Otras áreas

The AD/HD Global Network – La Red Global del TDAH

Mark Brandtman y María Teresa Hill

La AD/HD Global Network (Red Global del TDAH) surgió a partir de las sugerencias e ideas proporcionadas por participantes a diversas reuniones internacionales de líderes de grupos de apoyo al TDAH, interesados en contar con un organismo que representara al TDAH en una plataforma mundial.
En una reunión de líderes realizada en el 2003 en Ámsterdam, se eligió un comité interino a partir de las recomendaciones y nominaciones de los representantes de quince países presentes. Los integrantes del Comité Organizador fueron seleccionados teniendo en cuenta la representación global y de género, así como la experiencia y capacidad de liderazgo demostradas en el TDAH. Dicho Comité tuvo a su cargo la organización, planificación y elaboración de la Red. Luego de varias reuniones, y del generoso apoyo de varias personas y entidades, la AD/HD Global Network se transformó en una realidad capaz de atender el desafío que enfrentan los individuos con TDAH, en todo el mundo.

En un primer momento se pensó que la Red funcionaría como una “organización de organizaciones”, con un régimen de membresías, pero luego se constató que esto presentaba varios problemas de difícil solución. En consecuencia, el Comité Organizador buscó consejo legal y estratégico a fin de indagar sobre otras alternativas, recibiendo la recomendación de constituir la Global Network como una organización sin socios miembros, ya que de esta forma se simplificaría la tarea y se podría cumplir de manera más eficiente con la misión, la cual estaría al alcance todos aquellos que lideran grupos de apoyo del TDAH, así fueran individuos u organizaciones, así pudieran asumir los costos o no.

Fondos
La AD/HD Global Network se financia con donaciones sin restricciones y otros fondos provenientes de fuentes privadas y públicas. No se le da preferencia a ningún patrocinador en particular, y por lo tanto, no se anticipa que puedan surgir conflictos de intereses al recibir fondos de firmas que hacen investigación, manufacturan o mercadean productos que ayudan a las personas con TDAH. La Junta Directiva es responsable ante los patrocinadores por el uso apropiado de los fondos, así como ante la comunidad de apoyo al TDAH en general.

Ética
La Junta Directiva revisó detenidamente los aspectos éticos de la defensa internacional del TDAH. Se acordó que todas las acciones de la Network serían transparentes y que en cada reunión se revisarían los aspectos éticos, para lo cual se elaboró una guía de las pautas éticas a seguir. El trabajo realizado por los miembros de la Junta Directiva es voluntario, aparte del reembolso por gastos y pérdida de ingresos.

Formalización
Una vez elaborada la plataforma y luego de tres años de consultas y reuniones, el 5 de junio del 2005 la AD/HD Global Network quedó formalmente registrado en los Países Bajos, como fundación sin fines de lucro en defensa de las personas que padecen déficit de atención. Seguidamente, fue registrado también ante la Cámara de Comercio de Holanda y está sujeto a la ley holandesa. La organización se constituyó con el propósito de trabajar en el ámbito educativo y científico, a fin de respaldar a las organizaciones y grupos de apoyo del TDAH de todo el mundo. La AD/HD Global Network inició su trabajo estableciendo una misión muy clara y fundamental:

Misión
La AD/HD Global Network existe para mejorar la calidad de vida de las personas que puedan estar afectadas por el TDAH, ya sea por padecerlo personalmente o por estar en contacto con quienes lo padecen.

Objetivos
A fin de cumplir con dicha misión, se establecieron los siguientes objetivos generales:

• Asegurar que el TDAH sea un trastorno reconocido y tratado en todo el mundo.
• Consolidarse como el centro de referencia y divulgación de información con base científica.
• Promover prácticas basadas en la evidencia en los campos de la medicina, la educación y el trabajo social.
• Brindar apoyo a quienes trabajan en pro del TDAH.
Formalizar y adoptar una Declaración Mundial de Derechos de las personas que padecen TDAH.

Proyectos
Dentro del programa de actividades proyectadas, se establecieron metas y tareas a corto, mediano y largo plazo, habiéndose concretado ya algunas de ellas.  Se estableció contacto con la Federación Mundial para la Salud Mental (World Federation for Mental Health – WFMH), quien brindó su apoyo y respaldo y aceptó colaborar con la Global Network en la formalización de la Declaración Mundial de Derechos de las personas que padecen de TDAH.

Tareas actuales
• Recabar información para la página web, así como establecer conexiones con otras páginas web relativas al tema.
• Desarrollar y mantener al día una lista de organizaciones de TDAH.
• Iniciar una campaña de relaciones públicas.
• Emitir un boletín informativo trimestral en diferentes idiomas.

La AD/HD Global Network está recién en sus comienzos. Un proyecto de tal envergadura conlleva innumerables desafíos y dificultades. No obstante, a paso lento pero seguro, se han ido sorteando dificultades y tomando las medidas necesarias para consolidar la organización en forma permanente. En una proyección de futuro, las organizaciones, grupos de apoyo e individuos relacionados con el TDAH tendremos a nuestra disposición un órgano de referencia, donde encontraremos las últimas noticias en materia de educación, investigación científica, evaluaciones, medicación y todo lo necesario para poder atender eficientemente a las personas con TDAH de nuestras respectivas comunidades. Asimismo, la AD/HD Global Network será el nexo entre las diversas organizaciones del mundo, brindando un espacio idóneo para la comunicación e intercambio de información y experiencias.

Proyectos futuros
El plan estratégico proyectado prevé la realización y desarrollo de las siguientes actividades:

• Promover y facilitar la comunicación e intercambio de información, ideas y experiencias entre las distintas organizaciones y grupos de apoyo.
• Estimular la realización de eventos, programas educativos, seminarios, talleres y conferencias.
• Apoyar la creación de nuevas organizaciones y grupos de apoyo en aquellos países o localidades donde se haya identificado la necesidad de contar con una organización de apoyo al TDAH.
• Tomar parte en actividades educativas y de apoyo a las comunidades médicas, científicas y de trabajo social, así como en actividades de apoyo a los sectores gubernamentales y legislativos y a todo el público en general, con el fin de asegurar que el TDAH sea un trastorno reconocido y tratado en todo el mundo.
• Promover la conducción de investigaciones médicas y científicas tendientes a obtener una mayor comprensión de las causas y bases científicas del TDAH.
• Apoyar las iniciativas de mejoras en el enfoque de los diagnósticos y tratamientos.
• Preparar, traducir y distribuir literatura científica y educativa concerniente a las causas, diagnóstico y tratamiento del TDAH.
Propiciar reuniones mundiales de apoyo al TDAH y oportunidades de entrenamiento.

