo interno que este niño debe de tener es de aceptación y una autoevaluación que lo haga sentirse valioso, resiliente y capaz.

¿Qué hacer cuando un niño de 10 años tiene mucha brusquedad, violencia, si la mamá le llama la atención fuerte levanta la mano?
La madre debe hacer un manejo basado en la calma. Si ella responde del mismo modo, no está creando nuevas formas de respuesta ante el manejo de la ira que su hijo siente. Mi opinión es que esa madre debe de retirarse del ambiente en que se encuentra, ignorar los gritos, insultos, ademanes de levantar la mano, etc., que el niño haga, esperar a que él se calme. Una vez que esto sucede se apela a dos estrategias:

  1. Hacerle saber lo triste que ella se siente por la forma en que se comporta y lo mucho que le duele esa conducta de violencia, pero sin victimizarse.
  2. Hacerle ver que si ella le pide algo no es por fastidiarlo, por incomodarlo, etc., sino porque debe cumplir con ciertas reglas específicas (que deben estar bien establecidas). Muchas veces ayuda escribir 4 ó 5 reglas claras y concisas, y ponérselas a la vista para que el niño recuerde lo que debe de hacer. Por ejemplo:
  3. Llegas del colegio y te cambias el uniforme.
  4. Descansas hasta las… (se marca una hora).
  5. Empiezas tus tareas a las… (se marca 1 hora).
  6. Terminas tus tareas y guardas todos tus libros y cuadernos en tu mochila.

Es importante notar que cada cosa es específica, no utilizar expresiones como “obedecer” o “portarse bien” ya que son muy generales. Cada niño necesita entender claramente qué comportamiento se espera de él. Una vez más, señalar que se debe reforzar las conductas positivas.

En algunos casos trabajar un sistema de Economía de Fichas puede servir para lograr la conducta objetivo, y así, se evita estar siendo repetitiva y llamar la atención permanentemente.

¿Qué técnicas recomiendan para que un adulto con TDAH pueda concentrarse mejor en sus estudios/trabajo?
La principal técnica es focalizar qué es lo que quiere lograr y marcar los pasos a seguir que lo lleven a realizar su objetivo. Las autoinstrucciones son súper importantes pues dirigen la conducta.

Asimismo, utilizar todo tipo de elementos como agendas o aparatos electrónicos donde se apunte lo que se tiene que hacer. Por otro lado, tener claro que la conducta de posponer es su peor enemigo. Por lo tanto, se debe ejecutar y  culminar. Finalmente, ser un claro observador de  los procesos que lo llevan a tener logros positivos: autoreforzarse por ellos.

 

NOTICIAS Y ENLACES

Curso de especialización en Coaching para el TDAH
En este curso de especialización se estudia el coaching como práctica terapéutica, el TDAH y otros trastornos comórbidos. Los egresados contarán con una certificación del APDA y del Ministerio de Educación, a través de la UGEL correspondiente. Se inicia el jueves 21 de marzo y tiene un año de duración. Para mayor información escribir a: beatrizdudam@gmail.com y apda@deficitdeatencionperu.com o llamar al 980-090-855.


Presentación de libro del Dr. Armando Filomeno
El 22 de noviembre, en el Centro Cultural Honorio Delgado, se presentó el libro “Del Archivo de la Memoria: reminiscencias y anécdotas II”, editado por el Centro Editorial de la Universidad Peruana Cayetano Heredia. Enlace a la carátula e índice del libro y a los lugares de venta:
http://deficitdeatencionperu.com/del-archivo-de-la-memoria-reminiscencias-y-anecdotas-ii.html


Curso taller de herramientas del coaching para padres y maestros
Este curso taller está dirigido a padres de familia, profesionales y a todo público interesado en aprender sobre el TDAH y el manejo del mismo en las diferentes edades, con el objetivo de ayudar a las personas a organizarse, focalizarse y emprender metas con mejores posibilidades de alcanzarlas.


Taller de coaching para niños
El taller de coaching grupal está diseñado para niños de 8 a 12 años, y adolescentes. En este espacio se aprende a manejar algunas conductas, de modo que su escolaridad, vida familiar y social pueda ser más tranquila y productiva.Los temas a tratar son: organización, esfuerzo sostenido, manejo de las emociones, manejo del tiempo.Para mayor información comunicarse con Sheila Moody (996-753-419; smoodyv@gmail.com).


2º Curso Internacional de TDAH: 10 años por una vida con atención
Realizado el 2 de junio del 2012 en el Auditorio del Colegio Alexander Von Humboldt, Miraflores, Lima. Enlace a la galería fotográficas
http://apda-deficitdeatencionperu.blogspot.com/2012/12/2-curso-internacional-10-anos-por-una.html


I Curso Taller en Arequipa: el TDAH en nuestros hijos y alumnos
Realizado el 8 de setiembre del 2012 en el Auditorio William Morris de la Universidad Católica Santa María. Enlace a las fotos:
http://apda-deficitdeatencionperu.blogspot.com/2012/12/i-curso-taller-en-arequipa-el-tdah-en.html

 

Próxima publicación de la tercera edición del folleto Estrategias para el aula
Habiéndose agotado la segunda edición, próximamente aparecerá la tercera edición de este folleto, de gran demanda entre padres, maestros y colegios. La información aparecerá en la sección “Libros” de esta página web.

 

Otras actividades

Twitcam en Abugattas Te Oye, el viernes 12 de junio del 2015, sobre Atención al TDAH de parte del Estado. Participantes: Dr. Armando Filomeno, Beatriz Duda, Maya Echegaray, María Esther Espejo.

Boletín electrónico n° 27

Asociación Peruana de Déficit de Atención (APDA)
30 de noviembre del 2011

Editorial
Reseña de la vigésima tercera Conferencia Anual Internacional del CHADD, Orlando: Dr. Armando Filomeno
Testimonio de una profesional colombiana
El rol de los padres en el tratamiento exitoso del TDAH: Coach Maya Echegaray
Noticias y enlaces: presentación del libro El Coaching para el TDAH: aspectos teóricos y prácticos, congreso de ACO, conferencias en San Salvador y en el Cusco, conferencia anual internacional de CHADD en Orlando, proyecto de coaching en colegios, el APDA en facebook

Editorial
En este boletín presentamos una reseña de la conferencia anual internacional del CHADD en Orlando; un interesantísimo testimonio que muestra —al lado de una gran habilidad— mucho empeño y esfuerzo por salir adelante; y un artículo sobre el rol de los padres en el tratamiento del TDAH.

En el año 2011 el APDA ha continuado su labor de difusión de conocimientos sobre el TDAH, ha continuado dictando cursos de especialización en coaching para el TDAH y cursos–talleres para padres y profesionales, y ha participado como ponente en congresos y cursos internacionales.Próximamente anunciaremos el evento con el cual el APDA celebrará —en el año 2012— diez años de actividades.Felicitamos a nuestros lectores por las metas que han logrado este año y los alentamos a persistir en su esfuerzo, con el fin de que el año 2012 sea aun mejor que el que está por terminar.

Beatriz Duda
Presidenta del APDA

 

Reseña de la vigésima tercera Conferencia Anual Internacional del CHADD* en Orlando, EEUU, 10-12 de noviembre del 2011
Dr. Armando Filomeno

El título de la conferencia de este año fue “Descubre la Magia de la Conferencia del CHADD: Creando un Mañana Mejor”.El jueves 10 por la mañana Xavier Castellanos —psiquiatra de niños y adolescentes nacido en España, de padres bolivianos y educado en los EEUU— en la conferencia “Actualización en las investigaciones en neurociencias sobre el TDAH” habló sobre las generalidades de la Resonancia Magnética Funcional (RMf) y sobre sus investigaciones en este campo, específicamente sobre la conectividad funcional en el estado de reposo de las neuronas. Mediante una red científica online organizada por él (INDI**), en la que se comparten los resultados de las investigaciones conforme se van produciendo, Castellanos espera que en pocos años se descubran patrones específicos en la RMf que sirvan como marcadores biológicos del TDAH.
El jueves por la noche, en la sesión inaugural oficial, Timothy Wilens, psiquiatra de niños y adolescentes de Harvard, expuso sobre la transición de la adolescencia a la edad adulta en quienes tienen TDAH y comorbilidades, con especial énfasis en el riesgo de abuso de tabaco y de sustancias. En sus estudios, el tratamiento con medicamentos estimulantes disminuye el riesgo de abuso de drogas.El viernes 11 por la mañana, en el Simposium sobre Investigación I, Desiree Murray presentó lo que llamó Estudio cualitativo del MTA*** en el que se obtuvo —en conversaciones de 2 a 2 y media horas— la percepción de pacientes que participaron en el estudio mencionado, sobre la relación entre el TDAH, su tratamiento y el uso de sustancias; el seguimiento fue de por lo menos 16 años. Es de interés que —en casi el 90% de los casos— la percepción fue que no había relación entre la medicación para el TDAH y el posterior uso de sustancias.
En la segunda conferencia del mismo Simposium, Claudia Buss reportó el avance de un estudio en curso sobre factores ambientales y TDAH, utilizando Resonancia Magnética Nuclear. Lo más curioso de la presentación fue la relación que se encontró entre la obesidad (previa a la gestación) de las madres y la presencia de TDAH en los niños; esto provocó cuestionamientos sobre la metodología por parte de algunos asistentes y la protesta de una madre “que había sido obesa toda su vida”, quien dijo que ya tenía suficiente sentimiento de culpa como para agregarle algo más.El viernes por la tarde, Oren Mason inició su conferencia con información reciente sobre la ausencia de riesgo de muerte súbita de origen cardíaco —o de otro riesgo de muerte— en quienes toman medicación para el TDAH, en comparación con la población en general. Luego se ocupó de Nuevas Estrategias Medicamentosas en el TDAH, que consistieron —no en nuevos medicamentos— sino en formas nuevas o casi nuevas de administración de los medicamentos conocidos. Lamentablemente, muchas de dichas presentaciones no se pueden aun conseguir en nuestro país, entre ellas las de más reciente introducción: guanfacina y clonidina de efecto prolongado. Más importante que esto es no poder conseguir en nuestro país todas las dosificaciones de los preparados de metilfenidato de larga duración; igualmente, no poder conseguir dextroanfetamina ni Adderall (sales combinadas de anfetamina y de dextroanfetamina) de liberación inmediata y de larga duración.
También el viernes por la tarde, Eugene Arnold y Nicholas Lofthouse expusieron sobre Tratamientos Complementarios y Alternativos del TDAH Pediátrico. Sobre la base de que —por diversos motivos, uno de los cuales es la resistencia de los padres— hasta un tercio de dichos pacientes no se benefician de los tratamientos de probada efectividad, hicieron una revisión exhaustiva del tema. Entre otros tratamientos complementarios y alternativos, los autores recomiendan la administración de ácidos grasos esenciales, especialmente los ácidos grasos omega 3, a quienes no los consumen en su alimentación habitual; no recomiendan el neurofeedback, por no haberse demostrado fehacientemente su efectividad y por el costo.El sábado 12 por la mañana, se produjo el esperado debate entre el psicólogo Russell Barkley y el psiquiatra Edward Hallowell alrededor del tema “El TDAH: ¿un don o una maldición?”. Ambos son considerados los representantes de puntos de vista antagónicos y beligerantes sobre el TDAH: Barkley, del punto de vista sombrío y Hallowell, del punto de vista optimista; para el primero el TDAH sería una desventaja y para el segundo, una ventaja. En la brillante y amigable confrontación que tuvieron de sus posiciones, se vio que la diferencia no era tan grande, aunque Hallowell aceptó su tendencia a considerar los aspectos positivos de las personas con TDAH más que los negativos, y la posibilidad que tienen de sobreponerse a las adversidades, dando ejemplos específicos entre los que incluyó su propio caso.
También el sábado por la mañana, en el Simposium sobre Investigación II, Michael Milham, quien trabaja con Xavier Castellanos, dio información adicional sobre los estudios de conectividad funcional en el estado de reposo y sobre la red científica INDI.El sábado por la tarde, Russell Barkley dio una conferencia sobre Evaluación y Tratamiento de las Deficiencias de las Funciones Ejecutivas en Adultos con TDAH, en la que amplió su exposición del 2010 en Atlanta. Anunció también la próxima publicación —en los primeros meses del 2012— de un nuevo libro sobre las funciones ejecutivas en el TDAH. A la misma hora, Beatriz Duda y Maya Echegaray en su conferencia El Rol de los Padres en el Tratamiento Exitoso del TDAH, resaltaron la importancia de que los padres conozcan algunas herramientas del coaching —especialmente la comunicación efectiva— que favorezcan una mejor relación con sus hijos y con los maestros.
También el sábado por la tarde, Eugene Arnold y Laura Stevens hicieron una revisión exhaustiva sobre sensibilidades dietéticas y el TDAH. Trataron, especialmente, sobre los colorantes alimenticios artificiales, las “cosensibilidades” y las dietas oligoantigénicas.
Se anunció también la vigésima cuarta Conferencia Anual Internacional del CHADD, que tendrá lugar en San Francisco, EEUU, del 8 al 10 de noviembre del 2012.

________
Armando Filomeno es neurólogo asesor fundador del APDA: armandofilomeno@yahoo.com
*CHADD: Children and Adults with Attention Déficit Hyperactivity Disorder.
**INDI: International Neuroimaging Data-sharing Initiative (Iniciativa Internacional para Compartir Datos de Neuroimágenes).
***MTA: Multimodal Treatment for ADHD (Tratamiento Multimodal para el TDAH).

 

Testimonio de una profesional colombiana

Buen día, conocí el día de hoy su página y ha sido una experiencia muy emotiva. Mi primer acercamiento a la comprensión del Déficit de Atención fue durante mis estudios de pregrado en psicología. Poco a poco se me fue presentando como si fuera una caricatura de mi vida, siempre distraída, siempre olvidando cosas, siempre metida en mil cosas y terminando muy pocas, siempre creativa e inspirada pero tremendamente desordenada, siempre afanada, agotada, admirada por ser ingeniosa e inteligente pero regañada todo el tiempo por mis olvidos y descuidos que rayaban en lo ridículo.Terminé mi pregrado, mi especialización y maestría… pero la verdad a veces no me explico cómo… Mi facilidad para hablar en público me ha llevado a ser campeona nacional de oratoria y a dar clases en tres universidades. Mi manía de empezar muchas cosas al mismo tiempo me ha llevado a quedar mal con muchas personas, instituciones y conmigo misma.
Pocas personas logran comprender cuán difícil es vivir con el grado de distracción que sostengo continuamente, siempre con trabajo atrasado, siempre olvidando cosas, citas y responsabilidades; mil estrategias he iniciado y mil estrategias he abandonado. He puesto mi vida en peligro por mis descuidos y me gané un accidente de tránsito donde por fortuna la única lastimada fui yo.Mis amigos, mis estudiantes y compañeros de trabajo, ya saben como soy… nos reímos de mis descuidos, yo a veces río por no llorar, sé que la gente comienza a perder la confianza en mí, no de mis capacidades, sino de mi capacidad de recordar las cosas. Situación que se agudiza cuando estoy expuesta a un alto nivel de estrés (situación permanente en mi vida).Mis olvidos son cómicos pero a veces son una pesadilla y otras veces resultan costosos; cuando mi nivel de estrés es demasiado alto, olvido cosas bizarras, por ejemplo, a pesar de que manejo todos los días hace poco no lograba recordar dónde se encendían las luces de la moto, cuál era mi número celular o cosas así.
En clase, a veces, escribo algo en el tablero y cuando me doy vuelta ya he olvidado de qué estaba hablando, yo simplemente le pregunto a mis estudiantes, ellos se ríen, me ponen al tanto y continúo con mi clase con el mismo entusiasmo, “Profe ¿usted cómo logra recordar tantas cosas y saber tanto, pero olvida cositas tan cotidianas?” me han preguntado un par de veces.He apoyado a otras personas a desarrollar estrategias para ellas y sus hijos en el manejo del Déficit de Atención, yo misma he progresado del cielo a la tierra, he logrado conocerme, reconocer por cuánto tiempo logro sostener la atención y qué hacer para volver a retomarla cuando me expongo a una actividad prolongada.No obstante, mis olvidos del día a día han sido mi mayor desafío, me han traído tantos problemas, frustraciones y miedos; asociado a esto en los últimos años he desarrollado unos fuertes episodios de ansiedad que he ido aprendiendo a manejar, pero que siento tienen una fuerte base en la dificultad atencional.
Mi abuela, mi madre, mi tío y su hija, parecemos cortados con la misma tijera, a mi abuela le ha costado muchas ollas quemadas, un “nerviosismo” (como ella lo llama) constante; mi madre es muy cómica, mi casa a veces es una caricatura y ella suele repetir: “ay esta cabeza mía no me sirve pa moños… dónde habré dejado tal cosa…”; a mi tío le costó su matrimonio; mi prima igual que yo hemos destacado por un alto desempeño académico, a costa de hacer las tareas a lapsos de 20 minutos, hacer otra cosa por 5 minutos, luego retomar otros 20, luego parar de nuevo en algo diferente… pero nos cuesta trabajar en equipo ya que los demás se sienten obligados a cargar con un ritmo que les es ajeno. Ambas tenemos dificultades con el tiempo, la puntualidad, botamos continuamente objetos personales y cargamos en silencio con un auto enojo del que nadie más sabe.Nunca he estado medicada para tratar mi Déficit de Atención, las estrategias las he diseñado yo misma, nunca he consultado a ningún profesional por esta condición, cuando estaba en la universidad inicié una investigación sobre esto pero como muchos otros proyectos en mi vida la deje sin terminar.
Hoy en día he renunciado a varias horas cátedra y cargas con miras a poder tener menos estrés y terminar lo que inicio. Participé de un curso de coaching en el año 2008 que me ha inspirado mucho, pero acá en Colombia esta corriente sigue siendo muy subestimada.

 

El rol de los padres en el tratamiento exitoso del TDAH
Maya Echegaray

A propósito de nuestra conferencia dictada el 12 de noviembre en la XXIII Conferencia Anual Internacional del CHADD, llevado a cabo en la ciudad de Orlando, Florida, en los Estados Unidos de América, me animo a escribir estas líneas.El título de este artículo es el mismo de la ponencia que presentara junto a Beatriz Duda, presidenta de nuestra asociación, en este evento tan significativo para todos quienes trabajamos por las personas afectadas con el TDAH.Nos dimos con la grata coincidencia de que, en esta oportunidad, se resaltara este tema como algo fundamental para lograr eso que a muchos no les es conocido: el tratamiento exitoso para el TDAH. Suele haber escepticismo por parte de los padres sobre la existencia de un tratamiento que funcione; en nuestra práctica profesional lo común es que antes de llegar a consulta con el coach para el TDAH, se haya intentado algún tipo de ayuda que no haya dado los resultados esperados. Podemos garantizar que el tratamiento efectivo sí existe, y este se da gracias al soporte que los padres involucrados en este proceso aportan al desarrollo de sus hijos.  Este concepto fue enfatizado por los especialistas estudiosos del TDAH en el congreso arriba mencionado.
Tomando en cuenta que el TDAH es el trastorno neuropsiquiátrico con mejor pronóstico, debemos aceptar y convencernos de que esto implica todo un proceso en el que actúan muchos agentes en torno a la persona afectada; implica un abordaje multidisciplinario: médico, escuela, terapias y,  fundamentalmente, la participación de los padres.