Comunicaciones e información
Los miembros de la Junta Directiva acordaron que la Network debe proporcionar información cierta y verificable, basada en evidencia científica, y que la transparencia e imparcialidad son de capital importancia. La información proporcionada por la Global Network reflejará en todo momento reconocimiento y respeto hacia las diferencias culturales de todas las clases y grupos afectados por el TDAH. Acordaron además que todas las comunicaciones de la Network serían en inglés, aunque se tomarán los recaudos para poder brindar la información en más de un idioma. La Junta Directiva espera que a medida que se acelere el progreso y se complete la página web, aumentarán las comunicaciones y comenzará la red de información y entrenamiento.

Junta Asesora Profesional
A fin de garantizar el rigor científico de la información proporcionada por la AD/HD Global Network, se convocó a un grupo de reconocidos profesionales para integrar una Junta Asesora Profesional, entre los que se encuentran Russell Barkley —quien la preside—, Thomas Brown, Peter Jensen, Armando Filomeno, Rory McCarthy, Joseph Sergeant y Christopher Gillberg.

Junta Directiva
En el momento presente, la Junta Directiva de la AD/HD Global Network está integrada de la siguiente manera:
Presidente: Mark Brandtman, Australia
Vice Presidente: Mary Durheim, Estados Unidos
Tesorera: María Teresa Hill, Uruguay
Vocal: Esther Rohde-Koettelwesch, Alemania

Elecciones de los Miembros de la Junta Directiva
Bajo la ley holandesa y de acuerdo a los términos de la inscripción, los Miembros de la Junta Directiva permanecerán en ella por un período de tres años.  Cada mes de junio los miembros de la Junta deben renunciar y, si desean permanecer en la Junta por un año más, pueden ser reelectos. La Network está abierta a todos aquellos, individuos u organizaciones que se suscriban a sus objetivos.  Recibirá con agrado a las personas que deseen colaborar con el desarrollo de su misión.
Quienes se identifiquen con los siguientes criterios, pueden expresar su interés de formar parte de la Junta Directiva de la AD/HD Global Network:

• Ser reconocido como poseedor de conocimientos significativos acerca del TDAH, su tratamiento y manejo.
• Comprometerse a contribuir en forma continua con su tiempo personal, para comentar y revisar material referente a la Network.
• Tener disponibilidad para participar en conferencias telefónicas todos los meses.
• Asistir personalmente a dos reuniones por año, y
• Dado que el inglés es el idioma oficial de la Red, es esencial tener fluidez tanto en su forma oral como escrita.

Si bien la Global Network procura lograr una representación internacional equitativa del punto de vista geográfico y de género, esto no siempre será posible. La Junta Directiva considera que la capacidad de pensar “globalmente” es un requisito fundamental para quienes deseen ser candidatos.
La Junta Directiva de la AD/HD Global Network desea expresar su reconocimiento a todas aquellas personas y entidades que hicieron posible la realización de este proyecto.

_____________________
Mark Brandtman es Presidente de la AD/HD Global Network. María Teresa Hill es tesorera de la AD/HD Global Network y Presidenta del Foro Iberoamericano.
Correo electrónico de la AD/HD Global Network: networkadhd@hotmail.com

Artículo aparecido en el boletín electrónico nº 15 de la Asociación Peruana de Déficit de Atención (APDA), emitido el 25 de marzo del 2007.

Talleres para adultos con TDAH

Dra. Norma C. Echavarría

Trabajar en talleres es una modalidad implementada desde ya hace casi 10 años en el programa de tratamiento de pacientes con TDAH, como parte de las estrategias de mi estilo de abordaje del mismo en adultos y adolescentes.

Originalmente, los talleres se plantearon solamente como una modalidad de psicoeducación. Reunir a los pacientes y a sus familiares directos, para compartir explicaciones e información acerca del TDAH, fue el primer escalón del desarrollo del programa actual. Si bien reunirse en grupos para compartir generaba expectativas encontradas, los que llegaban a la primera reunión con desconfianza tenían dificultad en partir más tarde.

Surgen los talleres con la finalidad de acortar los tiempos del tratamiento; de facilitar la información a varios sujetos, disminuyendo el esfuerzo que generaba hacerlo en forma individual; y, además, de ajustar el costo de un tratamiento poco accesible de otra forma.

Allí nacen los intercambios de historias, que motivan una enorme reducción y alivio de los síntomas emocionales. Desde esa primera evaluación hasta hoy, han transcurrido muchas experiencias, algunas incorporadas, otras descartadas frente a la ausencia de resultados. Los talleres se fueron superando año a año, todos ellos fueron en cierta manera responsables de lo que hoy nosotros manejamos cotidianamente. Hace ya tres años sumamos a la estructura de nuestro abordaje, alguno de los enfoques del grupo del Dr. Safren, del Massachussets General Hospital, sumados a nuestro esquema y adaptando todo lo que fue incorporado a la cultura y sociedad hispanoamericana.

Hoy llevamos adelante diferentes grupos de talleres:

Talleres de Nivel I, donde consideramos necesaria la información psicoeducativa del trastorno, su base biológica y la posibilidad de comprensión de los síntomas en términos de la disfunción biológica o la adaptación para la “supervivencia emocional”.

Talleres de Nivel II, donde el eje está en profundizar el protagonismo de los participantes en el correcto y adecuado registro de sus emociones y conductas, y la puesta en marcha de los mecanismos necesarios para un más adecuado autocontrol.

Ambas modalidades tienen un tiempo acotado de trabajo y un número de integrantes limitado, pero en el segundo nivel los grupos son abiertos, pudiendo incorporarse nuevos integrantes, que ya hayan completado el primer ciclo. Eso permite abrir aún más el espectro de adaptaciones, en cuanto a una dinámica de grupo.

Talleres de Nivel III, que tienen autonomía temática, permitiendo así que el participante elija su concurrencia a los mismos en el caso de presentar el problema descrito o elija obviarlo en caso de no necesitar ayuda en ese tema, evitando así el aburrimiento tan característico que genera muchas veces el abandono de toda modalidad de trabajo.

La modalidad de trabajo en talleres ha permitido reunir más de una ventaja tanto para pacientes como para terapeutas.