¿Por qué los padres?
Las razones que paso a exponer no son nada del otro mundo, mas sí son reveladoras:
–    Son los padres quienes deciden el tratamiento a seguir, pues son quienes eligen a qué profesional llevar a su hijo.
–    Son ellos los mejores informantes sobre las características y conductas de sus hijos, y quienes comunicarán sus inquietudes a los profesionales elegidos para el tratamiento de su hijo.
–    Son los padres quienes deben evaluar si el profesional que escogen es el idóneo; para ello es indispensable que cuenten con mucha información sobre el TDAH, solo así podrán estar capacitados para evaluar correctamente.
–    Son los padres quienes tienen la responsabilidad de vigilar el tratamiento y decidir si producen o no las mejoras esperadas.
–    Son quienes pueden fortalecer en el día a día el trabajo de los profesionales que participan en el tratamiento de su hijo
–    Son los padres el nexo de comunicación con el profesor, con la escuela, con los amigos, con los padres de los amigos, con el resto de la familia, etc.
–    Son ellos quienes tienen que volverse expertos en el TDAH para poder acompañar a sus hijos de una manera asertiva durante sus años formativos.

Por esto y por mucho más resulta IMPORTANTÍSIMO involucrar a los padres para que sean los PROTAGONISTAS del tratamiento exitoso de sus hijos con TDAH.Es interesante apreciar cómo la experiencia de muchos padres en este proceso produce muchos frutos que no solo ayudan a sus hijos, sino que además se extienden a muchas más personas y familias. Hay que tener en cuenta que las entidades que se dedican a trabajar en el tema de TDAH han sido fundadas por padres cuyos hijos presentan esta condición, y que esto ha significado todo un reto en sus vidas. Estos ejemplos se pueden ver en nuestro país, en los Estados Unidos, en la Argentina, en España, en México, y en muchos países más.
¿Cómo pueden los padres iniciar todo este proceso?
Antes que nada deben informarse sobre los avances científicos en el tema. Siempre el medio más accesible es la internet, allí encontramos muchísima información. Lo importante es tomarse el trabajo de averiguar qué fuente se deriva esa información que leemos, si la respalda algún estudio de investigación. Recordemos que los conocimientos científicos requieren de muchos años de estudio y de comprobación antes de que se pueda efectuar una declaración específica. Cuidemos de no cooperar en la difusión de información “chatarra”.
Luego, buscar talleres o cursos que les permitan comprender lo mejor posible la condición de su hijo. Para ello es indispensable ponerse en contacto con profesionales especializados en el TDAH. Tener la mente abierta y ser muy observador de la conducta de su hijo para poder transmitirla de manera objetiva a los profesionales seleccionados para el seguimiento de su hijoSolo así los padres sacarán el mejor provecho del tiempo, del dinero y de las energías. De esta forma comenzarán a ver las mejoras que tanto han esperado.
Como todo en esta vida, el proceso no es fácil y requiere de mucho tiempo y paciencia. ¿Quién puede querer más a un hijo que sus propios padres? ¿Qué no son capaces de hacer los padres por sus hijos? Enfrentar el TDAH de manera positiva y eficaz es tarea de todos los padres. PROHIBIDO DARSE POR VENCIDO.

________
Maya Echegaray, coach de TDAH, es vicepresidenta del APDA.
maya@deficitdeatencionperu.com

 

Noticias y enlaces

Publicación del libro El coaching para el TDAH: aspectos teóricos y prácticos
El miércoles 7 de diciembre, a las 7 p.m. —en la librería El  Virrey, Miraflores— será presentado el libro escrito por Beatriz Duda. La presentación estará a cargo del Dr. Alberto Arregui y de la educadora Jessica Susano. El libro estará a la venta en la misma librería El Virrey (Bolognesi 510, Miraflores, frente al restaurante Brujas de Cachiche; teléfono 444-4141).

Conferencia anual internacional del CHADD en Orlando, EEUU
Los días 10 al 12 de noviembre, por octavo año consecutivo, miembros del APDA asistieron a esta Conferencia. La actualización de los conocimientos científicos, las propuestas de un abordaje exitoso y muchos temas más, fueron muy enriquecedores. La ponencia presentada por el APDA, “El rol de los padres en el tratamiento exitoso del TDAH”, fue un buen aporte a la Conferencia, tomando en cuenta que este año se ha hecho mucho énfasis en el tema.  La presentación, en esta ocasión, fue en español.

Congreso de coaches para el TDAH en Chicago
El APDA fue invitada, por la ADHD Coaches Organization, a participar con una ponencia en su 4th Annual International ADHD Coaches Conference, que se realizó del 29 de abril al 1° de mayo. El evento fue un espacio muy interesante para compartir el trabajo realizado durante el año. Tuvimos la oportunidad de exponer —al pleno del congreso— sobre nuestra experiencia de trabajo, logros y proyectos futuros. La acogida fue muy motivadora, abriéndonos nuevas posibilidades de compromiso a futuro entre las diversas organizaciones y coaches.

Cursos sobre el TDAH en San Salvador
El APDA fue invitada a San Salvador, los días 5, 6 y 7 de octubre, a dictar las conferencias magistrales dentro del primer Seminario de la Fundación TDAH de El Salvador. Tuvimos la oportunidad de compartir con médicos, psicólogos, profesores y padres de familia; todos quedaron muy motivados en seguir aprendiendo sobre el coaching educativo.

Conferencias en el Cusco
El APDA dictó una conferencia sobre el TDAH y un taller sobre el Coaching para el TDAH, el sábado 29 de octubre en el Cusco, en el 6° Congreso para el Talento de la Niñez, en el cual participaron ponentes y público de diversos países.

Coaching en colegios
Se ha desarrollado la primera etapa del programa de coaching educativo en el colegio Días Felices Villa Nova; en el 2012 continuarán con la segunda etapa del mismo.

APDA en facebook
Si deseas mantenerte al tanto de nuestras actividades puedes buscarnos en Facebook: Asociación Peruana de Déficit de Atención. Encontrarás a la neuronita.

Curso – taller de coaching para padres y profesionales
El lunes 20 de febrero del 2012 se iniciará el próximo Curso – taller de coaching para padres y profesionales. Para mayor información, comunicarse con el APDA.

Talleres de coaching para niños este verano 2012
Estos talleres permiten a los participantes aprender sobre las características que están frenando su desempeño y elaborar estrategias que les faciliten alcanzar sus metas.

Boletín electrónico n° 26 (15 de diciembre del 2010)

Asociación Peruana de Déficit de Atención
15 de diciembre del 2010

Editorial
Reseña de la vigésima segunda Conferencia Anual Internacional del CHADD, Atlanta
: Dr. Armando Filomeno
La eficacia del coaching en estudiantes universitarios
: Coach Beatriz Duda
Taller de coaching para niños en el colegio Salesianos de Breña
: Coach Claudia Beltrán
Testimonio
Noticias y enlaces
: talleres de coaching para niños en el verano, encuesta a padres de familia, próximo curso – taller de coaching para padres y profesionales, presentación del libro Llévame a aprender en Atlanta, libro publicado por la Universidad Cayetano Heredia.

Editorial
Estimados amigos,
A punto de terminar el año 2010 compartimos con ustedes el boletín n° 26. El primer artículo es una reseña de la Conferencia Anual Internacional del CHADD efectuada en Atlanta en noviembre de este año. El segundo artículo comenta un estudio sobre la validez del coaching, realizado en universidades norteamericanas. El tercer artículo se refiere al taller de Coaching para niños realizado este segundo semestre del año en el colegio Salesianos de Breña, en Lima, en el que se aplicó el manual Llévame a aprender. Por último, presentamos el testimonio de una mamá que menciona el proceso de coaching de su hijo.

Les deseamos excelentes fiestas y muchos éxitos en el 2011.

Beatriz Duda
Presidenta APDA

 

Reseña de la vigésima segunda Conferencia Anual Internacional del CHADD (Children and Adults with Attention-Deficit/Hyperactivity Disorder) Atlanta, EEUU 11-13 de noviembre del 2010
Dr. Armando Filomeno*

El título de la conferencia de este año fue “Caminos que llevan al Bienestar, a Mentes Sanas y a la Resiliencia”. A pesar de la crisis aún presente en el país anfitrión, la conferencia contó con más de mil doscientos asistentes —un público  variado involucrado con el TDAH— constituido por profesionales y por personas que presentan el trastorno: adultos y padres de niños y adolescentes.

El jueves 11 de noviembre por la mañana, en el Foro Iberoamericano —coordinado por Gabriela Delgado Paulsen, Beatriz Duda y Norma Echavarría— se rindió homenaje a María Teresa Hill, presidenta fundadora del Foro, lamentablemente fallecida en marzo del presente año. Se recordó su infatigable labor de acercamiento entre los profesionales y las instituciones que se ocupan del TDAH en los países de habla hispana, que le valieron su incorporación al Hall de la Fama del CHADD en el 2009. Beatriz Duda presentó el libro Llévame a aprender, manual de coaching para el TDAH en la escuela primaria, publicado por el APDA en el 2010.

También el jueves por la mañana, Jeffrey Newcorn, psiquiatra de niños y adolescentes, se ocupó de los avances en la neurobiología del TDAH y su aplicación al tratamiento de los pacientes; el tema pertenece al campo conocido actualmente como translational research (que podría traducirse al castellano como investigación traslacional  o investigación médica aplicada).

El jueves por la tarde hubo una mesa redonda —con la participación de Russell Barkley, Sam Goldstein, Joel Nigg y Ann Abramowitz— sobre los cambios que se vislumbran para el DSM V con respecto a los criterios diagnósticos del TDAH. Se comentó en forma especial lo inadecuado que es el DSM IV para el diagnóstico en adultos y Barkley presentó 9 criterios diagnósticos que han demostrado ser de más utilidad.

En la conferencia inaugural oficial, el jueves por la noche, Russell Barkley expuso— exhaustiva y magistralmente— sobre la importancia de la impulsividad emocional y la deficiente auto regulación emocional como componentes esenciales del TDAH, que guardan importante relación con la alta incidencia del trastorno negativista desafiante y las dificultades en las interacciones sociales de quienes tienen este trastorno.

El viernes 12 por la mañana, en el Simposium sobre Investigación I, expusieron dos investigadores que recibieron la “Medalla Nacional de Ciencia” en el 2009: Michael Posner y Johanna Fowler, quienes han efectuado importantes estudios, mediante neuroimágenes, sobre aspectos básicos del funcionamiento cerebral relacionados con el TDAH. James Swanson mencionó que, en las cuatro décadas y media que han transcurrido desde que se empezó a otorgar esta medalla —se otorgan nueve por año— aproximadamente uno de cada diez de los premiados ha ganado luego el Premio Nobel.

El viernes por la tarde, Russell Barkley —en su conferencia sobre funciones ejecutivas en el TDAH— mencionó que el TDAH debería llamarse TDFE (EFDD en inglés): Trastorno por Déficit de las Funciones Ejecutivas. Para Barkley, la desatención es un efecto de la memoria de trabajo deficiente; la hiperactividad y la impulsividad serían un efecto de la deficiente inhibición. Aclaró, sin embargo, que no propone un cambio de nombre para el TDAH. Una mamá del auditorio, dijo que esperaba que no variara el nombre del trastorno, pues de otra manera su hijo no podría acogerse a las leyes que protegen a quienes tienen TDAH en los Estados Unidos.**

A la misma hora, Beatriz Duda y Maya Echegaray dictaron la conferencia “Coaching as an Educational Tool for Parents” (El coaching como herramienta educativa para los padres), que propone que los padres aprendan algunas estrategias de coaching para mejorar la comunicación con sus hijos.

También el viernes por la tarde, Jeff Newcorn en su conferencia sobre Actualización en Medicación, hizo especial énfasis en los nuevos medicamentos y en las nuevas presentaciones de los medicamentos clásicos. No le agradó mucho, sin embargo, que le preguntara por qué existía una aparente discrepancia entre los estudios formales de algunos medicamentos y los resultados que se ven, en el día a día, en los pacientes (en el “mundo real”). Las actividades del viernes concluyeron con una sesión vespertina por grupos de interés, correspondiéndonos el grupo internacional coordinado por José Bauermeister; allí  tuvimos ocasión de conocer, y de reencontrar, a profesionales de diversos países.

El sábado 13 por la mañana, en el Simposium de Investigación II, Susanna Visser, investigadora del CDC (Centers for Disease Control and Prevention), que tiene  su sede en Atlanta, reportó los resultados comparativos de la prevalencia del TDAH en niños de 4 a 17 años de edad en todos los Estados Unidos, entre los años 2003 y 2007. Mediante una encuesta telefónica en más de 90 mil hogares, se determinó el número de chicos que tenían el diagnóstico de TDAH, observándose un aumento del 7.8% en el 2003 al 9.5% en el 2007, siendo mayor el aumento en la población de origen hispano; también se observó un aumento en el porcentaje de quienes se medican, aunque sólo lo hacen alrededor de las dos terceras partes de quienes tienen TDAH. Se están efectuando nuevos estudios con respecto al significado de estas cifras.
En este enlace puede verse el reporte del estudio.

El sábado por la tarde Edward Aull, un especialista en pediatría del desarrollo y la conducta, compartió con los asistentes su amplia experiencia en el síndrome de Asperger y en el TDAH. Él tiene el respetable punto de vista de que el TDAH  y la ansiedad no son trastornos asociados al síndrome de Asperger, sino que son parte fundamental del mismo. Otra perla de la presentación de Aull es que, en su experiencia, los pacientes con Asperger necesitan y toleran bajas dosis de los medicamentos usados para el TDAH. Cerró la tarde la conferencia de Oren Mason —Nuevas Estrategias Medicamentosas en el TDAH— que, para mi gusto, puso un excesivo énfasis en medicamentos y formas de presentación nuevos, en desmedro de los medicamentos de probada efectividad.

Como es usual, las Conferencias Anuales Internacionales del CHADD presentan temas interesantes y enfoques variados sobre ellos, siendo además una ocasión de escuchar el punto de vista de los pacientes y de sus familiares.

__________
*Neurólogo asesor del APDA. Correo electrónico: armandofilomeno@yahoo.com

** En nuestro país, debido a la indiferencia de los congresistas, los dos proyectos de ley auspiciados por el APDA, en apoyo de quienes tienen TDAH, fueron archivados y olvidados sin siquiera discutirlos. Enlace al segundo de los proyectos.

 

La eficacia del coaching en estudiantes universitarios
Beatriz Duda*

En la primavera del 2009 se inició el primer estudio sobre el impacto del coaching en los universitarios, diseñado y coordinado por un equipo de Wayne State University, que estuvo integrado por el Dr. Sharon Field, el Dr. Shlomo Sawilowski, el Dr. Daniel Parker y Laura Ronalds, entre otros.**

Participaron 110 estudiantes de 10 universidades diferentes; 71 recibieron coaching y 39 constituyeron el grupo de control. En este estudio participaron 43 coaches y el proceso de coaching de cada estudiante fue de 10 semanas.

Algunas de las dificultades comunes en los estudiantes universitarios son: procrastinación, desorganización, poca planificación, manejo del tiempo deficiente, no uso de los recursos que ofrece la universidad, estrés, pobres habilidades sociales.

En el coaching se apoya al estudiante para que asuma el rol protagónico de su vida, tomando conciencia de sus habilidades y dificultades, para buscar estrategias que le permitan alcanzar el éxito a todo nivel. El coach facilita una relación basada en el respeto, en la que no se emiten juicios, sino más bien hay una valoración total de la persona. En este clima amigable se alienta al estudiante a explorar sus características, fijarse metas reales y diseñar el camino que le permita alcanzarlas. El apoyo constante del coach —no solo durante las sesiones, sino haciendo un seguimiento vía correo electrónico o teléfono— es crucial para que la motivación no decaiga.

La investigación buscó responder: ¿es el coaching beneficioso para los estudiantes universitarios?, ¿los ayuda el proceso de coaching a sentirse mejor, además de lograr sus metas académicas?

Lo que los estudiantes refirieron es que, en contraste con otros tipos de apoyo, el coaching se focaliza en que primero emerja la autonomía de los estudiantes, ayudándolos a desarrollar y manejar sus habilidades. También afirmaron sentirse más autónomos y con mayor seguridad para enfrentar el futuro.

Al finalizar el proceso, los resultados mostraron: que estos estudiantes alcanzaron sus metas académicas y mejoraron el uso de habilidades sociales, que el trabajo con sus coaches fue un apoyo efectivo, y que el coaching los ayudó a lograr una sensación de bienestar; además refirieron haber mejorado en su auto regulación.

El APDA aplicará un estudio piloto de coaching en una universidad peruana para medir los logros y animar a las autoridades responsables a hacer uso de esta eficaz herramienta.

__________
* Coach de TDAH, presidenta fundadora del APDA. Inició la aplicación del coaching al TDAH en nuestro país, en el 2005. Correo electrónico: beatriz@deficitdeatencionperu.com
** Estudio presentado en la 22 Conferencia Anual Internacional de CHADD en Atlanta, 2010.

 

Taller de coaching para niños en el Colegio Salesianos de Breña
Claudia Beltrán Ampuero

Este año, como parte de las prácticas supervisadas del IV Curso de Formación para Coaches de TDAH, dictado por el APDA, realizamos un Taller de Coaching en el Colegio San Francisco de Sales (Salesianos), de Breña. En un trabajo conjunto entre el Padre Martín Quijano SDB, Director del Colegio, la coach María Esther Espejo Mera y la autora, desarrollamos este taller en el que participaron 10 alumnos del 6to Grado. El objetivo fue ayudarlos a mejorar su desempeño, de manera efectiva, dentro del aula y en su hogar, a través de las herramientas específicas del coaching para el TDAH.

En el taller utilizamos las pautas del libro Llévame a Aprender. Manual de coaching para el TDAH en la escuela primaria, editado por el APDA y que fuese presentado este año.  Realizamos 10 sesiones de una hora de duración, una vez a la semana, donde trabajamos estrategias que permitieron que los niños aprendiesen a manejar su desatención, hiperactividad y controlar su impulsividad. El nombre que los niños eligieron para este taller fue “Los bicentenarios”. Ellos se identificaron como grupo y nos hicieron parte de él.

En cada sesión, los niños fueron reconociendo sus fortalezas, entendieron la importancia de fijarse objetivos, identificaron sus dificultades y  descubrieron cómo poner en práctica acciones para mejorar los aspectos de su conducta que les ocasionaban problemas, tanto en casa como en el colegio. La experiencia ha sido gratificante para todos los que participamos en este proceso: niños, padres de familia, el director del colegio, los maestros y las coaches.

Desde la primera sesión motivamos a los niños a  enfocarse en sus aspectos positivos, para encontrar “su mejor forma de hacer las cosas”.  A través de las distintas dinámicas aprendieron a reconocer sus habilidades personales para trabajar herramientas en diferentes aspectos, que van desde cómo prestar atención a las indicaciones, hasta el manejo adecuado de sus emociones. En tan solo dos meses y medio, los niños mostraron notables cambios en su comportamiento.

Comprobar cómo los niños mejoraban visiblemente en cada sesión, ha sido la mejor parte de este taller, ver sus caritas felices disfrutando de las dinámicas y observar cómo descubrían jugando estrategias para ser mejores, es algo que siempre recordaré con cariño. La primera vez que les pedimos que nos enseñen sus agendas del colegio, ellos se mostraron renuentes a enseñarlas, pues tenían varias anotaciones donde los maestros les hacían reiteradas llamadas de atención; esto fue cambiando de tal manera, que luego los niños venían orgullosos a mostrarnos las agendas, antes de que se las pidamos, para que pudiésemos ver que no habían anotaciones negativas y por el contrario ya empezaban a aparecer anotaciones felicitándolos. El impacto del taller se dio además en la autoestima de cada uno de los niños.

Para cerrar el taller nos reunimos con los padres de familia, quienes nos dijeron que se sentían felices por la participación de sus niños en este espacio, nos relataron historias de cómo vieron a sus hijos poner más empeño en hacer mejor las cosas, cómo trabajaban durante la semana lo aprendido en la sesión de coaching y cómo este proceso los hizo efectivamente cambiar su comportamiento. Las palabras de gratitud de los padres de familia, por el cambio positivo que ellos notaron en sus hijos desde que iniciaron el taller, quedan en mí como el mejor de los reconocimientos.

Agradezco la acogida que nuestra propuesta ha tenido dentro del Colegio Salesianos de Breña, especialmente a su Director el Padre Martín Quijano SDB, quien nos brindó todas las facilidades para que este taller de coaching se llevara a cabo; es estimulante que nuestro trabajo sea difundido y que un colegio tradicional, emblemático y con presencia en las principales ciudades de 128 países del mundo, haya permitido que podamos demostrar, en la práctica, que el Coaching para el TDAH es una herramienta de vital importancia en el desarrollo de la educación.

Cumplimos con los objetivos propuestos, los resultados se pueden medir y así lo demuestran  las agendas de los niños, pues son un registro de cómo fueron desapareciendo las anotaciones negativas; los alentadores informes de los maestros acerca del comportamiento dentro del aula; y los conmovedores testimonios de los padres de familia sobre el cambio positivo en sus hijos. Estos son los factores a tomar en cuenta para afirmar que el Taller de coaching para el TDAH, como herramienta para estimular el mejor desempeño de los niños dentro del ambiente escolar y fuera de él, ha dado los resultados esperados.

La ventaja de los talleres de coaching para el TDAH en niños, es que ellos aprenden herramientas necesarias para su desarrollo a través del juego. Con el coaching van descubriendo cómo las respuestas para hacer mejor las cosas están dentro de ellos mismos y que solo necesitan que les hagamos las preguntas correctas y que los motivemos con retos que los estimulen positivamente.

 

Testimonio

Hace 8 años el entonces director del Colegio de La Inmaculada, el Padre Ricardo Morales, publicaba en el editorial semanal del “Comunicándonos” un artículo que se enfocaba en chicos hiperactivos, y su recomendación era primordialmente “Cuidar la autoestima”.

Justo en esos meses, durante clases, Pablo se diferenciaba del resto y el colegio recomendaba una evaluación neurológica. Diagnóstico: TDAH.

Siendo una realidad el hecho de que los chicos están en el colegio más horas que en la casa, eran frecuentes las discusiones familiares, cada vez que venían las anotaciones conductuales o el bajo rendimiento académico, sobre si continuaba o no en ese colegio o si tal vez era mejor cambiarlo a un colegio “más para él”.

La postura de mi esposo era que sus fortalezas debían ser aprovechadas y explotadas en otro tipo de centro educativo, yo, por mi parte pensaba que él debía aprender a vivir con sus debilidades y salir adelante con ellas en el mismo colegio… en lo que sí coincidíamos era en “cuidar su autoestima”. De hecho, yo sabía que con mi postura ponía en riesgo la salud espiritual de mi propio hijo, sabía que iba a ser más difícil. Fue más difícil.

Cuidar su autoestima en un mundo que no está hecho para él fue muchas veces casi una lucha de capa y espada. Una, como madre, no deja de sentirse directamente agraviada cuando escucha comentarios como “no tiene modales”, “es poco educado”… Imposible no reaccionar como una leona ante esto, sobre todo cuando sabes que tu hijo es justamente ¡todo lo contrario! ¿Cómo lo proteges? ¿Es que acaso no entienden que es un problema de “impulsividad”?

Lo cierto es que no. Y no se puede juzgar a los otros, pues si una misma no entiende, ni acepta que una condición no visible puede ser la explicación del desorden al trabajar, la mala memoria, las risas exageradas, los comentarios fuera de lugar o los comportamientos no permitidos dentro del aula.

Mi aceptación vino de la combinación del aprendizaje y el entendimiento, luego pude pensar en una solución y adaptarme a ella.

Hace muchos años aprendí que el TDAH es una condición primariamente neurobiológica que se caracteriza por  la deficiencia en algunas áreas del cerebro de los neurotransmisores dopamina y norepinefrina, pero fue últimamente que entendí que no iba a desaparecer y que necesitaba mi atención y un plan de acción, que no se trataba solo de proteger a mi hijo, de corregirlo y estimularlo cuando lo merecía, o de tener largas conversaciones con él. Tampoco podía echarle la culpa al colegio, o al sistema, eso simplemente no lo iba a ayudar.

El tema de la medicación no aplicaba por una condición física. Lo siguiente fue terapia psicológica, que realmente no ayudó, las sesiones se quedaban en el cuarto del psicólogo y no había un problema psicológico real. Tutoría para temas académicos, que no lograba otra cosa que hacer que “salve el curso”.

Mi hijo necesitaba entender su problema, fijarse un objetivo a largo plazo, pero trazarse metas a corto plazo. Necesitaba organizarse, necesitaba seguimiento y sobre todo motivación. Necesitaba aprender a manejarse.

Entendía que él era especial, sabía que necesitaba ayuda y qué tipo de ayuda necesitaba, pero no estaba preparada para dársela solo yo, ni solo un psicólogo, ni solo un tutor o profesor.

Fue entonces que “googleando” encontré la página de APDA y aprendí sobre el coaching.

El coaching parecía ofrecer justo lo que necesitábamos. Y fue más que eso. Las sesiones, semanales, me devolvían a un chico super motivado, con un plan de trabajo para la semana, pautas para cumplirlas y mails de seguimiento durante la semana para apoyarlo en cosas puntuales. Los resultados a corto plazo en el colegio le dieron una suerte de bola de nieve positiva que hizo que Pablo se diera cuenta que el cambio dependía solo de él.

Las sesiones de coaching promovían un ambiente de confianza de modo que nunca fue un tema el hecho de asistir a ellas. El coach pudo identificar los comportamientos negativos frecuentes y ayudó a que Pablo encuentre la respuesta o la manera de anularlos y además revertirlos. Temas sencillos como la dinámica de trabajo de uno de los cursos en el colegio.

Además de que tuvo 100% de aceptación en el colegio, de modo que las recomendaciones de Pablo respecto a la manera de enfrentar sus dificultades fueron respetadas. En casa el nivel de comunicación mejoro también, las sesiones de coaching le dieron la seguridad que necesitaba justo en la edad en que más necesita estar seguro de él mismo y de sus capacidades.

Hoy, los objetivos de mi hijo son más claros, los medios para lograrlos también y su proyecto futuro es aprender a hacerlo por sí solo.

 

Noticias y enlaces 

Talleres de coaching para niños en el verano
A partir de la segunda semana de enero se iniciarán los talleres de coaching para niños según edades; se dictarán en los locales del APDA de Barranco, Surco y San Miguel.

Encuesta a padres de familia
El FORO Iberoamericano de TDAH ha diseñado una encuesta a ser aplicada en los países de habla hispana con el fin de saber cuánto saben los padres de familia sobre el TDAH. Si deseas colaborar puedes ver la encuesta en este enlace.

Nuevo libro del Dr. Armando Filomeno
La Universidad Peruana Cayetano Heredia ha publicado el libro Del baúl de los recuerdos: reminiscencias y anécdotas,que fue presentado en la Casa Honorio Delgado el 16 de septiembre. Enlace a los puntos de venta.
Fragmento de la introducción: “[…] No se trata de memorias, como suelen entenderse, sino fundamentalmente de historias breves —interesantes, graciosas, curiosas o lamentables— sobre personajes memorables o sobre hechos que me ocurrieron, de los que fui testigo o de los que me enteré por fuente confiable, y que pueden ser de interés para el lector […]”.

Curso – taller de Coaching para padres y profesionales
El martes 15 de febrero del 2011 se iniciará el próximo Curso – taller de coaching para padres y profesionales, que será dictado por Beatriz Duda. Para mayor información, comunicarse con el APDA.

Libro Llévame a aprender fue presentado en Atlanta
El libro Llévame a aprender. Manual de coaching para el TDAH en la escuela primaria, cuyas autoras son Beatriz Duda, Rosalba Carbajal, Carla Sandoval y Manuela Tapia fue presentado en el Foro Iberoamericano durante la Conferencia Anual Internacional de CHADD, en Atlanta, el 11 de noviembre.
Continúa a la venta en la librería El Virrey y en el APDA.

 

Boletín electrónico n° 25 (29 de agosto del 2010)

Asociación Peruana de Déficit de Atención
29 de agosto del 2010

Editorial
Consejería y entrenamiento a padres de niños y jóvenes con TDAH
: Mg. Elsa Vallarino
Testimonio de una joven de 26 años

Noticias y enlaces
: Conferencia anual “Validez del coaching en el proceso educativo” (y respuestas pendientes de la mesa redonda), publicación de libros (del APDA y de la Universidad Cayetano Heredia), ponencia del APDA en el CHADD.

Editorial
Estimados amigos:
Casi sin darnos cuenta hemos llegado al último tercio del año. Este boletín lo iniciamos con el interesante artículo de la psicóloga Elsa Vallarino, sobre la relación de padres e hijos adolescentes con TDAH. Luego viene el testimonio de una joven ejecutiva de 26 años. En la sección noticias y enlaces están las respuestas a las preguntas que no pudieron ser contestadas (por falta de tiempo) en la mesa redonda de la conferencia anual del 12 de junio.

Solicitamos el apoyo voluntario de padres de familia para un estudio sobre niños con TDAH que mencionamos en nuestra sección Noticias y enlaces.
Muchos saludos y éxitos en la recta final del año escolar!

Beatriz Duda
Presidenta APDA 

 

Consejería y entrenamiento a padres de niños y jóvenes con TDAH
Mg. Elsa Vallarino

Los niños con TDAH son problemáticos con sus padres, no obedecen las órdenes, no terminan aquello que están haciendo, se distraen entre una actividad y la siguiente. Esto se hace mas grave aun si son hiperactivo-impulsivos, su inquietud los mantiene en constante movimiento, no terminan las comidas, interrumpen a los padres y hacen comentarios inapropiados. Tampoco pueden medir con claridad las consecuencias de sus actos.Estas y otras conductas relacionadas, son inaceptables para la mayoría de los padres, pero carecen de los conocimientos y las habilidades necesarias para corregirlas, lo cual crea malhumor, fomenta disputas maritales, genera desconcierto y surge finalmente la pregunta: ¿Qué hacemos para guiar a estos niños? Es ahí cuando se vuelve necesaria la presencia de un especialista que los encamine.Barkley (1997), ha desarrollado un programa de consejería que puede servirnos de modelo para utilizarlo con aquellos padres enfrentados con el TDAH.La mayoría de los niños responde exitosamente al uso de estimulantes, sin embargo, hay un 10 a 20% que no demuestra mejoría significativa. Es para sus padres que se ha diseñado el modelo que mencionaremos a continuación. Los cuadros comórbidos o los tratamientos medicamentosos limitados a los días de colegio, son otras situaciones adecuadas para utilizar este entrenamiento.Se ha investigado mucho sobre el entrenamiento a padres con técnicas modificación de conducta, utilizando, por ejemplo, técnicas de reforzamiento, tiempo fuera y estrategias costo/respuesta. El modelo añade métodos de disminución de estrés e incremento de la autoestima para mejorar el entrenamiento.La relación de los padres con sus hijos adolescentes es única y complicada. La adolescencia implica cambios cognitivos, fisiológicos, conductuales y emocionales que se potencian cuando el niño se transforma en un joven con TDAH. Como resultado, los muchachos fracasan en sus estudios, se aíslan socialmente, se deprimen y se les baja la autoestima, además de verse envueltos en una desagradable situación de conflicto con sus padres.Los conflictos tienen que ver, en la mayoría de los casos, con el incumplimiento de las reglas, los amigos, el manejo de automóviles, las tareas escolares y una actitud general de enfrentamiento que puede llevar a la pérdida de la paciencia, los gritos destemplados y el descontrol de las emociones.
La teoría que explica estas modificaciones, nos ofrece como puntos de referencia de los cambios en los adolescentes, las siguientes ideas principales: 1) Se espera que los jóvenes se diferencien de sus padres. 2) Ajuste y madurez sexual. 3) Desarrollo de una profunda relación con sus pares. 4) Formación de una identidad personal. 5) Planificación de una carrera profesional.

Robin (1989), ha delineado tres dimensiones en las relaciones familiares que determinan el grado de conflicto significativo en los adolescentes frente a sus padres. El primero, se refiere a las dificultades de comunicación y sus consecuencias, el segundo, a las distorsiones cognitivas y el tercero, a los problemas en la estructura familiar.

La meta a conseguir en la educación de las familias con TDAH, consiste fundamentalmente en enfrentar  las reacciones frente al diagnóstico y la aceptación del síndrome. Este proceso implica cuatro pasos. El primero, señala los hechos y el tratamiento del TDAH. El segundo, escucha las reacciones frente a las opciones de tratamiento. El tercero, aplica técnicas cognitivas para eliminar mitos y corregir falsas creencias y el cuarto y último, establece las metas y diseña el tratamiento para el adolescente y su familia en particular.

Es preferible trabajar algunos puntos con el adolescente y la familia por separado, porque pueden reaccionar de diferentes maneras. Es posible, inclusive, que el adolescente se muestre más abierto cuando está solo que en compañía de sus padres.

El primer paso, es decir, la comunicación de los hechos y la definición del TDAH, obliga a un lenguaje sencillo y claro para que el adolescente pueda comprender la situación con facilidad. Lo más importante es informarle qué cosa es el TDAH, aclararle que se trata de un desorden cuya mayor dificultad se centra en el acto de prestar atención, que no significa enfermedad o locura, que va a durarle toda la vida y que afecta todas las áreas de su vida, no solo la académica. Hay que explicarle además, que no es su culpa ni la de sus padres, que es un desorden usualmente heredado y causado por un desbalance químico en el cerebro, básicamente de los llamados neurotransmisores. Decirle asimismo, que el ambiente y una buena familia, la escuela y los amigos influyen y pueden hacer más llevadero el problema. Debe saber también, que el tratamiento puede ser médico, psicológico-conductual y educacional.

En cuanto a las reacciones a la presentación del problema, el médico debe prestar mucha atención a la forma como se enfrenta el adolescente a la situación, evitando en todo momento la confrontación y haciéndole sentir que le damos importancia a sus opiniones, ideas y cualquier duda que le pueda surgir.

Las técnicas de reestructuración cognitiva son útiles cuando el adolescente presenta una actitud negativa como reacción al diagnóstico. Lo fundamental, es identificar el pensamiento distorsionado, explicarlo lógicamente y proponer un pensamiento más razonable para que el joven entienda que lo que se le propone, es más adecuado para enfrentar la situación que lo que él piensa.

Se debe buscar la colaboración del joven para el tratamiento que se le otorgue, esto es más fácil cuando se ha logrado un adecuado y claro nivel de comprensión y comunicación.

El inicio del tratamiento medicamentoso es un punto muy delicado. Una vez que el joven reconoce su eficacia, se le deberá recetar una dosis que abarque la mayor cantidad de horas posibles, a fin de que no se altere su estilo de vida. En caso de que se rechace la medicación, convendrá utilizar otras técnicas terapéuticas.

La mayor parte de los adolescentes con TDAH presentan dificultades en la escuela, siendo las más comunes: fracaso en completar las tareas, pobre comprensión del material escolar, pobres hábitos de estudio, bajas notas, asistencia a clases sin haber estudiado, pobre participación en clase, interrupciones durante la clase, discusiones con los profesores y compañeros.

Las intervenciones del terapeuta en el hogar tienen como principales objetivos: presentar un encuadre de los principios que se requieren para ser padre de un hijo con TDAH, usar técnicas cognitivas para favorecer las expectativas más racionales en la relación de los padres y sus hijos adolescentes, enseñar técnicas de comunicación para resolver conflictos y aplicar estrategias para recuperar, cuando sea necesario, el control de los padres sobre sus hijos.

Según las reglas básicas de Barkley (1995), se debe:

1)   Dar al adolescente una adecuada retroalimentación de las consecuencias de manera inmediata.
2)   La retroalimentación debe ser frecuente.
3)   Usar consecuencias poderosas.
4)   Incentivar antes que castigar.
5)   Buscar siempre la consistencia.
6)   Actuar, no reñir.
7)   Anticiparse a las situaciones problemáticas.
8)   Estar claro sobre lo que significa el déficit.
9)   No personalizar el problema del adolescente.
10) Practicar el perdón o la disculpa.