Ventaja para los pacientes:

• Continuidad semanal, por un período de 90 minutos, lo que les permite un mayor aprovechamiento del tiempo, recurso de difícil manejo en pacientes con TDAH.
• La participación en grupos previamente seleccionados por quien está a cargo, de acuerdo a etapas y ciclos vitales, por mencionar uno entre varios otros criterios.
• La posibilidad de compartir en “situaciones especulares”, las vivencias que reconocen en otros casi en forma similar a las propias.
• Una manera muy cómoda de mostrar las características que en otros grupos ocultarían o dejarían debajo de una máscara, sosteniendo una falsa imagen de sí mismos.
• Una posibilidad de detectar, explicar, entender y desactivar, conductas y características comportamentales propias de las disfunciones ejecutivas que bien caracterizan a este trastorno crónico.
• La manera de modificación de las mismas se da en una circunstancia grupal donde el taller permite la reproducción de sus efectos, igual que en la vida cotidiana.
• La estructura del taller cuenta con la posibilidad de que, a través de las diferentes propuestas en forma progresiva, cada uno pueda ir descubriendo y modificando las disfunciones ejecutivas, pero sin acompañamiento de críticas ni excusas, con aprendizaje de estrategias adecuadas.
• O sea, el objetivo se cumple a través de la enumeración de las situaciones que alimentan los conflictos e inseguridades individuales, en una introducción de soporte teórico, o bien mediante la dramatización de las mismas.
• Muchos sujetos con TDAH tienen problemas para sostener vínculos interpersonales, para ello el taller funciona como lo haría un taller cognitivo comportamental de entrenamiento en habilidades sociales.
• Las situaciones planteadas, la posibilidad de desarrollar la aceptación de cada individuo, con sus fortalezas y debilidades, permite ir acompañando el proceso al que llamamos metamorfosis hacia una vida amigable.

Nuestro esquema de trabajo fue basado en mi experiencia profesional con sujetos afectados por TDAH, como psiquiatra, y mi experiencia personal de vivir afectada con el trastorno y con una familia donde tres de mis cinco hijos están diagnosticados con TDAH. Desde esa experiencia, y con una formación en psicoterapia cognitiva comportamental y psicoterapia sistémica, he ido construyendo el modelo actual de trabajo.

Trabajar con un trastorno que tiene como eje una disfunción ejecutiva tiene sus bemoles. Pacientes que llegan tarde, que olvidan sus sesiones, que tienen problemas para el pago del tratamiento, que oscilan en su motivación y desaparecen casi sin aviso, son una muestra de los múltiples ejemplos de sus conductas.

Ellos desean cambiar, pero antes de cumplir el proceso de cambio se verán atrapados por los mismos síntomas que buscan desactivar. A raíz de este tema es que surge en mi experiencia clínica la idea de hacer un grupo de trabajo que permita entrenarlos, de manera práctica, en estas funciones. Horarios, recordatorios, cumplimientos, límites, aprendizaje a escuchar, trabajo en etapas pequeñas, sostén de la motivación, establecimiento de vínculos personales, resolución de problemas, nuevo modelo comunicacional, entrenamiento en manejo de las emociones, abordaje de distorsiones cognitivas, etc.

Ventaja para los terapeutas:

• Optimización del tiempo necesario para desplegar un modelo psicoeducativo adecuado, que le dé tiempo al sujeto de madurar los conceptos y de aplicarlos.
• Trabajo en un medio de menor presión por sostener la atención del paciente; el grupo se encarga con su dinámica de mantener el ritmo siempre activo.
• Posibilidad de traer en ejemplos aquellas situaciones desplegadas espontáneamente en el grupo, ocupándose allí de la explicación pertinente y el abastecimiento de estrategias.
• Mayor aprovechamiento de un terapeuta entrenado, que de otra manera no podría llevar adelante el tratamiento de tantos pacientes.
• Es un excelente medio para entrenamiento de terapeutas que trabajen diferentes aspectos del problema, que abarca múltiples áreas.

Un paciente puede comportarse de diferente manera con respecto a los cambios esperables: puede tener poca conciencia del cambio, dándoles menor importancia a sus logros o puede mentirles a sus médicos, ocultándose por la vergüenza que les genera en ocasiones verse varados en el mismo sitio disfuncional. El taller aporta una mirada de cambio desde el inicio, donde cada uno podrá recibir el apoyo constante del resto, que se comporta como abastecedor de feedback positivo, lo que permite aprender imitando las conductas que los terapeutas muestran en la acción.

Nuestra experiencia en los talleres, actualmente nos ha llevado a tratar en esta forma aproximadamente a 40 pacientes por año. Para muchos pacientes esta modalidad los ayuda a que su cambio sea más rápido y evidenciable, y a mejorar sus dinámicas familiares. Solo basta que uno de los integrantes cambie, para que el sistema gire en otro sentido. Muchos talleres tienen integrantes que se quedan año tras año, reeligiendo de esta manera una modalidad de tratamiento, mientras lo consideran necesario. Muchos egresan, cuando les parece que han desarrollado suficientes estrategias; otros pocos, desertan, porque es lo esperable en un trastorno que así se manifiesta.

Nuestro consultorio, decimos afectuosamente, tiene una puerta giratoria, “revolving door” como en los antiguos bancos, y aún en algunos edificios. Los pacientes entran y salen, hasta que deciden quedarse; cuando logran aceptarse, es cuando empiezan a recorrer el camino de la satisfacción real y la calma ansiada. Siempre hay lugar para darles la bienvenida y para desearles suerte cuando parten.

Los integrantes son los primeros en sentir que el grupo les pertenece, y son los principales actores y actrices de una nueva película. Van hacia una metamorfosis, donde las “larvas” se transforman en mariposas, en luciérnagas, y salen nuevamente al mundo, provistas de seguridad, autovaloración y aceptación necesaria para superar dificultades.

____________________
Norma C. Echavarría es médica psiquiatra, psicoterapeuta cognitivo-comportamental y directora y creadora del Programa de Trabajo en Talleres para Adultos y Adolescentes con TDAH (TAAT). nechavarria@uolsinectis.com.ar

Artículo aparecido en el boletín n.º  17 del APDA, del 9 de diciembre del 2007.

Empezar el colegio con el pie derecho

Lic. Camila Fosca

Aceptar el fin de las vacaciones de verano e iniciar un nuevo año escolar puede ser difícil para muchos niños con TDAH y para sus padres.

¿Cómo empezar el colegio con el pie derecho? Algunas alternativas a considerar serían: mirar el futuro y no el pasado, pensar en positivo, entender este nuevo año académico como una  oportunidad.

Podríamos aplicar el término “proactividad”, que popularizó S.R. Covey, para iniciar este nuevo periodo escolar y así tener la convicción de que los niños con TDAH tienen la capacidad para tener éxito y de que este será producto de las decisiones y del esfuerzo y no de las condiciones ambientales, genéticas o familiares. Por lo tanto, diríamos que los padres con actitud proactiva tomarán la iniciativa para desarrollar acciones creativas que generen mejoras para sus hijos.

Con esta actitud, el TDAH deja de ser entendido como un limitante o una justificación para ser considerado, por el contrario, un conjunto de características diferentes que pueden ser aprovechadas en beneficio del niño.

Las investigaciones y la experiencia en la práctica privada nos dicen que los niños con TDAH tienen la autoestima baja como resultado de una historia de vida cargada de muchas frustraciones y de recurrentes fracasos. ¿Qué se puede hacer? Simplemente empezar el año escolar con buena disposición, organización, comprensión, comunicación y sobre todo mucha motivación.