A esta lista, Robin añade otras reglas derivadas de su experiencia con familias:

11) Favorecer y animar la conducta independiente.
12) Dividir el mundo entre los argumentos que se pueden negociar y       aquellos que no.
13) Explicar las razones de las reglas sobre los argumentos no negociables.
14) Comprometer al adolescente en las decisiones que se toman sobre los argumentos negociables.
15) Mantener buena comunicación.
16) Monitorear de cerca las actividades del adolescente fuera de casa.
17) Mantener la estructura y la supervisión más allá de lo que se crea necesario.
18) Ser un apoyo entusiasta del adolescente.
19) Animar al adolescente a construir sus habilidades.

Es importante orientar a los padres a pensar que sus hijos son brillantes y que hacen el mayor esfuerzo para tener éxito y no que los fastidian a propósito ni que tratan de arruinarles el humor. Deben darse cuenta de que la mayoría de las veces, hacen las cosas que hacen sin pensar en por qué las hacen.

Muchos de los adolescentes sienten que sus padres restringen su libertad e interfieren en su vida.

En ambos casos, es tarea del terapeuta corregir estos pensamientos ilustrando tanto a los padres como a los adolescentes en sesiones separadas que les expliquen a unos y otros las causas de los comportamientos generados por el TDAH.

La tarea principal del terapeuta con los padres consiste invertir la irracionalidad de muchas de las ideas que circundan el tema del TDAH. Por ejemplo, es irreal pensar que los adolescentes con TDAH se van a portar perfectamente y obedecer todo el tiempo. Lo que debe esperarse del muchacho es que obtenga niveles altos, pero aceptando igualmente sus imperfecciones. También es poco real creer que ser desordenado y  arruinar las cosas son comportamientos comunes en los adolescentes.

Muchos padres esperan que el joven se muestre agradecido por todo lo que hacen por él. Esto es algo difícil de entender para un adolescente que, dadas las características de su edad, se siente el centro del mundo. Tal vez, el día en que él mismo afronte la realidad de un hijo con TDAH, pueda apreciar lo que sus padres hicieron por su salud.

El  modelo de comunicación que tienen algunos padres con sus hijos adolescentes no es necesariamente el correcto, es por eso que a veces se recomienda la ayuda de un terapeuta para corregir esta situación. Se sugiere definir inicialmente el problema que impide expresar con claridad qué es lo que se está sintiendo, generar luego alternativas de solución, evaluar esas alternativas, escoger la o las más prácticas y útiles, y ponerlas en práctica para alcanzar una comunicación fluida.Si hay temas que el adolescente prefiere tratar en privado como sexo, depresión o autoestima, las sesiones particulares le pueden aportar confianza para hablar con tranquilidad de aquello que lo inquieta.

__________
* Licenciada en psicología con experiencia como docente en instituciones educativas. Magister en neurociencias. Correo electrónico: elsavallarino@hotmail.com

 

Testimonio
De una joven de 26 años

¿Ustedes quieren que les cuente mi experiencia con TDAH? ¡Si les contara! Difícil resumir el amplio anecdotario.Mi mamá me cuenta que desde la barriga yo era un trompo, no dejaba de moverme y nací hiperactiva. Ella me dice ahora “pensábamos que tú eras movida como todos los niños, solo que con más revoluciones y mas bien nos preocupaba tu hermana que era muy tranquila”. “Eras un trompo y nosotros te  dejábamos suelta en plaza para que corrieras y te cansaras un poco”.El diagnóstico se dio por cosas del destino, estando en el nido le dijeron a mi mamá que debían llevarme al doctor pues creían que yo era sorda —la pobre profe se mataba llamándome por mi nombre y yo ni me inmutaba, estaba en mi mundo. Luego de descartar sordera mis papás, preocupados, siguieron indagando e indagando con doctores hasta que finalmente les dieron el diagnóstico: TDAH e iniciaron la medicación con Ritalin. La medicación fue interrumpida porque escucharon que tomar la pastilla podía generar dependencia y me veían muy tranquila y no era la misma…Definitivamente la etapa del cole fue la más difícil, allí batí el record a la expulsión más rápida. Mientras mis papás recibían la noticia de que había sido aceptada en un colegio, yo tratando de alcanzar algo metí mi cabeza entre los barrotes de una reja y estallé en llantos al verme atrapada…, como no podían sacarme de allí, mi papá sacó la gata del carro y arqueó los barrotes y listo… y ya estaba fuera del colegio.Luego ingresé a otro colegio y no funcionó, los salones de 40 alumnos, las tareas kilométricas, la disciplina estricta, entre otros, hicieron que mis padres se convencieran de que necesitaba un cole en el que me dedicaran más atención. Este último colegio felizmente fue el adecuado para mí, nunca olvidaré lo increíblemente desmotivada que salí del colegio anterior por los pocos logros y las innumerables llamadas de atención y lo increíble que fue para mí recibir al poco tiempo de haber ingresado a este nuevo cole un DIPLOMA DE FELICITACIONES!!! era inédito! estaba feliz!, claro, la diploma era a “la mejor trepadora de arboles” pero eso para mí y mis papás era lo máximo; habían logrado motivarme con algo que me gustaba, ir a clases tomó otro sentido a partir de ese momento.Igualmente me resultaba muy difícil estudiar, recuerdo que mi mamá al principio pretendió enseñarme y era difícil. El caso de todos los días era estar las dos sentadas con la lección y a los dos minutos yo me paraba, saltaba, le hacía una pregunta, y  finalmente pasaban las horas y yo no avanzaba; ella se desesperaba —comprensiblemente— y me reñía, luego se molestaba, finalmente me daba un grito y yo rompía en llanto y acto seguido ella también… y un caos total.A partir de ese momento ella sabiamente dijo “zapatero a su zapato, yo soy la mamá y no el profesor”, así que  empezó a llevarme a terapias de lenguaje, coordinación y miles de tutores como mi tía con el Inglés, mi otra tía con las planas, profes de mate y de todo, etc. Todo esto resultó muy agotador y claro desmotivador, pues paraba entre terapias y tutorías y era notorio para mí que para lograr algo yo tenía que hacer más esfuerzo que la mayoría de mis compañeros y quedaba abierta la duda sobre mis capacidades, generando mucha inseguridad, ansiedad, baja autoestima, etc.

Terminar el cole fue todo un logro, mío y de mis padres, de mi hermana, tías, profes, etc. Ya para entonces no era tan hiperactiva y pensamos que yo ya no tenía TDAH, pero la universidad significó otro reto que asumí con muchos temores y esfuerzo, me organicé para que mis amigas me pasaran los resúmenes de las asignaturas que no me gustaban y me explicaran. En aquello que sí me gustaba me volví experta para poder aportar al grupo a cambio de los resúmenes. Mi graduación en la universidad fue todo un logro, yo estallaba en llantos entre la alegría de lograr lo que pensaba no podía lograr y de al fin terminar, recuerdo haber jurado no estudiar más en mi vida, por el esfuerzo y estrés que me había significado.

El mundo laboral me chocó bastante pues me tope con tareas que demandaban atención y frecuentemente metía la pata, adicionalmente me tocaron un par de jefes con poca tolerancia y esto afectó muchísimo mi autoestima e inseguridades ante el futuro. Con mi pareja tampoco me iba bien, me tornaba un poco impulsiva, era insegura y la relación se deterioró y terminó.

Todo esto se fue acumulando con la carga de los años anteriores y terminó en una depresión bastante fuerte que puso de cabeza mi casa y me hizo tocar fondo. Realmente la depre empezó desde que salí del cole a enfrentar el mundo, pero no me di cuenta o no quería darme cuenta y la sobrellevaba sola.

Realmente la depresión llegó a su punto máximo y me hizo perder un poco los papeles y doy gracias de haber tenido una familia excepcional que invirtió en un tratamiento para levantarme y me dio innumerables muestras de cariño y valores. Esta gran depresión hizo que dejara el trabajo y a mi nueva pareja, entre otros.

La terapia para la depresión y ansiedad funcionó pero no del todo, pues seguía siendo impulsiva, algo negativa para enfrentar las cosas, estresada (aún sin razón alguna) y sentía que los ansiolíticos me quitaban la ansiedad pero no la causa de la misma: la distracción, falta de buen sueño, irritabilidad, etc, etc.

Gracias a unas amigas detecté que no había superado el TDAH como así lo creía e indagué en el tema, fui a consulta con un reconocido neurólogo y después de leer un interesante libro sobre TDAH inicié tratamiento con Ritalin. El libro de por sí me abrió los ojos y me removió el hecho de pensar que todo esto quizá me lo pude haber ahorrado tomando una pastilla!!!

Ahora estoy mucho más tranquila, motivada porque siento que me va mejor en el trabajo y feliz de conocer todo esto y asumirlo y trabajar en ello para recuperar el tiempo; estoy ya inscrita en un diplomado y asumiendo la vida sin negatividad y más fuerte que nunca.

Ahora mi mamá me siguió los pasos y también está tomando su Ritalin y estamos muy contentas con ello.

Yo nunca dejaré de agradecer a mis padres por darme la máxima dedicación y la mejor educación, principios y valores y terapias que hicieron que finalmente me desarrollara y lograra ser hoy quien soy.

Yo estoy segura, que de no ser por los principios y valores y apoyo que me dieron yo no hubiera terminado el colegio, y probablemente estaría en drogadicción o alcoholismo, sobre todo por los difíciles retos que tuve desde pequeña y el nivel de ansiedad que generaba.

¡Espero esto les pueda servir a muchos!

 

Noticias y enlaces

45° Curso-taller de coaching para el TDAH
El martes 7 de septiembre se iniciará el cuadragésimo quinto Curso-taller de Coaching para el TDAH, dirigido a padres y profesionales, que será dictado por la coach Beatriz Duda, presidenta del APDA y tendrá una duración de 8 semanas. Enlace al temario. Los interesados llamar al 980-090-855.


Conferencia “Validez del coaching en el proceso educativo” y mesa redonda “Mirada interdisciplinaria al TDAH”
El 12 de junio del 2010 Ose Schwab, coach norteamericana invitada por el APDA, compartió con un numeroso público sus estudios sobre el coaching educativo. Luego hubo una mesa redonda con la participación de la psicóloga Virginia Bákula, la profesora Erika Salas, el Dr. Carlos Núñez, el Dr. Armando Filomeno y la coach Ose Schwab. Enlace a fotos del evento.

 

Nuevo libro del Dr. Armando Filomeno
La Universidad Peruana Cayetano Heredia acaba de publicar el libro Del baúl de los recuerdos: reminiscencias y anécdotas, que saldrá a la venta en los próximos días. Enlace a la carátula e información sobre los puntos de venta. Fragmento de la introducción: “[…] No se trata de memorias, como suelen entenderse, sino fundamentalmente de historias breves —interesantes, graciosas, curiosas o lamentables— sobre hechos que me ocurrieron, de los que fui testigo o de los que me enteré por fuente confiable, y que pueden ser de interés para el lector […]”.


Estudio en niños con TDAH de 8 a 12 años
Álvaro Gastelumendi, estudiante del último año de psicología de la PUCP, está trabajando en su tesis sobre el autoconcepto en el TDAH, para lo cual necesita aplicar una breve prueba psicologica a un grupo de niños. Los padres que deseen colaborar pueden comunicarse con Álvaro al e-mail argastel@hotmail.com y al teléfono 994-950-407.


Libro del APDA sobre coaching para el TDAH en los colegios
El 20 de mayo fue presentado el libro Llévame a aprender. Manual de coaching para el TDAH en la escuela primaria, cuyas autoras son Beatriz Duda, Rosalba Carbajal, Carla Sandoval y Manuela Tapia. Tuvo lugar en el Colegio Santa Úrsula, con la participación del prologuista del libro, el distinguido educador Dr. León Trahtemberg. Enlace a la carátula e información sobre los puntos de venta.

 

El APDA en Atlanta
Beatriz Duda y Maya Echegaray, presidenta y vicepresidenta del APDA, dictarán la conferencia: “Coaching as an Educational Tool for Parents” en la reunión anual del CHADD en Atlanta, el 12 de noviembre próximo. Asimismo en el FORO Iberoamericano se presentará el tema: “The Impact of AD/HD in the Family: the Role of Parents as part of a Comprehensive Treatment”.


Congreso Regional de Neuropsiquiatría en Lima

Se efectuó el 18 y 19 de junio en el auditorio Pedro Weiss del Colegio Médico del Perú y contó con la participación de varios invitados extranjeros y de profesionales peruanos. El congreso fue una actividad de la International Neuropsychiatric Association (INA). En la mañana del sábado 19 de junio se trató sobre el TDAH, con la participación del neurólogo asesor del APDA.

 

Boletín electrónico n° 24 (01 de marzo del 2010)

Asociación Peruana de Déficit de Atención
01 de marzo del 2010

Editorial
El poder del cambio de marco
: Ose Schwab, coach (USA)
El coaching educativo: Beatriz Duda y Maya Echegaray
Testimonio
Noticias y enlaces: conferencia internacional en junio, publicación de libro en abril, mesa redondea, charlas en Arequipa.

Editorial
Estimados amigos:

Comenzamos un nuevo año con mucha energía y compromiso con el trabajo de difusión y apoyo que realizamos.

Este número está dedicado al Coaching. Nuestra amiga norteamericana Ose Schwab escribe sobre el coaching visto como oportunidad; Maya Echegaray y yo presentamos aspectos generales sobre la implementación del coaching en los colegios; finalmente, tenemos el testimonio de una coachee.

Les informamos que en sábado 12 de junio próximo tendremos el gusto de escuchar a Ose en la Conferencia: “Validez del coaching educativo”.

Agradecemos a todos nuestros amigos por la confianza que nos manifiestan y les deseamos un excelente inicio del año escolar 2010!

Beatriz Duda
Presidenta APDA

El poder del cambio de marco
Ose Schwab*

“…muchas circunstancias que parecen bloquearnos en nuestras vidas diarias, es posible que lo hagan sólo dentro del marco de suposiciones que llevamos dentro. Dibuja un marco diferente alrededor del mismo conjunto de circunstancias y es posible ver nuevos caminos. Encuentra el marco adecuado y el logro extraordinario se convierte en una experiencia cotidiana” (Zander y Zander 2000).

¿Qué ves cuando miras a tu vida? ¿Distracción? ¿Procrastinación? ¿Oportunidad? ¿Esperanza? ¿En qué te enfocas y por qué es importante?

¿Qué ves? Mira por un momento la siguiente figura. Nota lo que percibes al mirar la figura en blanco y negro. ¿Qué ves cuando te enfocas en el negro? ¿Cómo cambia lo que percibes cuando tus ojos se desplazan al blanco?
figura_1.jpg

Los coaches comprenden que, igual que lo que ocurre con la percepción visual, aquello en lo que tú decides enfocarte influye en lo que ves. Lo que ves afecta lo que crees que es posible y lo que estás dispuesto a hacer (Shahar). Esto es especialmente cierto para quienes tienen el Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad (TDAH). Si el foco recae en los déficits, disminuye la motivación y la energía. El sentirse abrumado oscurece las opciones. El juzgamiento mata la creatividad. A la inversa, si los déficits no son respetados, entendidos o tomados en cuenta, no puede haber planeamiento  ni estrategia adecuados.

A través del diálogo inquisitivo, los coaches son capaces de enfrentarse a visiones incompletas o distorsionadas de la realidad. Ellos ayudan a los clientes a replantearse los desafíos en términos de lo que el cliente puede hacer y no de lo que el cliente no puede hacer. Los coaches ofrecen a los clientes una ventana de esperanza y realidad de una manera que conduce a la acción.

Las investigaciones sugieren que los adultos exitosos con problemas de aprendizaje o TDAH reconocen, comprenden y aceptan sus déficits y fortalezas. Ellos también están dispuestos a hacer algo al respecto (Reiff, Gerber y Ginsberg 1979). Quienes no siguen este proceso se arriesgan a languidecer en “prisiones psíquicas por no ser capaces de  mirar los viejos problemas bajo una nueva luz y atacar los viejos desafíos con herramientas diferentes y más poderosas —no pueden cambiar el marco” (Bolman y Deal, 1991 citado en Reiff, Gerber y Ginsberg, p.106).

El cambio de marco es un proceso que comprende ‘cambiar el punto de vista conceptual o emocional en relación al cual se experimenta una situación, y colocarlo en un marco diferente que se adapte a los “hechos” de una situación concreta igualmente bien, de modo que cambie su sentido totalmente’.

Un ligero desplazamiento en el marco puede añadir fuerza por el significado que evoca. El significado puede galvanizar la pasión, el amor,  el temor, la imaginación, la excitación, el interés o la esperanza. Tales fuerzas pueden lograr más para la mente de quien tiene TDAH que la estructura o la estrategia solas.

Entonces, ¿Cómo se cambia el marco? ¿Cómo se empiezan a ver las tendencias relacionadas al TDAH dentro de un contexto completo que comprenda suficientes posibilidades para acción creativa? Considera la respuesta en algunas historias que reflejan el poder del cambio de marco. Inicialmente, estos individuos encontraron apoyo de un médico, de sus padres o de un coach. Esta ayuda facilitó una apreciación no sólo de las dificultades sino también del talento y de la pasión. En algunos casos, la meta se desplazó hacia un objetivo alineado con la habilidad y el interés. En otro caso, un cambio en el rol y en el entorno puso de relieve el significado de una perspectiva cambiada de marco.

Buscar apoyo iluminado
En 1930, los padres de Gillian Lynne la llevaron a un pediatra para ver qué problema tenía. Su escuela había mostrado preocupación porque Gillian, quien tenía siete años entonces,  tenía una letra terrible y bajas calificaciones. A menudo perturbaba la clase y tenía dificultad para sentarse quieta el tiempo suficiente para prestar atención al trabajo escolar. El pediatra se reunió con los padres y con Gillian para informarse sobre el problema. Luego, pidió a los padres reunirse con ellos fuera del consultorio. Los tres adultos dejaron a Gillian en el cuarto con música encendida. Cuando regresaron al cuarto, Gillian estaba bailando. El doctor dijo a los padres que en vez de sufrir de algún problema terrible, tal vez todo lo que Gillian Lynne necesitaba era bailar.

Los señores Lynne matricularon a Gillian en una escuela de ballet. Más adelante, Gillian Lynne se convirtió en bailarina estrella de ballet y en coreógrafa pionera. Entre otros logros, Lynne bailó durante varios años con varias compañías de ballet y produjo para el mundo coreografía innovadora, como “Cats” de Andrew Lloyd Webber. Para leer más sobre sus logros visitar http://www.gillianlynne.com/intro.htm

Alentar el talento y la pasión
Mick Fleetwood, extraordinario baterista, logró éxito en la música como fundador de la banda Fleetwood Mac. Fue capaz de lograr este éxito a pesar de su fracaso en el colegio. En la escuela secundaria se sentía tan mal que pidió a sus padres que le permitieran dejar de estudiar. Ellos se dieron cuenta de que su talento estaba en la percusión y le permitieron seguir su sueño. “Mis padres vieron que la luz en esta curiosa criatura no estaba en el mundo académico” (Robinson 2009).