A continuación, una pequeña lista de posibles estrategias que ayudan a los niños con TDAH a empezar el año con el pie derecho. Recordemos previamente que para que cualquier estrategia funcione es necesario: Que los padres tengan confianza en el potencial de sus hijos con TDAH y que tengan constancia en su esfuerzo por ayudarlos. Que exista compromiso por parte del colegio. Y sobre todo, que los niños estén motivados.

Tips de motivación para los chicos
• Recordarles a los chicos sus aspectos positivos.
• Explicar lo que se espera de ellos (conducta, orden, tareas, esfuerzo, etc.).
• Pegar un post-it con alguna frase motivadora en la primera hoja de algún cuaderno.
• Esconder una pequeña sorpresa en la lonchera (frunas, caramelos) y decirles que la busquen en el recreo como premio a su esfuerzo durante el día.
• Recibir a los chicos de regreso en casa con actitud positiva.
• Al preparar el material para el colegio (forrar cuadernos, hacer la mochila, etc.), conversar con los chicos sobre algún curso (¿Qué te gustaría aprender este año en biología? ¿Sabías que este año estudiarás las pirámides de Egipto? Me han contado que tu nuevo profesor de mate es superbueno y divertido, etc.).
• Preparar con los chicos carteles motivadores y pegarlos en su lugar de estudio (“Silencio, estoy estudiando”. “Antes de jugar quiero terminar mi tarea”).
• Crear un individual motivador (imprimir una hoja blanca y plastificarla) para que el chico lo vea durante el desayuno.
• Dedicar tiempo de calidad a los chicos individualmente.

Tips para organizar la casa (horarios y tareas)
• Determinar el lugar para hacer tareas y estudiar.
• Colocar un porta útiles con todos los útiles de escritorio necesarios (lápices, colores, plumones, borrador, tajador, perforador, engrapador, regla, tijera, etc.).
• Colocar una canastilla con hojas en blanco.
• Preparar con el niño una lista con la secuencia ideal de actividades diarias de estudio (1. Revisar el cuaderno de tareas. 2. Completar mis tareas. 3. Ordenar mi mochila para el día siguiente. 4. Dejar el cuaderno de tareas sobre el escritorio para que lo firme mi mamá).
• Elaborar un checklist del material que deben llevar los chicos todos los días (cartuchera, libros, cuadernos, cuaderno de tareas, lonchera…) y colocarlo en algún lugar visible.
• Elaborar un checklist de preguntas de autoayuda sobre las cosas que deben hacer los chicos antes de salir de casa (¿me lave los dientes?, ¿puse en mi mochila el cuaderno de tareas?, ¿me despedí de mi papá?, ¿terminé mi desayuno?, ¿tengo mi mochila, mi lonchera y mi casaca?, ¿tome mi pastilla?).
• Despertar a los chicos un poco más temprano, darles unos minutos para estirarse en la cama. Tener un pequeño margen de tiempo ayuda a evitar conflictos en la casa desde temprano.
• Tener un corcho o una pizarra para colocar recordatorios, frases motivadoras.
• Colocar en la pared una copia del horario del colegio.
• Colocar en la pared un calendario mensual para programar los exámenes, paseos, entregas de trabajos, cumpleaños, etc.

Tips de organización del material académico
• Asignar a cada curso un color.
• Forrar los libros y cuadernos de cada curso con un color diferente.
• Utilizar etiquetas o elementos motivadores en los cuadernos.
• Hacer carátulas divertidas.
• Preparar una cartuchera completa, práctica y útil.
• Marcar todos los materiales con el nombre o iniciales de los niños.
• Utilizar una mochila con pocos bolsillos.
• Involucrar a los chicos en la compra del material (permitirles elegir algunos materiales: tajador, borrador, lonchera).
• Al comprar libros de texto contarles un poquito sobre su contenido.

Tips de vínculos con el colegio
• Coordinar una reunión con el tutor y con cada profesor durante la primera semana de clases para explicarles detalladamente las características del niño.
• Pedir los correos electrónicos de los profesores.
• Enviar por e-mail información sobre el TDAH a los profesores.
• Establecer una relación de equipo con los profesores, valorando desde el inicio su trabajo.
• Escribir un e-mail a los profesores con los datos de los padres (teléfonos, celulares, e-mails) pidiéndoles estar en contacto directo y continuo.

Tips para tomar la medicación
• Colocar en la refrigeradora un horario con la prescripción de la medicación.
• Asignar un responsable para recordar o dar la medicación al niño. En el caso de los adolescentes preguntarles cómo les gustaría a ellos que se les recuerde tomar su medicación.
• Comunicarse con el colegio y buscar apoyo para la administración de la medicación en el horario de clases.
• Explicar a los niños por qué y para qué toman su medicación.
• Hacer un juego de roles con los chicos para ayudarlos a anticipar posibles preguntas o comentarios de sus compañeros.

Lista de palabras y frases motivadoras
Perfecto; eres el mejor; sobresaliente; sigue así; lo haces muy bien; cómo has mejorado; estoy orgullosa de ti; muy bien; genial, eres brillante; te felicito; qué bien lo haces; confío en ti; bravo; felicitaciones; cada día lo haces mejor; excelente; eres audaz; enhorabuena; qué lindo; eres bonita; eres muy guapo; te escucho; qué servicial; eres amable; magnífico; valiente; bravo; espléndido; estupendo; asombroso; muy creativo; maravilloso; sorprendente, extraordinario; buen trabajo; admirable; fenomenal; eres único.

Aplicar estas u otras estrategias desde el inicio del año escolar trae a las familias una nueva oportunidad: los padres y los niños con TDAH deben permitirse empezar con el pie derecho!!!
¡¡¡Éxitos!!!

__________________
Camila Fosca es Licenciada en Educación, especialista en lenguaje y aprendizaje por la UNIFE. E-mail: camilafosca@gmail.com

Artículo aparecido en el boletín electrónico nº 18 del APDA, del 31 de marzo del 2008.

Reseña del Taller: Niños con TDAH. Conducido por María Teresa Hill

Beatriz Duda

El sábado 28 de junio tuvimos la suerte de tener con nosotros a la educadora uruguaya María Teresa Hill, quien dirigió un taller para profesores en el Centro Cultural de la Pontificia Universidad Católica del Perú. En estas líneas pretendo hacer una síntesis de algunos puntos desarrollados en dicho taller.

Lo primero que se mencionó es que “las estrategias no son como una receta de cocina”. De serlo, el manejo de chicos con TDAH en el aula sería muy fácil… De lo que se trata entonces es de tener un amplio conocimiento sobre este trastorno y conocer algunas estrategias, que de acuerdo a cada niño pueden ser aplicadas en momentos determinados.