El éxito musical de Mick fue factible sólo porque sus padres validaron sus cualidades especiales y apoyaron un marco de posibilidades más creativo y expansivo. Ellos se dieron cuenta de que Mick tenía una gran aptitud para algo que una nota en un examen nunca podría reflejar. Y ellos le dieron permiso para desarrollar sus grandes fortalezas, de modo que antes que sucumbir al statu quo él podría definir su propio camino, marcado más por la fortaleza que por el déficit (Robinson 2009).

Comprender los desafíos
Bob buscó la ayuda del coaching dos meses después de haber sido despedido de su trabajo y luego de cuatro meses del diagnóstico de TDAH. A la edad de cincuenta y dos años, Bob había trabajado con regularidad, habiendo permanecido 22 años en una misma empresa. A pesar de este logro, él se sentía víctima de ciertas tendencias que frustraban sus esfuerzos por buscar trabajo.

Bob decía que había tenido problemas para iniciar ciertas tareas relacionadas con la búsqueda de un trabajo. A menudo se sentía abrumado y sufría de cambios de humor fluctuantes que lo paralizaban completamente. Tendía a rumiar sobre el pasado, viéndolo como una cadena de fracasos provocados por déficits que el ahora relacionaba al TDAH y a la ansiedad.

Con la ayuda de información proporcionada por libros y por profesionales, Bob se había dado cuenta de cómo el TDAH lo había impactado y qué tratamiento y ajustes en su vida podía aplicar para adaptarse y enfrentarse a sus desafíos. Bob también aprendió a diseñar un programa diario balanceado que le daría energías y daría cabida a su necesidad de estímulo.

Al comprender mejor Bob la naturaleza y las circunstancias de sus desafíos, él se podía sentir en control para planear y adaptarse a ellos. También estaba mejor equipado para hacer las preguntas sobre posibles empleadores, eliminar trabajos que no fueran adecuados, y en general mantenerse enfocado y en control del proceso de búsqueda de empleo.

Desplazar el objetivo
De acuerdo a la versión de Neil Baldwin (1995) sobre Thomas Alva Edison (inventor que llegó a poseer 1,093 patentes a su nombre en los Estados Unidos, así como muchas patentes en el Reino Unido, Francia y Alemania), un profesor describió a Edison como un estudiante inatento y que soñaba despierto, a quien no valía la pena mantener en el colegio. En esa época existían estándares rígidos sobre la conducta escolar, que ordenaban puntualidad,  dócil cumplimiento y diligencia. En este entorno, Edison no pasaba la prueba de buen estudiante.

Afortunadamente para Edison, su madre actuó sobre la base de una imagen muy diferente de su hijo. Ella reconoció y se dio cuenta de su gran intelecto y activa imaginación. También se dio cuenta de los límites del ambiente educacional, intuyendo que podría oscurecer el estilo natural de su hijo. La madre de Edison lo sacó de la escuela y reprendió al maestro. Dijo que él no sabía de qué estaba hablando y añadió que probablemente era menos inteligente que su hijo.

La madre de Edison mantuvo un objetivo diferente al de lograr un estudiante estrella en el sentido clásico. Buscó, en cambio, prepararlo para explorar y desarrollar su expansiva imaginación. Para ello, diseñó un programa de educación en el hogar para su hijo, que desafiaría el formalismo y la rigidez tradicionales y daría rienda suelta a su imaginación. Su apoyo y el ambiente en el hogar, que estimuló mucha lectura por parte de Edison, abrió muchos caminos hacia el desarrollo y la innovación  incesante, que de otro modo habrían estado cerrados para este intelecto en ciernes.

Cambiar el medio ambiente o el rol
En algunos casos, el cambio de marco viene con un cambio en el entorno o en el rol. Janet, una antigua cliente, me llamó recientemente a contarme que había recibido recientemente una evaluación satisfactoria en su rendimiento profesional. Formada como psicóloga clínica, pasó seis años como administradora de casos, un trabajo no muy adecuado para ella pues requería hacer reportes frecuentes y detallados. También tuvo que hacer malabares con 15 casos, todos ellos con diferentes requisitos y plazos. También tenía que introducir notas en un complejo sistema informático.

Como administradora de casos, ella nunca había recibido una evaluación satisfactoria. Y se consideraba un fracaso. Pensaba que tenía que ponerse a prueba en este cargo para poder luego trabajar en un rol más de acuerdo con sus habilidades y menos complicado para sus déficits.

Hicimos un trabajo conjunto para ajustar los hábitos y aplicar estructuras. Llegamos a desarrollar una hoja de cálculo que le permitiera rastrear los pasos siguientes de sus muchos clientes. Aunque algunos de estos ajustes la ayudaron a mejorar su rendimiento, su auto imagen permaneció intacta. Ella tenía dificultad para cambiar de marco. Y estaba segura de que su trabajo estaba en peligro. Tenía razón en parte. Finalmente el director la sacó de su cargo en administración de casos. Ella esperaba reasignación,  un posible descenso de categoría a una posición administrativa.

Luego de varias conversaciones en las cuales discutimos cuál sería el trabajo ideal para ella, Janet decidió proponer una posibilidad de investigación a su antiguo director de departamento. Esto utilizaría su experiencia clínica y de investigación. Reportaría directamente al director y sería responsable de publicar el reporte. El director aceptó su idea.

En este nuevo rol, sus hábitos de trabajo mejoraron drásticamente. Logró enfocarse y ser productiva. Experimentó el éxito haciendo algo para que tenía pericia. El trabajo lo hacía de manera más natural que el trabajo previo de reporte minucioso de datos. Ahora podía utilizar habilidades que tenían que ver con investigar, escribir y pensar. El cambio de rol y de entorno le permitió considerar qué podía hacer bien en vez de qué no podía hacer bien.

Gracias al cambio de marco, una cuerda de posibilidad fue lanzada al horizonte para Janet, Bob, Gillian Lynne, Mick Fleetwood y Thomas Edison. Sostenida por la fuerza combinada de comprensión de talento, pasión y debilidad, la línea conectó a estos individuos con sus respectivas metas.

Sin el cambio de marco, el mundo se habría privado de más de 1000 innovaciones y del arte de producciones coreográficas como Cats. No existirían albumes de Fleetwood Mac para entusiasmar a los fans. Los beneficiarios de las investigaciones de Janet se habrían privado de importante información. Los futuros empleadores no se beneficiarían del ingenio de Bob o él estaría encerrado en un ciclo de tareas múltiples que él no podría seguir. Él y su familia, igual que los demás, sufrirían el impacto de un potencial mantenido a oscuras y encerrado por una perspectiva inadecuada. De esta manera, el cambio de marco demuestra ser un proceso crucial que ayuda a aprovechar su potencial a los  individuos que operan fuera de las líneas de la norma.

REFERENCIAS
– Baldwin, N. (1995). Edison: Inventing the century. Hyperion. New York.
– Robinson, K. (2009). The element. Viking. New York.
– Reiff, H. Geber, P, and Ginsberg, R. (1997). Exceeding expectations: Successful adults with learning disabilities. PRO-ED, Inc. Austin, TX.
– Shahar, T.B. (n.d.) A question of focus. Retrieved on 11/30/2009 from Tal Ben Shahar’s website:
http://talbenshahar.com/index.phpoption=com_content&task=view&id=27&Itemid=40
– Zander, R.S. and Zander, B. (2000). The art of possibility. Penguin. New York.

__________
*Ose Schwab es coach de TDAH. Ella trabaja con estudiantes y adultos con este trastorno y brinda asesoramiento a parejas, pequeñas empresas, organizaciones, individuos y familias. Ose participa activamente en el campo del coaching y tiene especial interés en las bases teóricas del Coaching para el TDAH.

La versión original en inglés puede leerse en el siguiente enlace:
http://www.deficitdeatencionperu.org/principal/the-power-of-reframing.html

El coaching educativo
Beatriz Duda y Maya Echegaray

El coaching es una disciplina que, mediante preguntas, busca que las personas:
1.    Identifiquen sus fortalezas.
2.    Logren una mejor conciencia de los aspectos a mejorar.
3.    Trabajen con metas.
4.    Desarrollen responsabilidad.

Todo esto se obtiene con un seguimiento adecuado y con mucha motivación a la persona durante el proceso.

En los años ochenta del siglo pasado, el coaching comienza a tener amplia aceptación en los Estados Unidos, desarrollándose en particular en el ámbito empresarial y educativo. Esta última modalidad también se está desarrollando en los países latinoamericanos. En nuestro medio, desde el 2005, la Asociación Peruana de Déficit de Atención viene implementando este tipo de coaching, siendo pionera en esta materia.

La pregunta es: ¿cómo llevarlo a cabo? Las respuestas son varias, pues entendemos el coaching educacional en dos niveles:

Primer nivel: el coaching como herramienta de comunicación eficaz.
El coaching es una herramienta de comunicación eficaz que se debe dar entre los distintos actores en la relación educativa. Por un lado, desde la dirección del colegio hacia su personal administrativo y docente; por otro lado, desde ambos hacia los padres de familia y desde los docentes hacia los alumnos.

Las cualidades básicas que estos actores deben desarrollar para lograr una comunicación positiva son las siguientes: saber escuchar, tener buena disposición, estar motivados, usar la metodología básica del coaching (teniendo presente el buen manejo del lenguaje verbal, la emocionalidad y la corporalidad).

Los profesores son, en este nivel, una pieza muy importante, convirtiéndose en facilitadores del aprendizaje de sus alumnos, respetando su individualidad y apoyándolos en el desarrollo de su potencial.

Segundo nivel: la implementación de una oficina de coaching en el colegio.
Esta oficina requerirá una campaña de sensibilización sobre el tema, de manera que se motive a los alumnos a recurrir al coach (sabiendo que hay absoluta confidencialidad) para resolver sus problemas de cada día, que afectan directamente su desempeño. En este espacio el alumno tiene la oportunidad de identificar su meta, buscar la manera de lograrla y activarse para lograr el cambio, todo ello con el seguimiento y aliento constante del coach.

Hay que tener presente que es frecuente que el alumno solicite en un inicio ayuda para un  problema del momento, y luego decida trabajar otros temas con su coach, que lo lleven finalmente a un cambio transformacional.

Los temas a trabajar son básicamente: tomar conciencia, asumir la responsabilidad de las propias decisiones, el crecimiento personal y académico, el manejo de las emociones, la activación para lograr el cambio, el manejo del tiempo, el esfuerzo sostenido, el automonitoreo y la adaptación a las normas del centro educativo.

Desde esta oficina se realiza el coaching individual (con alumnos de secundaria), el coaching grupal (con alumnos de primaria) y el peer coaching (programa de formación a alumnos de secundaria que deseen asumir el rol de amigo/coach con un compañero).

El coach, o los coaches, a cargo de este espacio deben tener la formación profesional en coaching y será mejor si tienen la formación en coaching de TDAH (Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad), ya que en todo centro educativo, sea escolar o universitario, hay una población significativa que presenta estas características.

Reflexiones
Los chicos con TDAH suelen necesitar más oportunidades. Por ello es bueno que los adultos a su alrededor desarrollemos:
– flexibilidad (empecemos cada día en cero, sin recordar los momentos difíciles del día anterior)
– sentido del humor (que ayude a ver la situación de manera más objetiva: no es el fin del mundo)
– creatividad (buscar QUÉ podría ser efectivo con el alumno en el que nada parece funcionar; no nos demos por vencidos, pensemos en soluciones posibles)

Todas las personas respondemos bien a los halagos, nos ayudan a incrementar la confianza en nosotros mismos. Los chicos con TDAH, al tener generalmente más momentos de frustración, necesitan casi como el aire una mirada positiva. Los podemos ayudar mediante:
– una mirada humanista (todos podemos aprender y cambiar)
– un lenguaje positivo (estando atentos a lo que decimos, de qué manera lo decimos, y qué expresa nuestro lenguaje corporal)

EL TRABAJO EN EQUIPO HACE LA DIFERENCIA
El tratamiento efectivo de un chico con TDAH requiere de varias personas comprometidas a su alrededor.
– Busquemos aliados en los padres de familia y profesionales que estén trabajando con el alumno.
– Conversemos los profesores para encontrar juntos una estrategia.
– Informémonos: www.deficitdeatencionperu.org

Testimonio
Cuando en la primera sesión con mi coach, ella me invita a pensar sobre mis cualidades positivas, me di cuenta de mi incapacidad para encontrarlas. Solo podía pensar en todas las expresiones que siempre me dije y que muchos me dijeron sobre lo que “yo no sabía hacer” o “sobre lo mal que hacía” la gran cantidad de encargos y tareas que me daban. Tengo 36 años de edad y siempre he sentido que servía para poco, y que ese poco solo lo conocía yo, nadie más, nadie más parecía darse cuenta de las cosas que sí hacía bien o del mucho esfuerzo que ponía para ello.

Esto, entre otras cosas, me ayudó a que cada año me sintiera peor. Comenzaba muchas cosas y no concluía nada, ni mis estudios profesionales. Gracias a Dios conocí a un hombre maravilloso que me viene acompañando en este camino espinoso, y quien me ha ayudado a no terminar de claudicar en mis esfuerzos por lograr lo que hasta ahora no logro. He pasado por tiempos de mucha desazón, y últimamente tengo pensamientos muy negativos debidos a no entenderme a mí misma, a no entender por qué aunque desea lograr algo, lo abandono a medio camino. Solo una señal me podía salvar: leer un artículo en el periódico sobre el trastorno de déficit de atención. Esto hizo que una luz muy remota apareciera en el espectro de mi mirada, hizo que el último halo de fuerza que tenía oculta apareciera para activarme. Entré a una página web que me dio luces sobre muchos temas que encontraba en mí.

Así fue que aparecí en un consultorio médico y fui derivada a una coach, antes de poder iniciar el tratamiento medicamentoso. El acudir a la primera sesión de coaching fue realmente revelador, fue una descarga emocional de tal magnitud que hasta ahora (dos semanas después) sigo procesando. Hace una semana que inicié el tratamiento con medicación y estoy aún sorprendida de seguir descubriendo tantas cosas en mí que se deben al TDAH.  Lo mejor de todo es que lo puedo compartir sin reserva alguna con alguien! Tengo a alguien que me comprende! Que me alivia, que sabe de qué le estoy hablando sin ser juzgada, sino más bien acompañada!

Sé que el coaching es un trabajo con metas, es una oportunidad de cambio; sin embargo en esta primera etapa, mi coach me ayuda a informarme sobre el déficit de atención y a comprenderme a mí misma de una manera más amable y positiva, pues me doy cuenta de que muchas de las cosas que no comprendía tienen un nombre y pueden ser trabajadas. Me siento aliviada, comprendida y agradecida a la vida por darme esta oportunidad de aprender a mirarme diferente, a quererme más y a emprender cambios.

Aún no sé con precisión qué vendrá, pero lo que sí sé es que el mañana se vislumbra con mucho trabajo y sobre todo con un antes y después. Con un nuevo mañana.

Noticias y enlaces

Conferencia: Validez del Coaching educativo

El sábado 12 de junio la coach norteamericana Ose Schwab vendrá, invitada por el APDA, a dictar una conferencia sobre el coaching en el ámbito escolar. Como parte del mismo evento habrá una Mesa Redonda con diversos profesionales expertos en el TDAH.

Curso-taller de Coaching para el TDAH
El martes 09 de marzo se iniciará un Curso-taller de coaching para el TDAH dirigido a padres de familia y profesionales. Para mayor información escribir a beatriz@deficitdeatencionperu.org o llamar al 980-090-855.

Próxima publicación de libro sobre coaching en la escuela
En abril saldrá a la venta el Manual de Coaching para la Escuela Primaria, publicado por el APDA. El texto presenta numerosas dinámicas para trabajar algunas características comunes en los niños con TDAH.

Mesa Redonda sobre TDAH en el Hospital Cayetano Heredia
El miércoles 10 de febrero del 2010, en la reunión del mediodía del departamento de pediatría del Hospital Cayetano Heredia, se efectuó una mesa redonda sobre el TDAH; en ella participaron el Dr. Armando Filomeno, neurólogo asesor del APDA, el Dr. Daniel Guillén, neuropediatra, y la Dra. Guisela Campos, psiquiatra de niños y adolescentes.

Charlas del APDA en Arequipa
El viernes 6 de noviembre del 2009 Beatriz Duda, presidenta del APDA, dictó dos charlas sobre el TDAH. La primera estuvo dirigida a profesoras y psicólogas del colegio Peruano Alemán Max Uhle:
http://www.maxuhle.edu.pe/es/niveles/kinder07_11.php
La segunda fue para un grupo de excelentes madres y padres de familia de diversos colegios de Arequipa y se realizó en el Instituto del Sur.


Curso sobre el TDAH en Arequipa

El jueves 5 de noviembre del 2009 se efectuó el Curso “Visión integral del TDAH”, en el Hotel Libertador de Arequipa, como parte del Congreso de la Sociedad Peruana de Neurología. En él participaron Beatriz Duda con el tema Coaching para el TDAH y el Dr. Armando Filomeno con el tema Terapia medicamentosa en el TDAH.

Boletín electrónico n° 23 (12 de julio del 2009)

Asociación Peruana de Déficit de Atención
12 de julio del 2009

Editorial
Protección legal básica para las personas con TDAH y otras discapacidades en los Estados Unidos: lecciones y limitaciones:
Matt Cohen, J.D. (USA)
Testimonio: Reflexiones de una maestra sobre el reconocimiento, diagnóstico y tratamiento del TDAH: Sheila Moody
Noticias y enlaces: seminario en septiembre, venta de libro, video sobre coaching para el TDAH, pensamiento en red, entrevista en la TV.

Editorial
Estimados amigos,

Con el propósito de seguir buscando apoyo legal para las personas con TDAH en nuestro país le pedimos al Dr. Matt Cohen que nos relate lo que sucede al respecto en los Estados Unidos; agradecemos su valioso aporte.
También agradecemos a la educadora Sheila Moody, quien nos muestra cómo se viven, desde el aula, las características del TDAH y el importante rol que deben ejercer los maestros.
A quienes tengan cómo llegar a algún congresista, les pedimos nuevamente su apoyo para salvar, del olvido y del archivo, el proyecto de ley a favor de quienes tienen TDAH en el Perú:
http://www2.congreso.gob.pe/Sicr/TraDocEstProc/TraDoc_condoc_2006.nsf/PorLey/02093/$FILE/02093.PDF
Los saludamos y les deseamos buenas fiestas patrias!