Hay que tener en cuenta es que se nace con este déficit, no es una condición voluntaria, es un trastorno neurobiológico genético, real. Las personas con TDAH tienen una conexión particular en una zona del cerebro que tiene que ver con la facultad para inhibir impulsos, discriminar, seleccionar, prestar atención, organizarse, manejar las emociones, sostener la motivación y manejar el tiempo, entre otras funciones.

Todas estas características hacen que en un mundo como el actual, donde existe la globalización, donde las cosas se desarrollan a una gran velocidad y donde estamos bombardeados de estímulos visuales y sonoros, las personas con TDAH tengan más dificultades para avanzar al ritmo y al modo que la sociedad impone.

El TDAH presenta subtipos, por lo que una persona con este diagnóstico podrá ser: predominantemente inatenta, predominantemente impulsiva-hiperactiva o tener el tipo combinado (las dos anteriores).

Un punto interesante es el aspecto del género, pues antes se pensaba que existían más niños que niñas con TDAH. Ahora se sabe que “no hay diferencias significativas en el perfil clínico de varones y niñas con TDAH”. Lo que sucede es que socialmente hay comportamientos que están predeterminados según el género y de ahí las diferencias.

A continuación reproduzco un texto de Michael Gordon que nos mostró María Teresa para sensibilizarnos sobre el día a día de los chicos con TDAH en la escuela: “Una clase típica es un lugar terrible para un alumno con TDAH… Después de todo, les estamos pidiendo a niños que tienen serios problemas de atención, organización y control de sus acciones, que pasen varias horas al día atendiendo, organizándose y controlando sus acciones”.

No debemos confundir las dificultades que suele tener una persona con TDAH con su nivel de inteligencia, pues no están ligados. Una persona muy inteligente puede tener TDAH; lo que probablemente suceda es que si no se trata, no aproveche su potencial y además pueda tener problemas conductuales, familiares, emocionales y sociales. Es importante entender que el ámbito académico no es el único afectado.

Una frase muy bonita que compartió María Teresa con nosotros es: “tener un diagnóstico de TDAH equivale a tener un certificado de vulnerabilidad”.

¿Y qué sucede en la vida adulta? Según estadísticas de estudios realizados en los EEUU, la persistencia de los síntomas en los adultos es de 66% a 86%. Por ello es importante el diagnóstico a temprana edad, pues con un tratamiento adecuado las posibilidades de manejar adecuadamente estos síntomas y de tener un menor impacto negativo en sus vidas (en el trabajo, en sus relaciones sociales y, muchas veces, en el uso y abuso de sustancias) es más alto.

Por lo tanto, ¿qué hacer?, ¿qué estrategias tener para aminorar este índice?, ¿cómo apoyar a los niños con TDAH para que se conviertan en adultos felices y productivos?

En el taller se señalaron varios caminos que van de la mano:
– Informarse e informar sobre el tema a todas las personas involucradas (padres, familiares, profesores, otros profesionales).
– Desarrollar empatía
– Permitir que saboreen el éxito (para ello tenemos que mirar de manera positiva, descubrir sus habilidades)
– Utilizar el concepto de las inteligencias múltiples (hacer que el niño descubra que si bien tiene debilidades, tambi{en tiene fortalezas)
– Comprender que el niño NO es la causa del problema, sino que TIENE un problema
– Aumentar los incentivos
– Desarrollar métodos de enseñanza participativa
– Utilizar diversas estrategias según la necesidad del niño
– Ser creativo
– Ayudarse de la tecnología (por ejemplo, permitir al niño que tiene muy mala letra presentar sus trabajos hechos en la computadora)
– Implementar el coaching
– Tener en cuenta que un alto porcentaje de niños se beneficia con la medicación como parte del tratamiento
– Instrumentar un programa de ayuda

Por último, María Teresa hizo hincapié en que el abordaje del TDAH es un trabajo de equipo. Afirmó algo muy cierto e importante: “El chico no puede cambiar el funcionamiento de su cerebro, necesitamos modificar el entorno”.

Con comprensión, paciencia, información y comunicación constante el camino con los niños con TDAH puede ser bueno, productivo y alegre!

__________________
Beatriz Duda es coach de TDAH y presidenta del APDA. Correo electrónico: beatrizdudam@gmail.com
María Teresa Hill es educadora y presidenta del FORO Iberoamericano de TDAH. Correo electrónico: matecol@yahoo.com

Artículo aparecido en el boletín electrónico n.º 19 del APDA, del 21 de julio del 2008.

Próxima publicación sobre coaching en la escuela primaria. Algunos apuntes introductorios

Manuela Tapia
(desde Buenos Aires)

Las necesidades de los niños* con TDAH se expanden hacia sus diferentes espacios; el colegio es uno de  ellos. Su importancia para el proceso de crecimiento y formación no admite dudas: los niños pasan la mayor parte del tiempo —entre 7 y 8 horas al día, a lo largo de 11 años— en el colegio durante la  primera etapa de su vida. Eso le confiere una importancia clave para el tratamiento del TDAH. A pesar de que, en los últimos años, el nivel de información de los profesores acerca del TDAH se ha incrementado notablemente, lo cierto es que la ausencia o el poco uso de abordajes especializados dificulta un acercamiento adecuado a ciertas conductas que  se hacen más evidentes durante la etapa escolar; justamente cuando el niño debe enfrentar responsabilidades específicas que le demandan un alto nivel de disciplina y atención. Por lo tanto, junto con los padres, los profesores tienen la “menuda” tarea de acompañar a los chicos con TDAH a sobreponerse a sus dificultades y experimentar sus propias capacidades.

En esta línea, la Asociación Peruana de Déficit de Atención (APDA) ha considerado necesario crear una herramienta que busca apoyar a la escuela y a los padres en su esfuerzo por sacar adelante a los niños con TDAH. Se trata del texto: Ayúdame a aprender. Manual de coaching para la escuela primaria. Se pretende que esta sea una herramienta de comunicación pensada para ―remitiéndonos al sentido original del término en latín― “poner en común” la tarea de guiar al niño en su aprendizaje y su fortalecimiento, en su evolución como ser humano.

Se trata, por lo tanto, de una guía de coaching para ser aplicada en el colegio, que requiere un co-protagonismo de los padres desde sus hogares. En sí esta guía brinda algunas pistas sobre cómo ayudar al niño a modificar algunas conductas propias del TDAH, que interfieren con su desempeño pleno en la escuela y en el hogar.

La filosofía del proyecto es generar autoconocimiento, crear estrategias y mecanismos que permitan al alumno alcanzar los objetivos que le proporcionarán satisfacción personal. Al generar autoconocimiento, la persona se mira de una manera más real y su autoestima se fortalece; asimismo, aprende a darse cuenta de las fortalezas (y debilidades) de las que dispone; y, sobre todo, invita a compartir ese esfuerzo común con los padres y maestros: el de acompañar al niño en su crecimiento.

El manual de coaching consta de dos partes. La primera, tiene el objetivo de dar a conocer, de manera amplia, las características del TDAH, así como las reglas fundamentales del coaching para el TDAH. La segunda parte está dividida en cinco grandes grupos que contienen una serie de dinámicas que ayudan al niño a modificar aquellas conductas relacionadas con las áreas más afectadas en las personas con TDAH: atención, organización, impulsividad, hiperactividad y control de emociones. La idea del seguimiento compartido ha sido pensada para hacerse, tanto por padres como profesores, a través de fichas interactivas con juegos divertidos que estimulan la comunicación y el conocimiento mutuo.

Este programa de coaching va dirigido fundamentalmente a niños de 8 a 11 años que tengan TDAH, o que sin tener formalmente el diagnóstico presenten algunas de las características nombradas en el párrafo anterior.

En el texto se explica de manera muy clara cada uno de los pasos para iniciar, desarrollar y concluir el programa de coaching; se detallan, por ejemplo, los puntos a tomar en cuenta en el proceso de selección de los niños participantes y la modalidad de la reunión informativa con los padres de estos niños.

Con este proyecto ―fruto del esfuerzo y compromiso del APDA y de cada una de las autoras― nos proponemos aportar una herramienta para el tratamiento del TDAH en el Perú, desde una visión interdisciplinaria que contribuya a una mejor comprensión del reto que se busca enfrentar.

El libro está en la fase de revisión final y el APDA está abocada a la búsqueda de un auspicio que permita que este texto pueda llegar a la mayor cantidad de familias y escuelas posible.

* Los términos niño, chico, maestro, padre, etc. se refieren a ambos géneros.

__________________
Manuela Tapia es licenciada en psicología por la Universidad Femenina del Sagrado Corazón (UNIFÉ). Psicoterapeuta. Miembro de la Asociación Peruana de Déficit de Atención (APDA). Actualmente estudia una Maestría de Investigación en Psicoanálisis en la Universidad del Salvador en Buenos Aires.
Correo electrónico: manuelatapia@gmail.com

Artículo aparecido en el boletín electrónico nº 20 del APDA, del 30 de septiembre del 2008.

Pensamiento en red, de Sonia Abadi

Manuela Tapia Cortese

Atravesamos actualmente por un periodo de crisis global que requiere, más que nunca, que adoptemos disposiciones acertadas, decisiones que nos permitan enfrentar todo el espectro de dificultades que este conlleva. Hacer uso de nuestra creatividad representa no solo una salida viable, sino necesaria en estos tiempos de caos y dispersión.

Pensamiento en red. Una nueva disciplina para crear, realizar y vivir, de Sonia Abadi, es un libro dirigido a organizaciones pero que, sin embargo, se adapta a diferentes ámbitos de la vida social, e incluso al personal. El texto plantea un interesante modelo acerca del funcionamiento de nuestros procesos mentales, sobre todo de nuestros procesos creativos, haciendo una distinción entre lo que la autora denomina pensamiento lineal y el pensamiento en red.

A diferencia del pensamiento lineal, que se caracteriza por operar de manera refleja al modo estimulo-respuesta, el pensamiento en red opera de manera abierta, interconectada y fluida. “El pensamiento en red es –dice Abadi– un estado de la mente que permite mantenerse, a la vez, imaginando y realizando, alerta y soñando despierto, trabajando y jugando, entre la fantasía y la realidad, con las propias ideas e interactuando con la mente de otros y el mundo que nos rodea” (p. 33).

El modelo de Pensamiento en red se alimenta de otras disciplinas como la psicología, las neurociencias, la sociología, las teorías de redes complejas y las nuevas teorías de comunicación.

Lo interesante del pensamiento en red es que permite un entrenamiento que modifica los circuitos neuronales enriqueciendo nuestros procesos creativos. Más cuando se trata de cumplir las demandas de un sistema que no siempre apela a nuestro ser integrado, sino a esa parte que es capaz de responder casi como si fuéramos una máquina programada.

El libro está dividido en pequeños e interesantes capítulos que pueden leerse por separado y que explican, de manera didáctica, las diferentes situaciones a las que nos vemos expuestos en el día a día.

La autora logra detectar las disposiciones emocionales que se ponen en juego a la hora de “enfrentar el mundo”, retratando de manera aguda situaciones de dificultad empática, postergación del proceso creativo, etc. Nos invita a reconocernos en situaciones de estancamiento creativo, para luego proponer una serie de soluciones alternativas.

Finalmente, Abadi propone a lo largo del libro una serie de ejercicios que apuntan a entender la claridad como una respuesta que se entrena, producto de un trabajo sistemático que nos lleva “en el proceso” a sentirnos más vivos.

Puede encontrar los primeros capítulos del libro en http://red-activa.blogspot.com
Para saber más de pensamiento en Red visite http://www.pensamientoenred.com.ar

Protección legal básica para las personas con TDAH y otras discapacidades en los Estados Unidos

Lecciones y limitaciones

Matt Cohen, J.D.*

En las décadas de los años cincuenta y sesenta del siglo pasado, el movimiento de los derechos civiles presentó desafíos a la discriminación basada en la raza, a través de una combinación de demandas en los tribunales y esfuerzos por promulgar protecciones a los derechos civiles, tanto a nivel nacional como en cada estado. Como estas actividades llevaron a un mayor reconocimiento de los derechos de las minorías raciales, la comunidad de discapacitados se movilizó buscando protecciones similares para las personas con discapacidades. Tres leyes fundamentales han proporcionado protección a los niños y adultos con TDAH: la Sección 504 de la Ley de Rehabilitación de 1973, la Ley de Educación de Individuos con Discapacidades de 1975 y la Ley de Norteamericanos con Discapacidades de 1990. Sin embargo, como en el caso de las protecciones legales logradas por la comunidad afroamericana, las protecciones legales garantizadas a las personas con discapacidades han sido solo un éxito parcial.

La primera protección legal importante adoptada en beneficio de las personas con discapacidades fue la Sección 504 de la Ley de Rehabilitación de 1973. La Sección 504 prohibía la discriminación basada en la discapacidad y requería que a las personas con discapacidades se les proporcionaran “adaptaciones razonables” que les permitieran participar en igualdad de condiciones en los programas cubiertos por la ley. Sin embargo, la Sección 504 solo se aplicaba a organizaciones o programas que recibieran fondos del gobierno de los Estados Unidos. Esto incluía a los gobiernos estatales y locales, y a las instituciones que recibían subvenciones o contratos federales. Por ejemplo, los colleges y universidades privados que reciben subvenciones federales para apoyar investigaciones o programas de entrenamiento están cubiertos por la Sección 504. Sin embargo, la Sección 504 no proporcionaba protección a las personas con discapacidades en la mayor parte de los ámbitos de la vida, como vivienda, empleo privado o participación en organizaciones comunitarias.