Beatriz Duda
Presidenta APDA

Protección legal básica para las personas con TDAH y otras discapacidades en los Estados Unidos: lecciones y limitaciones
Matt Cohen, J.D.*

En las décadas de los años cincuenta y sesenta del siglo pasado, el movimiento de los derechos civiles presentó desafíos a la discriminación basada en la raza, a través de una combinación de demandas en los tribunales y esfuerzos por promulgar protecciones a los derechos civiles, tanto a nivel nacional como en cada estado. Como estas actividades llevaron a un mayor reconocimiento de los derechos de las minorías raciales, la comunidad de discapacitados se movilizó buscando protecciones similares para las personas con discapacidades. Tres leyes fundamentales han proporcionado protección a los niños y adultos con TDAH: la Sección 504 de la Ley de Rehabilitación de 1973, la Ley de Educación de Individuos con Discapacidades de 1975 y la Ley de Norteamericanos con Discapacidades de 1990. Sin embargo, como en el caso de las protecciones legales logradas por la comunidad afroamericana, las protecciones legales garantizadas a las personas con discapacidades han sido solo un éxito parcial.

La primera protección legal importante adoptada en beneficio de las personas con discapacidades fue la Sección 504 de la Ley de Rehabilitación de 1973. La Sección 504 prohibía la discriminación basada en la discapacidad y requería que a las personas con discapacidades se les proporcionaran “adaptaciones razonables” que les permitieran participar en igualdad de condiciones en los programas cubiertos por la ley. Sin embargo, la Sección 504 solo se aplicaba a organizaciones o programas que recibieran fondos del gobierno de los Estados Unidos. Esto incluía a los gobiernos estatales y locales, y a las instituciones que recibían subvenciones o contratos federales. Por ejemplo, los colleges y universidades privados que reciben subvenciones federales para apoyar investigaciones o programas de entrenamiento están cubiertos por la Sección 504. Sin embargo, la Sección 504 no proporcionaba protección a las personas con discapacidades en la mayor parte de los ámbitos de la vida, como vivienda, empleo privado o participación en organizaciones comunitarias.

La Sección 504 proporcionaba protección a cualquier persona con algún impedimento físico o mental que limitara sustancialmente una actividad importante de la vida. Además, también protege a personas con un historial de discapacidad, tales como aquellas que han tenido una enfermedad grave de la que se han recuperado. También protegía a personas que se consideraban portadoras de una discapacidad, aunque no tuvieran en realidad una condición que diera lugar a un deterioro de una actividad importante de la vida. Por ejemplo, una persona que es VIH positiva pero que no tiene síntomas que hagan que se le discrimine, sobre la base de la percepción de que eran discapacitadas, aunque su condición no estuviera limitando sus actividades cotidianas.

Bajo la Sección 504, las personas con TDAH y otros trastornos neurobiológicos tenían derecho a protección puesto que el pensamiento era considerado una actividad importante de la vida. Sin embargo, muchas personas y muchos tribunales estaban menos dispuestos a hacer cumplir las protecciones de los derechos civiles a favor de las personas con TDAH y condiciones similares, porque no consideraban a estas discapacidades como fáciles de diagnosticar o tan obvias como la ceguera, la sordera, el retardo o problemas físicos.

Al comienzo de los años setenta, una serie de demandas judiciales se enfrentaron a la incapacidad del sistema educativo de los Estados Unidos para proporcionar igualdad en la educación a los niños con discapacidades. Estas demandas se basaron en el requerimiento de la Constitución de los Estados Unidos de que todas las personas tienen derecho a igual protección de la ley y de que no pueden ser privadas de los derechos básicos sin el “debido proceso de ley”. El debido proceso incluye el derecho a ser informado de sus derechos, el derecho a participar en las decisiones sobre su vida, y el derecho a tener una revisión imparcial de las decisiones del gobierno o de los programas gubernamentales si se está en desacuerdo con la decisión, incluido el derecho a tener un abogado que lo represente y a que un juez imparcial revise las decisiones del gobierno. Dos importantes decisiones de los tribunales dictaminaron que los niños con discapacidades tenían el derecho a recibir una educación, a que dicha educación proporcione suficientes apoyos para que el niño se beneficie de la participación, a que dicha educación sea impartida en el ambiente apropiado menos restrictivo (con sus compañeros sin discapacidades tanto como sea posible), y a que a sus padres se les permita participar en todas las decisiones e impugnar las decisiones de la escuela mediante una audiencia imparcial de debido proceso si los padres están en desacuerdo con las decisiones de la escuela.

Como resultado de estas decisiones judiciales, el Congreso de los Estados Unidos promulgó una extensa ley que obligaba la provisión de servicios de educación especial a todos los niños identificados con discapacidades en las escuelas públicas. La nueva ley, llamada ahora Ley de Educación de Individuos con Discapacidades (LEID)** establecía que las escuelas públicas debían identificar a todos los niños en quienes se sospecharan discapacidades, efectuar evaluaciones exhaustivas y multidisciplinarias de los niños en quienes se sospecharan discapacidades, y proporcionar a todos los niños en quienes se hubieran establecido discapacidades una “educación pública adecuada y gratuita en el entorno menos restrictivo.” A fin de tener derecho a las protecciones legales, la ley mencionada exigía que el niño cumpliera con los criterios de una de las trece categorías de discapacidad reconocida por la ley. Sin embargo, el TDAH no estaba en la lista de las categorías. Durante muchos años hubo confusión sobre si los niños con TDAH estaban cubiertos por la ley.

En 1991, el Gobierno de los Estados Unidos decidió que el TDAH debía ser reconocido formalmente como cubierto por la LEID, para lo que se estableció que a los niños con TDAH se les podría proporcionar protección contra la discriminación en las escuelas públicas bajo la Sección 504 de la Ley de Rehabilitación. Sin embargo, lo que es aun más importante, el Gobierno Federal también determinó que el TDAH podría ser cubierto bajo la categoría “Otras Alteraciones de la Salud” de la LEID, que era una categoría amplia que proporcionaba cobertura  a personas con alteraciones de la salud tales como asma, diabetes, epilepsia y otros trastornos médicos. Aun así, ya que el TDAH no había sido reconocido formalmente dentro de la ley misma, muchas escuelas continuaron excluyendo de los servicios de educación especial a los niños con TDAH. Finalmente, como resultado de los esfuerzos de las organizaciones representantes de niños con TDAH, tales como el CHADD (Children and Adults with Attention Deficit/Hyperactivity Disorders), la ley fue enmendada en 1999 para incorporar formalmente al TDAH dentro de la categoría “Otros Con Salud Alterada”. Esto ha llevado a un mayor reconocimiento del derecho de los niños con TDAH a recibir los servicios y adaptaciones  adecuados de las escuelas públicas.

Las protecciones de la LEID y de la Sección 504 permiten a los niños con TDAH recibir mucho apoyos adicionales en la escuela. Estos pueden incluir instrucción especializada dentro de las clases regulares, participación en clases especiales cuando sea necesario, ayuda con las habilidades organizativas, tiempo extra para tareas de la casa y para completar exámenes, ubicación preferencial en el salón de clase, posibilidad de dar examen en un salón tranquilo, supervisión para la administración del medicamento en la escuela, o aun, para niños con necesidades severas la posibilidad de que un adulto pueda asistirlo en clase (aunque esta es una ayuda más difícil de obtener). Los niños con TDAH también pueden ser elegibles para el desarrollo de un Plan de Intervención Conductual, dirigido a ayudarlos a aprender comportamientos positivas y apropiadas, y para exponer los pasos terapéuticos a tomarse si tienen problemas de conducta. Aunque los niños con TDAH pueden ahora recibir muchos servicios y apoyos útiles dentro de las escuelas públicas, muchas escuelas siguen siendo escépticas con respecto al TDAH como trastorno, o renuentes a implementar plenamente las exigencias de la ley con respecto a los niños con TDAH. Los padres continúan teniendo que luchar para asegurarse de que sus hijos sean evaluados y diagnosticados adecuadamente y que se les proporcionen los servicios y modificaciones apropiados.

La Ley de los Norteamericanos con Discapacidades (LND) de 1990 amplió la protección de los derechos civiles de las personas con discapacidades en todas las áreas de la vida en los Estados Unidos, incluyendo servicios y empleos gubernamentales y dentro de compañías e instituciones privadas. Las definiciones de discapacidad bajo la LND son las mismas que bajo la sección 504 de la Ley de Rehabilitación. Lamentablemente, hubo oposición a la fuerza y amplitud de esta ley en los tribunales. Muchos tribunales interpretaron esta ley en forma muy restringida, aduciendo que muchas personas con discapacidades, particularmente aquellas con TDAH y otras discapacidades “invisibles” no podían acogerse a la protección de la ley. Fue especialmente preocupante que la Corte Suprema de los EE.UU. sostuviera que si una persona con discapacidad usaba una “medida mitigante”, o dispositivo de corrección o ayuda para compensar la discapacidad, y la medida correctiva le permitía funcionar de una manera más típica, ya no tendría derecho a la protección de la ley. El uso de medicación estimulante era un ejemplo de una medida mitigante que hacía que la persona no estuviera protegida. Felizmente, esta extraña e injusta disposición fue anulada recientemente por el Congreso de los EE.UU., que revisó la ley en el 2008 para permitir que la medidas mitigantes no impidieran a una persona el derecho a la protección por la LND y otras leyes de discapacidades. De hecho, el Congreso expandió la definición de discapacidad al dejar en claro que un impedimento físico o mental incluye problemas en el pensamiento, en la concentración o en prestar atención.

Bajo la LND, los adultos con TDAH tienen derecho a razonables adaptaciones en el empleo, incluyendo aspectos como ambientes tranquilos, ayuda en la organización y reasignación en el trabajo a tareas que proporcionen más estructura o expectativas claras. Esta ley también proporciona más protección a las personas con TDAH cuando dan exámenes de admisión a las universidades, las ayuda con la organización y las adaptaciones en los exámenes en la universidad, y en los exámenes para recibir licencias profesionales.

Los derechos de las personas con TDAH y otras discapacidades son ahora más fuertes de lo que eran hace 30 años. Se ha avanzado mucho en cambiar las actitudes de la gente en la comunidad  con respecto a las discapacidades en general y al TDAH en particular. Sin embargo, muchas personas siguen siendo objeto de prejuicios manifiestos u ocultos, o de discriminación, debido a sus discapacidades. Aun ahora, muchas personas con TDAH tiene dificultad para conseguir el apoyo que necesitan de sus familias, amigos y empleadores. El movimiento por los derechos de los discapacitados ha logrado el éxito obtenido, organizando apoyo político para que se promulgaran estas y otras leyes a nivel tanto local como nacional. El desarrollo de grupos de apoyo para ayudar a las personas con TDAH también proporciona una manera natural para que las personas con TDAH y sus familias se organicen con el fin de llamar la atención del gobierno sobre los problemas de discriminación y de atención inadecuada de salud. Las alianzas entre las personas con TDAH y los profesionales que les proporcionan tratamiento son importantes para producir cambios en las actitudes de la sociedad y para cambiar las protecciones legales. Al cambiar las actitudes, es más fácil obtener protección legal. Al mismo tiempo, al entrar en vigor las protecciones legales fuerzan a muchas personas a ser conscientes de las necesidades y de los derechos de las personas con TDAH y otras discapacidades, a reconocer todo aquello con lo que ellas pueden contribuir a la sociedad y a ayudar en proporcionarles aceptación y protección legal. Los esfuerzos por cambiar las actitudes requieren de una educación sostenida de los profesionales, los políticos, los educadores y la comunidad. Los esfuerzos por cambiar las leyes requieren una planificación organizada y sostenida y la unificación de las personas interesadas en estos temas con el fin de obtener reconocimiento del gobierno.

Enlace al artículo original en inglés.

*Doctor en Jurisprudencia. N. del T.
**IDEA, siglas en inglés (Individuals with Disabilities Education Act). N. del T.
__________
Matthew Cohen es abogado experto en derechos de los discapacitados y en educación especial, en Chicago, Illinois, USA. Es expresidente del CHADD (Children and Adults with Attention Deficit/Hyperactivity Disorder) y miembro fundador de la junta del Council of Parents, Attorneys and Advocates, un grupo de defensa de los derechos de los discapacitados. Dicta conferencias con regularidad, en los Estados Unidos y en otros lugares, sobre temas de discapacidad y escribe frecuentemente sobre estos tópicos. Es autor de un libro recientemente publicado: A Guide to Special Education Advocacy – What Parents, Advocates and Clinicians Need to Know, Jessica Kingsley Press, 2009. Además, tiene TDAH y es el padre de un niño con TDAH.

Monahan & Cohen Attorneys at Law, 55 W. Monroe St., Suite 3700, Chicago, Il.  60603,
312-419-0252, mdcspsedlaw@earthlink.net, www.monahan-cohen.com

Reflexiones de una maestra sobre el reconocimiento, diagnóstico y tratamiento del TDAH
Sheila Moody

Decidí seguir mi vocación de maestra hace exactamente 20 años y, créanme, no me arrepiento de ello; cada día que vivo disfruto lo que hago, pero si miro hacia atrás puedo darme cuenta de cuánto han cambiado las cosas, especialmente la visión y la misión que tenemos las maestras. Hoy en día nos enfocamos más en ser formadoras de vidas, no solamente a nivel cognitivo sino de seres en quienes debemos aprender a reconocer sus grandes habilidades… en ese camino me encuentro. Hoy quiero contarles mi testimonio a aquellas maestras que se inician y a aquellas que aún no saben quiénes nos necesitan, de verdad, en esta gran labor. Deseo ayudarlas a aprender a ver los pequeños detalles de los grandes detalles.

Cuando me inicié como maestra de educación inicial, era inexperta… me di cuenta de que uno aprende en el aula al lado de los niños… ellos son los que te enseñan. Recuerdo una anécdota: le pedí y exigí a la directora tener pocos niños en el aula. Pero además de eso, deseaba escoger a “los mejores”, claro está, para no tener mayores dificultades; siempre había uno que otro niño que daba más trabajo. Sin embargo, mi aspecto físico imponía respeto, me miraban de abajo hacia arriba y mi voz  era un gran recurso.

Luego fueron pasando los años y me di cuenta de que algunos de los niños que ingresaban a colegios muy conocidos retornaban a nosotros, pues no se acostumbraban a ese ritmo, sus problemas eran generalmente la conducta y el no rendir académicamente. Los padres regresaban por ayuda… preguntaban qué pasaba. En esas conversaciones que las maestras solemos tener al finalizar las labores diarias, comentábamos lo tremendo del día, cada vez nos sentíamos más cansadas, cada vez con mayores dificultades y, bueno, la culpa por supuesto la atribuíamos a los padres, al no poner límites, al no dedicarles suficiente tiempo a sus hijos. Iba en aumento el numero de niños que derivábamos a la psicóloga, pero no había avances y nosotras queríamos ver soluciones prontas.

En la institución donde trabajo, hace ya bastantes años que se abrió la primaria con una línea de enseñanza personalizada, y la mayoría de padres que a ella acudían, buscaban colegio para cambiar a sus hijos porque lo sugerían las maestras, quienes les decían que nosotros recibíamos niños con dificultades. Estos alumnos postulaban, pasaban la prueba de ingreso, académicamente no estaban mal, pero en el día a día nos dábamos cuenta de que los maestros terminábamos estresados, y muchos de los alumnos acababan agotados sin lograr resultados positivos.

Fue el año pasado que al matricularme en una especialización en modificación de conducta —a la cual le debo mucho— pude escuchar que esta situación era muy frecuente. La experiencia de nuestros profesores logró abrir la mente de muchas de nosotras. Allí escuché por primera vez el término del TDAH y comprendí tantas cosas que se relacionaron con mi experiencia de maestra. Una vez una profesora de la universidad nos dijo: nunca  empleen el término hiperactividad cuando se refieran a un niño inquieto, esto solamente puede ser definido por especialistas. ¿Pero qué especialistas?… me preguntaba…  y ahí quedó, pero no volví a emplear  el término.

De esta especialización, lo que más recordé fue el término hiperactividad y lo asocié a tantos… pero tantos alumnos que tuve y que tengo… especialmente a uno de ellos. Carlos, un niño de sexto grado que acababa de ingresar al colegio era impresionantemente inquieto, no podía permanecer ni un solo instante en su sitio, interrumpía la clase pues hablaba y hablaba, sus cuadernos eran totalmente desordenados, se olvidaba mil veces de sus cosas, en realidad no sabíamos cómo estudiaba. Sin embargo, era tremendamente hábil, cada vez que le preguntaban algo respondía bien… y sin  tener ningún apunte. Sus compañeros lo veían como un niño extraño, pero lo querían por su gran habilidad para actuar y hablar en público; increíblemente, captaba la atención de todos.

Fue entonces que me llegó una ficha de la psicóloga que estaba viendo a Carlos… la actual, pues había tenido muchas… había cambiado de muchos colegios. Recuerdo la ficha, hacía preguntas sobre características acerca de su conducta en el aula, por ejemplo si permanecía sentado o no, en realidad lo describía totalmente. Hoy Carlos ya no está con nosotros, sus papás se decidieron por un colegio grande… pero sé que Carlos nos extraña. Sé que Carlos tiene TDAH pero su papá no quiere medicarlo.

A los pocos meses el tema del TDAH nos llamó muchísimo la atención a mi hermana, educadora también, y a mí. A ella le debo su gran experiencia, ella fue quien indagó sobre el APDA y juntas recibimos el curso de coaching para el TDAH dirigido a padres y profesionales.

Repetirles con palabras lo que vivimos… créanme, si pudiéramos hacerlo lo haríamos… mis sentidos se agudizaron… y sobre todo mis sentimientos, el escuchar tan valiosa información, y sobre todo el escuchar los testimonios de padres de niños con TDAH que se preguntaban ¿dónde están los verdaderos maestros?… estamos cansamos de las amonestaciones, de las notas en la agenda… es algo tormentoso.

Me sirvió para darme cuenta de mi actual misión, y se los agradezco. Soy madre y quisiera que a mi hija la comprendieran con sus diferencias pero resaltando lo valioso que tiene… a ella y a muchos más no quisiera verlos etiquetados como niños problema sino que se produjera una maravillosa alquimia que convirtiera el plomo en oro. Les agradezco a aquellas familias que me ayudaron a sensibilizarme aun más y a aprender a mirar con los ojos del alma.

Este testimonio  es  para ustedes, maestras y maestros de vocación, pues tenemos la gran responsabilidad de aprender a actuar con amor. Hoy que me dedico junto a mi hermana a ser terapeuta en modificación de conducta y que realizamos talleres de habilidades sociales, podemos decirles que muchos maestros quieren ver resultados inmediatos. Imposible, todo toma su tiempo y se necesita un esfuerzo en común.

Los invito a sensibilizarnos, a asumir el reto y a hacer un acompañamiento a las familias de nuestros alumnos… aquellos que realmente nos necesitan… a darnos cuenta de que no solo la psicóloga debe encargarse de ello. Los invito a ser observadores agudos y a lograr un acercamiento con las familias… a lograr que nuestros alumnos sean derivados a profesionales capaces: psicólogos, neurólogos… que lleguen a un pronto y correcto diagnóstico, porque los maestros no podemos hacer diagnóstico, solo podemos observar y derivar. Es un tema que debemos tratar con sumo cuidado.

Luego debemos comprometernos, en base a las pautas dadas por los especialistas… debemos formar un equipo multidisciplinario, comprometiendo a nuestros directivos a realizar reuniones mensuales de trabajo, evaluando el trabajo docentes, padres y terapeutas, proponiéndonos metas nuevas mes a mes. De este modo podremos colaborar con los padres en la difícil decisión de la medicación… decisión que algunos asumen y otros se resisten a tomar por la desinformación que tienen. En realidad podemos decir quienes vemos el problema de cerca, que si realmente se realiza el trabajo de manera responsable se logra un gran cambio en el niño… nuestro alumno con TDAH diagnosticado y tratado estará en clase no solo físicamente sino de mente y podrá empezar a atendernos. Valioso, realmente.

El grupo de padres que prueba solo las terapias sugeridas por el profesional, mas no la medicación, ve que se hace más difícil el cambio, demora más y finalmente se desgasta la relación familiar, la comunicación y pueden aumentar los problemas de conducta.

Pero sepan que además de la medicación, además de las terapias, además de los talleres de habilidades sociales, debemos aplicar una terapia de amor, que sea ese el soporte emocional que tanto se necesita. Con amor todo se puede.

Me siento feliz ahora de acompañar a aquellas familias que muchas veces vienen en estado de crisis, a las madres que lloran, que piden un cupo en el colegio, que quieren ser escuchadas y comprendidas, muchas de ellas ocultando la verdad que ya saben… pues sus niños son marcados como los insoportables del colegio, a los cuales las maestras a veces herimos con palabras que los marcarán por el resto de sus vidas.

Hoy debemos actuar.. y rápidamente. Seamos los maestros que comprendemos y los maestros a quienes nuestros alumnos recuerden con cariño.

Actualmente, me encuentro formándome como Coach de TDAH en el APDA y mi compromiso va más allá de una gran responsabilidad. Si pudiera trasmitirles lo que experimento cada día, lo haría… solo les pido que lean, que se informen sobre el tema y abran los brazos para esperar lo que el señor nos dio como labor.

Ojalá que pronto seamos más los maestros que podamos cambiar el tema de conversación luego de las clases del día y compartir los grandes logros de nuestros chicos diagnosticados, pues entonces sí podremos comprender a estos alumnos, que pasarán de ser un dolor de cabeza a ser una gran medicina para nuestra alma. Obremos.

__________
Sheila Moody es directora de la Asociación Educativa y Cultural Días Felices Villa Nova.

Noticias y enlaces

Seminario “El coaching en el tratamiento del TDAH”
Será conducido por la psiquiatra argentina Norma Echavarría, el sábado 12 de septiembre. En las próximas semanas les enviaremos información detallada al respecto, la que también aparecerá en la web del APDA: Enlace

Venta del libro del Dr. Armando Filomeno en las librerías Crisol y en Internet
El Centro Editorial de la Universidad Peruana Cayetano Heredia nos ha comunicado que el libro “El niño con déficit de atención o hiperactividad: cómo pasar del fracaso al éxito” también está a la venta en todas las librerías Crisol de Lima y de provincias. El libro puede adquirirse por Internet, desde provincias o el extranjero, en el portal de Libros Peruanos. Para información más detallada sobre todos los puntos de venta ver el siguiente enlace.

Sección COACHING en la web del APDA y video
En la web del APDA existe la sección COACHING, a la que puede accederse desde su página principal.
Sobre este mismo tema puede verse un video en YouTube elaborado por el APDA:
http://www.youtube.com/watch?v=5bJLf3RBEt4

Pensamiento en red
Enlace a un interesante artículo escrito por Manuela Tapia sobre el pensamiento en red.

Entrevista en televisión sobre el TDAH
El martes 9 de junio fue transmitida, por el canal FEM de Cable Mágico, una entrevista al neurólogo asesor del APDA. Si logramos obtener la autorización del canal, colgaremos la entrevista en YouTube; el enlace aparecerá en la sección noticias de la web del APDA.

Boletín electrónico n° 22 (31 de marzo del 2009)

Asociación Peruana de Déficit de Atención
31 de marzo del 2009

Editorial
Dolores… Soledad… Consuelo… el TDAH en las mujeres
:
Dra. Doris Ryffel-Rawak (Uruguay-Suiza)
La ansiedad y su tratamiento cognitivo conductual: Lic. Patricia Flores
Testimonio: mujer adulta con TDAH nos cuenta sobre el inicio de su proceso de coaching.
Anuncios y enlaces: segunda edición de El niño con déficit de atención o hiperactividad: cómo pasar del fracaso al éxito; curso-taller de coaching; nota en la revista Somos; taller para adultos con TDAH.

Editorial
Estimados amigos: nuestro primer boletín del año 2009 se centra en el trabajo con adultos que tienen TDAH, quienes cada vez son más conscientes de que deben trabajar sus propias características para repotenciar su desempeño, mejorar sus relaciones y ―en el caso de quienes tienen hijos― para apoyarlos eficazmente.

La psiquiatra uruguaya Doris Ryffel-Rawak, quien ejerce su práctica en Berna, Suiza, nos habla específicamente de las mujeres adultas con TDAH. La psicóloga Patricia Flores comparte su conocimiento sobre la ansiedad, problema que con mucha frecuencia se presenta en adultos con TDAH. En el testimonio, una mujer adulta nos relata cómo cambió su vida el diagnóstico preciso y el inicio del proceso de coaching. Agradecemos a las tres por compartir sus conocimientos y experiencia.

Deseamos a todos nuestros lectores muchos éxitos en sus labores, y a sus hijos un buen inicio del año académico.

Beatriz Duda
Presidenta APDA

Dolores… Soledad… Consuelo… el TDAH en las mujeres
Dra. Doris Ryffel-Rawak

“Me enamoré perdidamente…” dijo, no bien había entrado y tomado asiento en el consultorio, y yo para mis adentros pensaba ¿cuántas veces habré escuchado esta frase? Y continuó: “Hace 15 años estoy casada, tengo dos hijos varones, quiero a mi marido y a mis hijos los adoro, ¿cómo es posible?  Mi amante, sí, escuchó bien, es 12 años menor que yo, es todo tan irreal, a la vez me siento colmada y feliz cuando estoy con él y sufro cuando vuelvo a estar sola, no sé qué hacer…”.

30 años de experiencia clínica, 15 años con pacientes adultos con Trastorno por Déficit Atencional con o sin hiperactividad me enseñaron a tomar las cosas con mucha paciencia, escuchar e indagar con sutileza y perseverancia, hasta obtener un diagnóstico.

A continuación el testimonio o historial clínico de esta paciente: “Yo siempre fui la más traviesa de casa, mis hermanos eran mucho más tranquilos, casi siempre me tocaban a mí los cinturonazos de papá o las nalgadas de mamá.  No tengo recuerdos del kindergarten, en la escuela recuerdo que confundía las palabras, tenía problemas con las matemáticas y tuve maestros particulares por estas razones.  Me gustaban los deportes y las actividades fuera del salón de clase.  Recuerdo que en primero o segundo año escolar me gustaba robar cosas, ya fuera dinero o cosas brillosas que coleccionábamos en esa época, se burlaban de mí, lo dejé de hacer por un tiempo, pero después lo seguí haciendo, hasta la fecha, aunque no con mucha frecuencia… Siempre me decían que era líder pero la verdad es que nunca me lo creí, siempre buscaba ser aceptada por los demás.  En la escuela nunca fui muy aplicada, batallaba para sacar buenas notas, me costaba mucho recordar, me daba flojera estudiar y hasta hoy en día no me gusta leer y pienso que es una lástima. En mi adolescencia también me portaba mal y era muy rebelde, me gustaba andar con todo el mundo, tuve muchas experiencias sexuales, algunas no sé ni por qué, lo hacía.  Tanto en primaria, secundaria y preparatoria estaba al orden del día que mis padres fueran convocados por los profesores ya fuese por mi conducta o por mis calificaciones.  Mi personalidad es muy voluble, puedo ser muy cariñosa y sentimental por un lado, por el otro muy cruel y fría, no sé porqué soy así, con todos, incluyendo mi familia.  No soy muy paciente, soy nerviosa, me cuesta mucho trabajo estar quieta, concentrarme y cuando estoy enojada no escucho razones, soy muy impulsiva, me cuesta relajarme, me molesta sobremanera escuchar ruidos y lucho para dormir en las noches”.

Una historia típica de TDAH, una evaluación con cuestionarios específicos y una evaluación neuropsicológica se hicieron imperativos luego de las primeras entrevistas y como no era de esperar de otra forma, el diagnóstico también se vio confirmado por éstos.

Hace pocos días, un crimen terrible aconteció en una ciudad de Suiza: una joven de 16 años, Lucy, fue seducida con palabras halagadoras para hacer un foto-shooting por un hombre.  La joven viéndose ya por las pasarelas de moda internacionales accedió al pedido del hombre y fue asesinada brutalmente.

¿Qué tiene que ver una historia con la otra?  Desconozco los antecedentes de Lucy, pero aún así, puedo decir que seguramente se trataba de una joven con una autoestima muy baja, por lo cual fue una “presa” fácil para el asesino.

Quienes tratamos con clientes o pacientes con el TDAH, sabemos de la baja autoestima que padecen.  Luchan por ser aceptados, desean ser como cualquier otra persona pero dados los síntomas y las circunstancias sufren desde una temprana edad “nalgadas” de las madres, desprecios de compañeros y castigos por parte de profesores.  Sin un diagnóstico correcto, ayuda médica y psicológica, hombres y mujeres buscarán compensar sus deficiencias, de una forma que vuelve sus vidas aún más complicadas y socialmente inapropiadas.  Con otras palabras, un TDAH no diagnosticado conlleva experiencias negativas y éstas a su vez pueden dar lugar al desarrollo de:

a. falta de autoestima
b. reacciones emocionales erróneas
c. depresión crónica
d. abuso de alcohol o drogas y en las mujeres  abuso de medicamentos
e. tensiones y crisis en la pareja, familia y ámbito laboral

En las personas adultas, ya sean hombres o mujeres, la tasa de comorbilidades con un TDAH es de un 70%, esto significa que en la mayoría de los casos no existe un “simple” TDAH, sino más bien una combinación de dos o más trastornos psiquiátricos.

Por ejemplo: TDAH y depresión, TDAH y trastorno bipolar, TDAH y trastorno de ansiedad, TDAH y trastorno de obsesiones compulsivas.

Por lo antedicho se sobreentiende la gran importancia de una evaluación y un diagnóstico correctos, asimismo de un diagnóstico diferencial de las probables comorbilidades.

El proceso terapéutico es multimodal y consiste en general en una farmacoterapia, una psicoterapia y un coaching. Una amplia información sobre el trastorno debe preceder a toda terapia.

El especialista tomará en cuenta los síntomas cardinales, las posibles secuelas y las comorbilidades. Las razones para un tratamiento serán: el inminente riesgo de perder el empleo, aplazo de exámenes, temor de “volverse loco” por desasosiego interno, depresión crónica, falta de incentivos, estado de enfado continuo que conduce a un aislamiento social, hiperactividad marcada (comportamental y verbal), abuso de alcohol, drogas o medicamentos, temor permanente de una pérdida de la concentración, búsqueda de actividades temerarias con el peligro de auto agredirse e inestabilidad emocional con repercusión en el ámbito familiar y laboral.

La medicación y la psicoterapia mejoran los síntomas cardinales del TDAH, fomentan la autoestima y la estabilización emocional.  A menudo un coaching será además necesario para aprender a superar las exigencias de la vida cotidiana.  En las mujeres los temas centrales serán la educación de los hijos, el manejo de la casa y en lo posible una vida en pareja estable.

El coaching también ayuda a fomentar la atención, amoldar las emociones, fomentar la motivación y no olvidemos el fomentar esperanzas y aprovechar recursos.

Es nuestra responsabilidad como padres, profesores, psicólogos y médicos aceptar la existencia del TDAH, saber que se trata de un trastorno neurobiológico con una alta tasa de comorbilidades, especialmente en los adultos.  Siempre que escuchamos testimonios “muy especiales” debemos pensar en un posible TDAH. Tengamos en cuenta la alta sensibilidad de las personas afectadas y no dejemos pasar tiempo sin aconsejar a la persona que debe acudir a un profesional experto en la temática, de esta forma muchas desventuras y desgracias pueden ser evitadas.

Soledades*

Compartir contigo
tus soledades
hubiese querido.

Nos separaba un mundo,
existía otro
que compartimos.

Fue una ilusión,
me sentí débil e
incapaz,

frente a tí
no me fue ser
indiferente.

Tus soledades
transitadas
irrumpieron en mi vida.

____________________
La Dra. Doris Ryffel-Rawak es psiquiatra, psicoterapeuta y coach especializada en adultos con TDAH. Ejerce su práctica en la ciudad de Berna, Suiza. Es autora de varios libros sobre el tema; también es pintora y poeta. Correo electrónico:
doryffel@gmail.com

* Poesía del libro Sutilezas, de Doris Rawak, Editorial Linardi y Risso, Montevideo, 2008.

Enlace al cuadro “Angustia”, de la Dra. Ryffel-Rawak.

La ansiedad y su tratamiento cognitivo conductual
Lic. Patricia Flores

La ansiedad como reacción emocional normal ante la percepción de una amenaza o peligro real resulta adaptativa y nos ha permitido sobrevivir como especie desde la época del hombre primitivo. Al experimentarla presentamos una respuesta de alarma y de activación fisiológica que nos facilita tener conductas de huida o de lucha que cumplen una función de protección (ejemplo: la ansiedad que experimentamos ante un animal peligroso evita acercarnos a él y nos lleva a protegernos).

En ocasiones, sin embargo, la ansiedad deja de ser una emoción normal y útil, y se convierte en una emoción que impide que las personas tengan una respuesta adaptativa. Esta situación ocurre cuando las personas  experimentan una ansiedad desproporcionada con respecto a una situación determinada o una ansiedad innecesaria al no existir un peligro real e inminente. Este tipo de ansiedad se presenta como una respuesta intensa, frecuente y duradera, aparece asociada a sentimientos de indefensión y genera un impacto negativo significativo en las diferentes áreas de la vida (familiar, social, académica, laboral, etc.). En este caso estamos hablando de una ansiedad patológica o trastorno de ansiedad.

Las reacciones de ansiedad pueden ser provocadas tanto por estímulos externos (situaciones o hechos reales vividos por la persona) como por estímulos internos (pensamientos, ideas o imágenes mentales que son percibidos por el individuo como amenazantes y como que rebalsan sus recursos para hacerles frente). Muchas veces, es suficiente la presencia de evaluaciones cognitivas asociadas a peligro/riesgo (“estoy frente a una situación peligrosa o amenazante para mis intereses vitales”) y a indefensión (“no tengo los recursos para enfrentar satisfactoriamente esta amenaza”) para que aparezca la ansiedad.

Un trastorno de ansiedad rara vez se presenta solo, por lo general está acompañado de otro trastorno de ansiedad, de depresión, trastorno alimenticio, etc. Asimismo, cabe señalar que existen trastornos que muchas veces tienen una comorbilidad alta con los trastornos de ansiedad, tales como: el trastorno por déficit de atención con hiperactividad, los tics, el síndrome de Tourette, los trastornos adictivos, etc.

Síntomas de ansiedad
La ansiedad suele experimentarse a través de síntomas fisiológicos, emocionales, cognitivos, motores y conductuales.

Cuando existe un trastorno de ansiedad la presencia de estos síntomas es más abundante, intensa, frecuente y duradera, razón por la cual, suelen interferir significativamente en el funcionamiento de la persona que lo padece.

Componentes o dimensiones de los síntomas:

Fisiológicos
Alteración de la presión arterial (aumento o disminución), taquicardia, palpitaciones, sensación de opresión en el pecho, respiración agitada o entrecortada, sudoración excesiva, molestias digestivas (náusea, vómitos, dolor de estómago, diarrea, estreñimiento, etc.), nudo en el estómago, sensación de estrechamiento de la garganta, urgencia de orinar, temblor del cuerpo, dolor de cabeza, mareos, sensación de inestabilidad, tensión y dolor muscular, parestesias o sensaciones extrañas en el cuerpo (hormigueo, escozor, etc.), sequedad de la garganta o boca,  fatiga, hiper vigilancia o excesiva alerta,  y alteraciones en el sueño, en el apetito (generalmente aumenta el apetito) y en la respuesta sexual.

Emocionales
Angustia. Miedo. Temor. Inquietud. Agobio. Inseguridad.

Cognitivos
Pensamientos distorsionados e irreales (anticipación de peligros, percepción de falta de recursos para enfrentarlos, magnificación del peligro, percepción de falta de control, etc.). Dificultades en la atención, concentración y memoria. Dificultad para tomar decisiones. Dificultad para pensar con claridad y pensamiento desorganizado.

Motores y conductuales
Conductas de escape/huida y evitación. Conductas de ataque o agresivas asociadas a la desesperación por escapar. Impulsividad. Movimientos repetitivos,  torpes o sin una finalidad concreta (tics, rituales o manías, etc.) Tartamudeo. Hiperactividad o inquietud motora. Paralización. Comer en exceso o dejar de comer. Incremento en consumo de alcohol y de tabaco.

Los principales trastornos de ansiedad:

Trastorno de ansiedad

Ansiedad de separación
Trastorno de la infancia y adolescencia (antes de los 18 años). El paciente presenta una ansiedad excesiva al anticipar u ocurrir la separación del hogar y de la persona con la que tiene un mayor vínculo (generalmente la madre). Evita las situaciones de separación (ej: ir al colegio, los viajes, ir a reuniones solos, quedarse a dormir en otras casas, etc.). Suele indagar el paradero, hora de regreso y mantener contacto con la persona que tiene mayor vinculo mientras ocurre la separación (llamadas telefónicas, mensajes de texto, etc.). Teme que él y/o la persona con la que tiene un mayor vínculo vayan a atravesar situaciones peligrosas que potencialmente podrían separarlos para siempre: accidentes, enfermedades, asaltos, muerte, abandono, perderse sin poder retornar a casa o encarcelamiento. Dentro del hogar se niega a estar solo, se aferra a esta persona y se convierte en su “sombra”. Tiene problemas a la hora de acostarse (miedo a la oscuridad, no puede conciliar el sueño solo, se pasa a la cama de los padres y tiene pesadillas con contenidos relacionados a sus miedos de separación). Experimenta sentimientos de tristeza y nostalgia cuando está separado del hogar y de la persona con la que tienen mayor vínculo.
Duración mínima: 1 mes.