La Sección 504 proporcionaba protección a cualquier persona con algún impedimento físico o mental que limitara sustancialmente una actividad importante de la vida. Además, también protege a personas con un historial de discapacidad, tales como aquellas que han tenido una enfermedad grave de la que se han recuperado. También protegía a personas que se consideraban portadoras de una discapacidad, aunque no tuvieran en realidad una condición que diera lugar a un deterioro de una actividad importante de la vida. Por ejemplo, una persona que es VIH positiva pero que no tiene síntomas que hagan que se le discrimine, sobre la base de la percepción de que eran discapacitadas, aunque su condición no estuviera limitando sus actividades cotidianas.

Bajo la Sección 504, las personas con TDAH y otros trastornos neurobiológicos tenían derecho a protección puesto que el pensamiento era considerado una actividad importante de la vida. Sin embargo, muchas personas y muchos tribunales estaban menos dispuestos a hacer cumplir las protecciones de los derechos civiles a favor de las personas con TDAH y condiciones similares, porque no consideraban a estas discapacidades como fáciles de diagnosticar o tan obvias como la ceguera, la sordera, el retardo o problemas físicos.

Al comienzo de los años setenta, una serie de demandas judiciales se enfrentaron a la incapacidad del sistema educativo de los Estados Unidos para proporcionar igualdad en la educación a los niños con discapacidades. Estas demandas se basaron en el requerimiento de la Constitución de los Estados Unidos de que todas las personas tienen derecho a igual protección de la ley y de que no pueden ser privadas de los derechos básicos sin el “debido proceso de ley”. El debido proceso incluye el derecho a ser informado de sus derechos, el derecho a participar en las decisiones sobre su vida, y el derecho a tener una revisión imparcial de las decisiones del gobierno o de los programas gubernamentales si se está en desacuerdo con la decisión, incluido el derecho a tener un abogado que lo represente y a que un juez imparcial revise las decisiones del gobierno. Dos importantes decisiones de los tribunales dictaminaron que los niños con discapacidades tenían el derecho a recibir una educación, a que dicha educación proporcione suficientes apoyos para que el niño se beneficie de la participación, a que dicha educación sea impartida en el ambiente apropiado menos restrictivo (con sus compañeros sin discapacidades tanto como sea posible), y a que a sus padres se les permita participar en todas las decisiones e impugnar las decisiones de la escuela mediante una audiencia imparcial de debido proceso si los padres están en desacuerdo con las decisiones de la escuela.

Como resultado de estas decisiones judiciales, el Congreso de los Estados Unidos promulgó una extensa ley que obligaba la provisión de servicios de educación especial a todos los niños identificados con discapacidades en las escuelas públicas. La nueva ley, llamada ahora Ley de Educación de Individuos con Discapacidades (LEID)** establecía que las escuelas públicas debían identificar a todos los niños en quienes se sospecharan discapacidades, efectuar evaluaciones exhaustivas y multidisciplinarias de los niños en quienes se sospecharan discapacidades, y proporcionar a todos los niños en quienes se hubieran establecido discapacidades una “educación pública adecuada y gratuita en el entorno menos restrictivo.” A fin de tener derecho a las protecciones legales, la ley mencionada exigía que el niño cumpliera con los criterios de una de las trece categorías de discapacidad reconocida por la ley. Sin embargo, el TDAH no estaba en la lista de las categorías. Durante muchos años hubo confusión sobre si los niños con TDAH estaban cubiertos por la ley.

En 1991, el Gobierno de los Estados Unidos decidió que el TDAH debía ser reconocido formalmente como cubierto por la LEID, para lo que se estableció que a los niños con TDAH se les podría proporcionar protección contra la discriminación en las escuelas públicas bajo la Sección 504 de la Ley de Rehabilitación. Sin embargo, lo que es aun más importante, el Gobierno Federal también determinó que el TDAH podría ser cubierto bajo la categoría “Otras Alteraciones de la Salud” de la LEID, que era una categoría amplia que proporcionaba cobertura  a personas con alteraciones de la salud tales como asma, diabetes, epilepsia y otros trastornos médicos. Aun así, ya que el TDAH no había sido reconocido formalmente dentro de la ley misma, muchas escuelas continuaron excluyendo de los servicios de educación especial a los niños con TDAH. Finalmente, como resultado de los esfuerzos de las organizaciones representantes de niños con TDAH, tales como el CHADD (Children and Adults with Attention Deficit/Hyperactivity Disorders), la ley fue enmendada en 1999 para incorporar formalmente al TDAH dentro de la categoría “Otros Con Salud Alterada”. Esto ha llevado a un mayor reconocimiento del derecho de los niños con TDAH a recibir los servicios y adaptaciones  adecuados de las escuelas públicas.

Las protecciones de la LEID y de la Sección 504 permiten a los niños con TDAH recibir mucho apoyos adicionales en la escuela. Estos pueden incluir instrucción especializada dentro de las clases regulares, participación en clases especiales cuando sea necesario, ayuda con las habilidades organizativas, tiempo extra para tareas de la casa y para completar exámenes, ubicación preferencial en el salón de clase, posibilidad de dar examen en un salón tranquilo, supervisión para la administración del medicamento en la escuela, o aun, para niños con necesidades severas la posibilidad de que un adulto pueda asistirlo en clase (aunque esta es una ayuda más difícil de obtener). Los niños con TDAH también pueden ser elegibles para el desarrollo de un Plan de Intervención Conductual, dirigido a ayudarlos a aprender comportamientos positivas y apropiadas, y para exponer los pasos terapéuticos a tomarse si tienen problemas de conducta. Aunque los niños con TDAH pueden ahora recibir muchos servicios y apoyos útiles dentro de las escuelas públicas, muchas escuelas siguen siendo escépticas con respecto al TDAH como trastorno, o renuentes a implementar plenamente las exigencias de la ley con respecto a los niños con TDAH. Los padres continúan teniendo que luchar para asegurarse de que sus hijos sean evaluados y diagnosticados adecuadamente y que se les proporcionen los servicios y modificaciones apropiados.

La Ley de los Norteamericanos con Discapacidades (LND) de 1990 amplió la protección de los derechos civiles de las personas con discapacidades en todas las áreas de la vida en los Estados Unidos, incluyendo servicios y empleos gubernamentales y dentro de compañías e instituciones privadas. Las definiciones de discapacidad bajo la LND son las mismas que bajo la sección 504 de la Ley de Rehabilitación. Lamentablemente, hubo oposición a la fuerza y amplitud de esta ley en los tribunales. Muchos tribunales interpretaron esta ley en forma muy restringida, aduciendo que muchas personas con discapacidades, particularmente aquellas con TDAH y otras discapacidades “invisibles” no podían acogerse a la protección de la ley. Fue especialmente preocupante que la Corte Suprema de los EE.UU. sostuviera que si una persona con discapacidad usaba una “medida mitigante”, o dispositivo de corrección o ayuda para compensar la discapacidad, y la medida correctiva le permitía funcionar de una manera más típica, ya no tendría derecho a la protección de la ley. El uso de medicación estimulante era un ejemplo de una medida mitigante que hacía que la persona no estuviera protegida. Felizmente, esta extraña e injusta disposición fue anulada recientemente por el Congreso de los EE.UU., que revisó la ley en el 2008 para permitir que la medidas mitigantes no impidieran a una persona el derecho a la protección por la LND y otras leyes de discapacidades. De hecho, el Congreso expandió la definición de discapacidad al dejar en claro que un impedimento físico o mental incluye problemas en el pensamiento, en la concentración o en prestar atención.

Bajo la LND, los adultos con TDAH tienen derecho a razonables adaptaciones en el empleo, incluyendo aspectos como ambientes tranquilos, ayuda en la organización y reasignación en el trabajo a tareas que proporcionen más estructura o expectativas claras. Esta ley también proporciona más protección a las personas con TDAH cuando dan exámenes de admisión a las universidades, las ayuda con la organización y las adaptaciones en los exámenes en la universidad, y en los exámenes para recibir licencias profesionales.

Los derechos de las personas con TDAH y otras discapacidades son ahora más fuertes de lo que eran hace 30 años. Se ha avanzado mucho en cambiar las actitudes de la gente en la comunidad  con respecto a las discapacidades en general y al TDAH en particular. Sin embargo, muchas personas siguen siendo objeto de prejuicios manifiestos u ocultos, o de discriminación, debido a sus discapacidades. Aun ahora, muchas personas con TDAH tiene dificultad para conseguir el apoyo que necesitan de sus familias, amigos y empleadores. El movimiento por los derechos de los discapacitados ha logrado el éxito obtenido, organizando apoyo político para que se promulgaran estas y otras leyes a nivel tanto local como nacional. El desarrollo de grupos de apoyo para ayudar a las personas con TDAH también proporciona una manera natural para que las personas con TDAH y sus familias se organicen con el fin de llamar la atención del gobierno sobre los problemas de discriminación y de atención inadecuada de salud. Las alianzas entre las personas con TDAH y los profesionales que les proporcionan tratamiento son importantes para producir cambios en las actitudes de la sociedad y para cambiar las protecciones legales. Al cambiar las actitudes, es más fácil obtener protección legal. Al mismo tiempo, al entrar en vigor las protecciones legales fuerzan a muchas personas a ser conscientes de las necesidades y de los derechos de las personas con TDAH y otras discapacidades, a reconocer todo aquello con lo que ellas pueden contribuir a la sociedad y a ayudar en proporcionarles aceptación y protección legal. Los esfuerzos por cambiar las actitudes requieren de una educación sostenida de los profesionales, los políticos, los educadores y la comunidad. Los esfuerzos por cambiar las leyes requieren una planificación organizada y sostenida y la unificación de las personas interesadas en estos temas con el fin de obtener reconocimiento del gobierno.


*Doctor en Jurisprudencia. N. del T.
**IDEA, siglas en inglés (Individuals with Disabilities Education Act). N. del T.
__________
Matthew Cohen es abogado experto en derechos de los discapacitados y en educación especial, en Chicago, Illinois, USA. Es expresidente del CHADD (Children and Adults with Attention Deficit/Hyperactivity Disorder) y miembro fundador de la junta del Council of Parents, Attorneys and Advocates, un grupo de defensa de los derechos de los discapacitados. Dicta conferencias con regularidad, en los Estados Unidos y en otros lugares, sobre temas de discapacidad y escribe frecuentemente sobre estos tópicos. Es autor de un libro recientemente publicado: A Guide to Special Education Advocacy – What Parents, Advocates and Clinicians Need to Know, Jessica Kingsley Press, 2009. Además, tiene TDAH y es el padre de un niño con TDAH.

Artículo aparecido en el boletín electrónico nº 23 del APDA, del 12 de julio del 2009.
Enlace al artículo original en inglés.

Monahan & Cohen Attorneys at Law, 55 W. Monroe St., Suite 3700, Chicago, Il.  60603,
312-419-0252, mdcspsedlaw@earthlink.net, www.monahan-cohen.com

Recomendaciones para padres de familia

PADRE O MADRE DE FAMILIA 

  • Infórmese sobre el TDAH
  • Involucre a su familia (pareja, otros hijos, abuelos, etc.) en el tratamiento de este trastorno, conversando y leyendo sobre el tema
  • Comparta esta información con los docentes del colegio de su hijo
  • Intercambie experiencias e información con mamás que también tengan un hijo con TDAH
  • Mantenga una buena relación con los profesores de su hijo; considere la posibilidad de  participar como delegada del salón en algún momento
  • Háblele a su hijo con claridad, firmeza y cariño (si está alterada es mejor no decirle nada hasta haberse calmado)
  • Establezca horarios fijos para las comidas y hora de acostarse.
  • Haga que el momento de irse a dormir sea agradable (léale un cuento o léalo con él, acompáñelo un rato para conversar tranquilamente)
  • Reconozca su buen comportamiento y desempeño, felicitándolo y alentándolo
  • Descubra qué habilidades tiene su hijo y haga todo lo posible por estimularlas. Es muy importante que su hijo se sienta a gusto en alguna actividad (que puede ser diferente a los estudios) y de ser posible, que destaque en ella
  • Planifique cómo enfrentar determinadas situaciones problemáticas que suelan presentarse, para actuar adecuadamente cuando llegue el momento
  • Busque momentos de relax (deporte, salir con amigas, etc.), pues la ayudarán a tener más paciencia con su hijo
  • Procure que las comidas familiares se desarrollen en un ambiente apacible que favorezca la comunicación
  • Mantenga el buen humor
  • Haga que su hijo firme un compromiso con usted con relación al problema más importante del momento, señalando la consecuencia que se derivará de su incumplimiento
  • Evite que pase mucho rato frente a la TV (media hora de TV recreativa y media hora de TV educativa es una buena posibilidad)
  • Redúzca los videojuegos a un mínimo, utilizándolos como premio al cumplimiento en el estudio o en el control de su conducta
  • Comparta momentos con sus hijos que no tienen TDAH y agradézcales su apoyo
  • Corrija primero los problemas más importantes y pase por alto los otros; más adelante llegará el momento de abordarlos
  • Dé reconocimiento inmediato a lo que haga bien su hijo; la corrección de lo que hace mal también debe ser inmediata
  • Infórmese sobre técnicas de relajación y enséñeselas a su hijo