Trastorno de ataque de pánico
El paciente experimenta crisis recurrentes de angustia que surgen de manera brusca y repentina (sin una causa directa) y que suelen ir acompañadas de diferentes síntomas físicos (especialmente taquicardia, opresión en el pecho, sensación de falta de aire, inestabilidad, mareo o sensación de desmayo, parestesias y escalofríos). Se trata de una ansiedad aguda y extrema en la que el paciente piensa que se va a  morir, perder el control o “volverse loco”. Suele haber una preocupación persistente por la posibilidad de padecer nuevas crisis de angustia y por sus posibles implicancias o consecuencias temidas. Puede haber un cambio comportamental significativo relacionado con las crisis de angustia.

Este trastorno puede presentarse con agorafobia o sin ella.

Agorafobia
Angustia al encontrarse en lugares o situaciones en las que resulta difícil o embarazoso escapar o en los que resulte difícil pedir ayuda en caso presentara crisis de angustia (ejemplos: conciertos, cine, cuando está mezclado con la gente, viajar en auto, hacer colas, etc.). El paciente evita estas situaciones o demanda la presencia de una persona conocida y de confianza para enfrentarlas.
Duración mínima: 1 mes

Agorafobia sin historia de ataque de pánico
Existe temor a presentar síntomas similares a las crisis de angustia o de pánico (sin llegar a presentar ataques de pánico completos) en situaciones en las que se hace difícil escapar o pedir ayuda. No se cumplen los criterios diagnósticos del ataque de pánico.
Duración mínima: 1 mes

Fobias simples
Existe un temor persistente, que es excesivo e irracional, desencadenado por la presencia o anticipación de un objeto, actividad o situación específica. La exposición al estímulo fóbico provoca inmediatamente una respuesta de ansiedad. La persona evita la situación fóbica o la soporta experimentando una intensa ansiedad. Los estímulos fóbicos pueden ser: (a) animales (ej: pájaros, perros, arañas, insectos, etc.), (b) ambientales (alturas, tormenta, agua, etc.), (c) sangre/inyecciones/daño físico, situacionales (aviones, ascensores, lugares cerrados o abiertos, etc.) o (d) otro tipo (situaciones que pueden provocar atragantamiento, vómitos, enfermedades, y en el caso de los niños los sonidos intensos y personas disfrazadas como muñecos o payasos).
En menores de 18 años, la duración mínima es de 6 meses.

Fobia social
La persona tiene un temor intenso y persistente de enfrentar situaciones sociales en las que anticipa que va a tener un comportamiento humillante o embarazoso frente a personas que no forman parte de su entorno familiar. Anticipa reacciones de burla, crítica, rechazo y desaprobación. La exposición a las situaciones sociales provoca una respuesta de ansiedad inmediata. Estas situaciones son evitadas o se enfrentan experimentando mucha ansiedad o un malestar intenso.
En menores de 18 años, la duración mínima es de 6 meses.

Trastorno Obsesivo Compulsivo (TOC)
El paciente presenta obsesiones y compulsiones que interfieren de forma significativa en su vida diaria. Las obsesiones son pensamientos, imágenes o impulsos recurrentes, intrusivos, inapropiados y carentes de sentido. Las compulsiones o rituales son comportamientos repetitivos (ejemplo: lavarse las manos, ordenar, chequear, repetir una acción, etc.) o actos mentales (ejemplo: contar mentalmente, repetir palabras o frases en silencio, reemplazar un pensamiento o imagen por otra silenciosamente, etc.) que la persona considera que debe realizar, siguiendo ciertas reglas auto impuestas, para reducir la ansiedad generada por las obsesiones y/o para prevenir o revertir algún daño o catástrofe que pudiera producirse como consecuencia de los pensamientos obsesivos.

Los niños por su nivel de madurez difícilmente reconocen que sus obsesiones y compulsiones sean excesivas e irracionales.

El TOC la mayoría de las veces aparece de forma gradual, sin embargo hay casos de inicio agudo. Su curso suele ser crónico, con altas y bajas, y los síntomas suelen exacerbarse en situaciones de estrés.

Estrés Post traumático
El paciente presenta secuelas psicológicas desagradables después de la ocurrencia de un evento traumático relacionado a muerte o amenaza para su integridad física o la de los demás (ej: guerra, violación, accidente, etc.). Se caracteriza por: recuerdos persistentes del suceso traumático (imágenes, pensamientos o percepciones), sueños recurrentes relacionados a dicho suceso, sensación de que dicho evento está ocurriendo (revivir la experiencia, flashbacks, etc.), malestar psicológico y físico intenso al exponerse a estímulos internos o externos que simbolizan o recuerdan el evento traumático, conductas de evitación de estímulos asociados al trauma y embotamiento de la reactividad general de la persona (ej: reducción del interés o la participación en actividades significativas, sensación de desapego frente a los demás, restricción de la vida afectiva, etc.).
Duración: más de 1 mes.

Cuando los síntomas duran más de dos días pero menos de 1 mes se trata de un trastorno por estrés agudo.

Ansiedad generalizada
Ansiedad y preocupación excesiva ante una amplia gama de acontecimientos, situaciones o actividades. Al paciente se la hace muy difícil controlar este estado de constante preocupación.
Duración: más de 6 meses.

(Fuente: DSM–IV. Manual de Diagnóstico y Evaluación de los Trastornos Mentales).

Cabe señalar que, en los trastornos de ansiedad, suele ocurrir un círculo vicioso de ansiedad en la medida de que el paciente evalúa los síntomas de su ansiedad como peligrosos y como desbordantes de los recursos con los que cuenta para controlarlos o enfrentarlos. En estos casos el paciente genera una respuesta de ansiedad frente a su trastorno de ansiedad. Ejemplo: un estudiante que tiene fobia social y se encuentra haciendo una exposición delante de sus compañeros siente mayor ansiedad, mayor vulnerabilidad y activa más mecanismos de huida cuando se auto observa y presenta evaluaciones, tales como: “esto es terrible…estoy tartamudeando, mi cara se ha puesto roja, todos se han dado cuenta de que estoy nervioso, se van a reír de mí y yo no sabré qué hacer”.

Principales factores que predisponen a un niño o adolescente a desarrollar un desorden de ansiedad:

Es posible identificar dos grandes grupos de factores que predisponen a un niño o adolescente a presentar un trastorno de ansiedad:

1. Factores genéticos o hereditarios: un niño o adolescente que tiene familiares de primer grado que sufren algún desorden de ansiedad está predispuesto a presentar ese mismo problema de ansiedad como cualquier otro desorden de ansiedad.

2. Factores ambientales: un niño o adolescente también puede aprender a desarrollar un trastorno de ansiedad a partir de diferentes variables presentes en su entorno, siendo las más importantes aquellas que se relacionan con sus figuras paternas y ámbito familiar.

Las variables paternas y familiares que están asociadas a la aparición de un desorden de ansiedad en niños y adolescentes son:

Variables parentales y familiares

Exagerado control sobre el niño
Padres que no respetan la individualidad del niño. Dan poco espacio a la autonomía. Usan de forma exagerada las órdenes e instrucciones.

Sobreprotección
Padres que se manejan desde una postura de extrema cautela y precaución en ausencia de una causa real. A través de su conducta (verbal y no verbal) comunican los siguientes mensajes: “El mundo es peligroso, debes estar siempre alerta”, “No sabes cuidarte tú solo, necesitas de alguien que te cuide”, “cuidado, algo malo te puede pasar”, etc.

Modelos de ansiedad y reforzamiento de la evitación
Padres ansiosos que presentan conductas en las que destaca la evitación y el escape. Sus mensajes son: “si no sabes hacerlo, mejor no lo intentes”, “si tienes miedo, no lo hagas”, etc.

Pensamientos negativos y las expectativas de los padres acerca del niño
Padres con expectativas muy bajas (mensajes: “no eres capaz de hacerlo, no confío en ti”, “mejor lo hago yo”, “te lo dije, necesitabas ayuda”, etc.) o con expectativas muy altas/padres imposibles de complacer  (mensajes: “yo esperaba más de ti”, “yo sé que tú rindes más que esto”, “me has decepcionado”, etc.).

Excesiva calidez emocional y positivismo
Muchos padres pensando que ayudan a sus hijos dan los siguientes mensajes: “eres lo máximo”, “te mereces tener todo lo que quieres”, “no te preocupes, yo te lo consigo”, etc. Evitan frustrarlos y rara vez les dicen: “No”.  Cuando los hijos de estos padres ven que sus demandas no son satisfechas fuera del hogar sienten ansiedad (al ver amenazada su autoestima: “si no me lo da, significa que no soy valioso”) y luego sienten cólera (“no tiene derecho a hacerme esto, a negármelo”).

Rechazo y postura muy crítica
Padres que se comunican con sus hijos desde el lenguaje de la desaprobación, el enjuiciamiento, la crítica y el rechazo.

Ambiente familiar conflictivo o poco claro
Familias en la que prima el desacuerdo entre sus miembros (especialmente entre los padres), falta la armonía, hay agresión (verbal o física), hay poca diferenciación de roles, son familias desorganizadas, ausencia de límites claros, y los padres no acostumbran socializar o lo hacen muy poco.

(Fuente: María Luisa Reátegui (2005). Curso Terapia Cognitiva Conductual para niños, adolescentes y padres).


Tratamiento de los trastornos de ansiedad

Diversos estudios y la experiencia profesional han demostrado que el tratamiento más efectivo para manejar o superar un trastorno de ansiedad es aquel que está dado por la combinación de medicación prescrita por un médico psiquiatra (farmacología) y la terapia cognitiva conductual realizada por un profesional especialista en el manejo de trastornos de ansiedad.

Cuando se trabaja con niños y adolescentes que presentan trastornos de ansiedad es indispensable trabajar también con sus padres y maestros. Conviene involucrar a estas figuras cuidadoras desde el inicio del tratamiento y comprometerlos para que desempeñen el rol de “co- terapeutas” en casa y en el colegio. El paciente, al saber que está recibiendo ayuda y que se realiza un trabajo en equipo, logra sentirse más aliviado y optimista para superar su trastorno de ansiedad.

Dentro de la terapia cognitiva conductual existen diversas técnicas y herramientas que resultan muy efectivas al ayudar a las personas que padecen de un trastorno de ansiedad:

Técnicas y herramientas

Psico educación
Se brinda educación al paciente y/o a figuras cercanas en lo relativo a la ansiedad. Se busca darles información al respecto y sobre todo ayudarlos a entender el problema de ansiedad que presenta el paciente.
Expresar y liberar la ansiedad Se ayuda al paciente a expresar verbalmente su ansiedad y a utilizar recursos prácticos que lo ayuden a liberarla de forma adecuada: deporte, juego, arte, etc.

Técnicas de relajación y respiración
Se le enseña al paciente a distinguir entre tensión y relajación, y a desarrollar autocontrol de su ansiedad y síntomas físicos. Existe una variedad de técnicas de relajación. Demandan mucha práctica de parte del paciente para dominarlas.

Solución de problemas
Se ayuda al paciente a darse cuenta de que un problema tiene más de una solución. A generar diversas alternativas de solución frente a un problema, analizar los pros y contras de cada alternativa, aplicar las mejores alternativas de solución y evaluar el resultado obtenido.

Entrenamiento asertivo
Se enseña al paciente a desarrollar conductas asertivas (no pasivas ni agresivas) y habilidades sociales que lo ayuden a enfrentar adecuadamente una situación evaluada como peligrosa.  Muy útil en casos de fobia social y para saber pedir ayuda para enfrentar el problema de ansiedad.

Técnicas de distracción
Se busca que el paciente deje de enfocar su atención en la situación que percibe como amenazante/situación temida y mas bien la dirija a cualquier otro estímulo (externo o interno). Ejemplo: prestar atención al paisaje, a la decoración del lugar, contar, rezar, imaginarse situaciones agradables, planificar actividades, etc.

Entrenamiento en auto instrucciones
Se busca identificar los pensamientos negativos que tiene el paciente (pensamientos que fomentan su ansiedad y le impiden afrontarla) y reemplazarlos por pensamientos positivos que lo ayuden a enfrentar exitosamente su ansiedad.

Reestructuración Cognitiva
Se ayuda al paciente a tomar conciencia de la relación directa que existe entre sus  cogniciones (pensamientos y creencias) y sus emociones y conductas. Se le enseña a identificar pensamientos distorsionados y creencias irracionales responsables de su problema de ansiedad, a revisarlos o cuestionarlos para determinar su grado de lógica, validez y funcionalidad, y finalmente a cambiarlos por otras cogniciones que se ajusten a la realidad y lo ayuden a superar su problema de ansiedad. No es un simple reemplazo de pensamientos sino un cambio profundo y real de sus cogniciones.

Técnicas de exposición
Se fomenta que el paciente se exponga a la situación temida sin presentar conductas de escape ni de evitación. Al enfrentarlas tomará conciencia de que la ansiedad experimentada es irracional en la medida de que no se cumplen sus predicciones catastróficas (no ocurre nada peligroso ni que desborde su capacidad para enfrentarlo). Antes de aplicarlas se requiere haber entablado un vínculo de confianza entre terapeuta y paciente y haber trabajado otras técnicas de manejo de la ansiedad que utilizará durante la exposición. La exposición se puede hacer en vivo o imaginaria, asimismo puede ser gradual o no gradual.

Finalmente, cabe señalar, que la terapia es un proceso de cambio que demanda mucho esfuerzo y compromiso no sólo del profesional sino sobre todo de parte del paciente y de sus figuras de apoyo. Con la terapia cognitiva conductual es posible ayudar al paciente a desarrollar un manejo adecuado de su ansiedad en un corto plazo (los resultados se observan en los primeros dos meses), sin embargo, requiere que el paciente practique en su vida cotidiana las diferentes estrategias y herramientas aprendidas en consultorio para asegurarnos un éxito sostenido del tratamiento.

____________________
La psicóloga Patricia Flores Figueroa se desempeña como psicoterapeuta cognitiva conductual (niños, adolescentes y adultos)  y como life-coach profesional (coaching para padres y personas adultas).
Teléfonos: 448 – 9383, 9 – 9737 – 4504 y 405*2048 (Nextel).
Correos electrónicos: florespg@yahoo.com, florespgcoach@gmail.com
Blog: www.coaching-innovation.blogspot.com

Testimonio

Cuando en la primera sesión con mi coach, ella me invita a pensar sobre mis cualidades positivas, me di cuenta de mi incapacidad para encontrarlas.  Estaba llena de todas las expresiones que siempre me dije y muchos me dijeron sobre lo que “yo no sabía hacer” o “sobre lo mal que hacía” la gran cantidad de encargos y tareas que me daban. Tengo 36 años de edad y de saber que servía para poco, y ese poco solo lo conocía yo, o mejor dicho creo que lo conocía, nadie más.

Esto, entre otras cosas, me ayudó a que cada año me sintiera peor. Todo comenzaba y nada concluía, ni mis estudios profesionales. Gracias a Dios conocí a un hombre maravilloso que me viene acompañando en este camino espinoso, y quien me ha ayudado a no terminar de claudicar en mis esfuerzos por lograr lo que hasta ahora no logro. He pasado por tiempos de mucha desazón, y últimamente de pensamientos muy negativos por no entender mi existencia en este mundo.  Solo una señal me podía salvar: leer un artículo en el periódico sobre el trastorno por déficit de atención.  Esto hizo que una luz muy remota apareciera en el espectro de mi mirada, hizo que el último halo de fuerza que tenía oculta apareciera para activarme y entrar a una página web que me dio luces sobre el tema y la manera de buscar ayuda.

Así fue que aparecí en un consultorio médico y fui derivada a una coach, antes de poder iniciar el tratamiento medicamentoso. El acudir a la primera sesión de coaching fue realmente revelador, fue una descarga emocional de tal magnitud que hasta ahora (seis semanas después) sigo procesando. Hace cuatro semanas inicié el tratamiento con medicación y estoy aún sorprendida de seguir descubriendo tantas cosas en mí que se deben al TDAH. Lo mejor de todo es que lo puedo compartir sin reserva alguna con alguien! Tengo a alguien que me comprende! Que me alivia, que sabe de qué le estoy hablando sin ser juzgada, sino más bien acompañada! Y esa persona es mi coach.

Su presencia me ha ayudado a poder aceptar mis síntomas, a tomar conciencia que solo yo puedo ayudarme, y que debo buscar la ayuda correcta. En este camino también descubrí que mi marido también es TDAH, él sigue su tratamiento. Esto ayuda a que podamos reconstruirnos y compartir lo que este nuevo conocimiento significa en nuestras vidas. Será necesario un tiempo más de acompañamiento, ya que ver la vida de una misma con otros lentes resulta todo un descubrimiento, no solo de lo externo sino de las capacidades de cada uno.

Aún no sé qué vendrá, pero lo que sí sé es que el mañana se vislumbra con mucho trabajo y sobre todo con un antes y después. Con un nuevo mañana.

Anuncios y enlaces

Segunda edición del libro del Dr. Armando Filomeno.
Ya está a la venta la segunda edición actualizada y aumentada del libro El niño con déficit de atención o hiperactividad: cómo pasar del fracaso al éxito, editado por la Universidad Peruana Cayetano Heredia. Enlace a la carátula y a los puntos de venta.
El libro también puede ser adquirido desde el extranjero escribiendo a:
ceditorial@upch.edu.pe


37º Curso-Taller de Coaching para el TDAH
El martes 7 de abril del 2009 se iniciará el trigésimo séptimo Curso-Taller de Coaching para el TDAH. Para mayores informes escribir a:
apda@deficitdeatencionperu.org
 

Nota en la revista Somos
El sábado 21 de marzo apareció en la revista Somos del diario El Comercio (nº 1163), una nota sobre la segunda edición del libro del Dr. Filomeno, firmada por el Sr. Marcos Chumpitaz, quien hace una breve reseña del libro y lo recomienda.


Taller para adultos con TDAH
En el mes de mayo se iniciará un taller para adultos con TDAH, en el que se compartirán estrategias de manejo en diversas áreas.
Los interesados pueden escribir a: apda@deficitdeatencionperu.org